lunes, 16 de julio de 2018 Actualizado a las 02:15

Según estudio del ex ministro

Simce revela dispar rendimiento académico entre alumnos de un mismo colegio

por 19 octubre, 2004

El ex ministro concluyó que las cifras revelan un creciente proceso de "segmentación" en sectores considerados "homogéneos", por lo que valoró la idea del gobierno tendiente a que los colegios con aporte fiscal destinen un 15% de su matrícula a alumnos de escasos recursos. Para el Instituto LyD en cambio la brecha sólo se puede disminuir con la subvención diferenciada.

Un estudio realizado por el ex ministro de Educación de la Concertación, Sergio Molina (DC), logró determinar que existen diferencias de hasta 324 puntos entre los alumnos de un mismo establecimiento que rindieron el test del Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (Simce) en 2002. Lo que revela que las brechas en educación no se expresan sólo entre colegios, sino que también evidencian el desigual rendimiento académico al interior de ellos.



El resultado está contenido en una investigación denominada "Equidad de la Educación en Chile", en la cual el ex secretario de Estado, centró su preocupación en la creciente tendencia a la segmentación educacional que están experimentando los sectores "ya segmentados" de la sociedad chilena.



Con información proporcionada por el ministerio de Educación y a partir de los resultados de los Simce 2002 y 2003 de 4° básico y 2° medio respectivamente, Sergio Molina, concluyó que en lo que respecta a la educación básica existen diferencias que pueden ir desde los 100 hasta 324 puntos entre los puntajes más altos y más bajos en un mismo colegio, tomando como referencia los resultados obtenidos en el área de Lenguaje y Comunicaciones.



Molina quien hoy ocupa el cargo de vicepresidente del directorio del Banco del Desarrollo y comparte un cupo en el directorio de la fundación educacional "Aprender", junto a la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, sostiene que para la enseñanza media (Simce 2003) "las conclusiones no son tan claras como en educación básica, pero se puede sostener que la dispersión de resultados al interior de cada establecimiento es también significativa e importante".



Lo preocupante de las cifras, es que nuevamente los sectores bajos serían los más perjudicados. En el caso de la enseñanza básica se observó que la brecha disminuye en los establecimientos educacionales que obtienen un mayor puntaje en el Simce.



Sobre el particular el autor del estudio señala que sería interesante determinar "si la menor dispersión de puntajes en el caso de los establecimientos más homogéneos, tienen una correlación con los procesos de admisión" y paralelamente "profundizar en el análisis de las características socioeconómicas de los alumnos que al interior de los establecimientos obtienen altos y bajos puntajes".



Arancel diferenciado para equilibrar



Pero la "segmentación" dentro de sectores considerados "homogéneos", también viene de la mano de otros factores. En el seminario, Molina dio conocer las cifras indican que los establecimientos educacionales han intensificado cada vez más los procesos de selección de estudiantes. Según datos contenidos en el Simce 2003, el 85% de los alumnos de colegios particulares, el 75% del área particular subvencionada y el 59% del colegios municipalizados han pasado por un proceso de ese tipo antes de matricularse.



Para este ''banquero'' "es urgente abordar el tema de la segmentación". Le parece grave la situación que se presenta entre establecimientos de un mismo territorio, los que atendiendo a una población más o menos homogénea, provocan una segmentación de los ya segmentados", indicó el vicepresidente del Banco del Desarrollo.



Como solución al problema Molina expresó que "sería más democrático, más educativo para la convivencia nacional" la existencia de una ley que establezca un sistema de pagos diferenciados de acuerdo al ingreso socioeconómico de las familias para que las que tienen menos recursos puedan enviar a sus hijos a colegios de mejor calidad.



Según su parecer la medida vendría a complementar el proyecto de ley que se debate en el parlamento, que obligaría a los establecimientos que reciben aportes del Fisco a destinar el 15% de su matrícula a alumnos de sectores vulnerables económicamente.



La propuesta del gobierno está dirigida especialmente a los colegios que operan con financiamiento compartido, sistema que a juicio de Molina ha fomentado la segmentación desde su aplicación en 1993, al respecto precisa que "el 48,2 % de la matrícula de establecimientos particulares subvencionados con financiamiento compartido paga hasta 10 mil pesos. Este porcentaje ha venido progresivamente cayendo y a la vez ha crecido el porcentaje de establecimientos que realizan cobros superiores a 10 mil pesos".



No se puede forzar la integración



Para Rodrigo Castro, director del Programa Social del Instituto Libertad y Desarrollo es posible que existan brechas al interior de los colegios en términos de desempeño. "Pero ese es un elemento positivo. No tiene porque ser siempre homogéneo el rendimiento".



El investigador cree que en los establecimientos tiene que existir algún grado de diversidad, "tanto en rendimiento académico, como en composición social", la cual se puede lograr sin echar mano al proyecto de ley del gobierno sobre el 15%.



"Nosotros creemos en que haya diversidad. Pero la mejor política pública para hacer frente a ese hecho es la subvención diferenciada. Hoy nos encontramos con una segmentación producida por las diferencias de costos entre establecimientos. Entonces claramente para entregar la educación a alumnos de menos recursos -más vulnerables- el costo que debe asumir el Fisco es mayor", indicó Castro.

"Por ejemplo una escuela en un sector rural, recibe niños de una condición mucho más baja, que un colegio particular subvencionado en un sector urbano. Por lo tanto la subvención por alumno, tiene que ser mayor en aquellos lugares donde es más costoso implementar los procesos educativos", sostuvo.



Castro admite que la iniciativa tiene un alto costo fiscal , "pero en el tiempo se traduce en mayor competencia, aumento de cobertura y de la calidad".



El investigador considera que la subvención diferenciada vendría a complementar el sistema de financiamiento compartido que existe, que ha propiciado la libre elección en educación. Por ello la implementación obligatoria de incorporar un 15% de alumnos vulnerables, produciría un retroceso.



Señala que la integración está asegurada hoy por el sistema imperante y donde un padre o apoderado integra o incorpora a su hijo en el establecimiento que le ofrezca más coincidencias con su situación.



Por último, señaló que la subvención diferenciada al destinarse a cada alumno permitirá reducir las brechas entre los alumnos de un mismo establecimiento.



Cox pide "mano dura"



En tanto, Cristián Cox, coordinador de la Unidad de Currículum y Evaluación del Ministerio de Educación, coincidió con el análisis de Molina y puso énfasis en la segmentación que especialmente se está produciendo dentro de los sectores pobres del país.



Cox dijo que para mejorar los resultados se necesita de "un Estado mucho más fuerte a nivel local" y un mayor compromiso del "sector municipalizado", debido a que éste siempre se ha propuesto metas demasiado "ridículas" a la hora de comprometerse a mejorar la educación en Chile. Lo cual queda de manifiesto cuando se evalúan los efectos en el aprendizaje de los Programas de Mejoramiento Educativo, concluyó.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV