martes, 19 de junio de 2018 Actualizado a las 09:55

Juan Antonio Torres ofrece un

Jubilados hacen ofertón de votos a la Alianza por Chile

por 9 julio, 2004

La Central de Jubilados, Pensionados y Montepiadas del INP plantea que los gobiernos de la Concertación nunca cumplieron los compromisos asumidos con la organización y que estiman que la oposición está en mejores condiciones de mejorar su calidad de vida. El organismo está especialmente molesto con el Presidente Ricardo Lagos, que habría desconocido acuerdos con este sector.

El anunciado voto de castigo de la Central de Jubilados, Pensionados y Montepiadas se hará realidad en las próximas elecciones municipales del 31 de octubre. Tanto es así, que los dirigentes del sector comenzaron una rueda de conversaciones con los partidos de derecha, para ofrecer un millón de sufragios con el compromiso que los alcaldes del sector ayuden a sus asociados a mejorar su calidad de vida. Inconformes con el tratamiento recibido de los gobiernos de la Concertación, decidieron mostrarles "tarjeta roja".



La primera reunión se produjo ayer, cuando el secretario general de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg, recibió en la sede del partido a una delegación encabezada por el ya mítico dirigente Juan Antonio Torres, respondiendo a una petición de los jubilados. Torres, por su parte, indicó que ésta es la primera de una serie de reuniones con dirigentes opositores, pues -según dijo- tienen solicitada otra con la UDI y se está "coordinando" una tercera con el líder de la Alianza por Chile, el alcalde de Santiago Joaquín Lavín.



Lo que no es menor, ya que si el ofertón se concreta, los votos que Torres ofrece actualmente a los postulantes de la derecha para las municipales, se harán extensivos al candidato presidencial en las elecciones de 2005 y bien podrían hacer la diferencia entre ganar o perder el proceso, en un escenario en que según todas las especulaciones el resultado será estrecho.



Torres, que no ha renunciado del todo a denunciar el "incumplimiento de los compromisos" de los gobiernos de la Concertación, a través de los ya tradicionales proyectiles de huevos, que en más de una oportunidad han utilizado de blanco el Palacio de Gobierno, no duda en culpar a La Moneda de las malas condiciones que atraviesan los jubilados que representa y en plantear que, en este contexto, está dispuesto a entregarle los votos a la derecha si el sector se compromete a solucionar los problemas que atraviesan alrededor de un millón 500 mil jubilados, pensionados y montepiadas.



A la reunión con Monckeberg, que se prolongó por alrededor de una hora, llegó acompañado de una nutrida delegación e incluso con una pancarta en que anunciaba una "tarjeta roja" para el gobierno del Presidente Ricardo Lagos. El anciano dirigente incluso acusó al jefe de Estado de "bajar las pensiones en forma ilegal".



También llamó la atención respecto de los aumentos de impuestos, que -a su juicio- han convertido las pensiones de los jubilados en "miserables", destacando que algunos de sus muchos representados incluso "se están muriendo de hambre", sin mencionar -recalcó- que tampoco tienen acceso a una "salud digna".



De hecho, el dirigente se explayó sobre los beneficios que han recibido sus asociados de la comuna de Puente Alto, donde el -cuestionado- alcalde Manuel José Ossandón, le habría entregado a los jubilados que se encuentran en peores condiciones alimentos y acceso a salud, lo que a juicio de Torres constituye una "señal clara de que la Alianza puede mejorar la dignidad" de esta fracción de la ciudadanía. El dirigente y sus asociados esperan que entregándole su votación a la derecha, los demás alcaldes del sector adopten una similar actitud.



Juan Antonio Torres explicó que la central que encabeza cuenta con un millón 500 mil asociados; sin embargo, admitió que sólo puede ofrecer un millón de votos, que corresponden a los "disciplinados". No obstante, añadió que a ello se deben sumar las familias de los jubilados que, no duda, apoyan esta iniciativa.



Asimismo, anunció que el organismo que preside comenzará una campaña entregando volantes en los locales del INP, llamando a los jubilados a votar por la Alianza por Chile y dando a conocer las razones que motivaron a la Central a no seguir apoyando a los gobiernos de la Concertación, pese a reconocer que durante la administración del ex presidente Eduardo Frei, su sector presentó mejorías.



El dirigente advirtió que la determinación de la Central de Jubilados, Pensionados y Montepiadas es una "tarjeta roja, clara y definitiva contra los candidatos de la Concertación", aunque no descartó continuar con sus ya conocidas visitas a La Moneda, cargando huevos para arrojar -cual granadas- tanto contra el edificio, como contra las autoridades que osen entrar o salir del edificio.



Optimista ante los resultados de su encuentro con RN -donde se comprometieron a "apoyarlos en la medida de nuestras posibilidades"- anunció que ya solicitó una reunión similar con la UDI y que "se ve venir una reunión histórica con Lavín", pese a que no dio fecha, aseguró que ya se está coordinando.



Documento suscrito



En todo caso, para Juan Antonio Torres el proceso de entregar sus votos a la derecha debe ser precedido no sólo por un compromiso de palabra, sino también por un acuerdo suscrito ante notario.



Por su parte, Monckeberg señaló que su partido está dispuesto a apoyar a los jubilados "en la medida de nuestras posibilidades", considerando -dijo el dirigente- que los municipios cuentan con los recursos que les entrega el gobierno.



Agregó que en el próximo seminario de alcaldes -que no tiene fecha aún- los ediles de Renovación Nacional recibirán a la organización para escuchar sus demandas e inquietudes.


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV