El trabajo desde la casa: ¿envase nuevo para viejas prácticas? - El Mostrador

Martes, 21 de noviembre de 2017 Actualizado a las 11:16

Costos y ventajas de un sistem

El trabajo desde la casa: ¿envase nuevo para viejas prácticas?

por 26 febrero, 2005

Mientras la socióloga María Emilia Tijoux plantea los riesgos de sobreexplotación y trabajo ampliado incluso hacia los niños que implica la extensión de esta nueva modalidad, el sicólogo laboral Pedro Rivadeneira calcula en 150 mil las personas que trabajan ya en Chile desde sus casas sólo con el sistema de teletrabajo.

Una modalidad que poco a poco comienza a irrumpir en el mercado laboral de diversos países tiene que ver con el trabajo desde la casa, una modalidad que representa quizás el sueño de muchos de ejercer sus funciones desde la tranquila comodidad de sus hogares.



Frente a esto, en nuestro país, paulatinamente comienza a darse esta posibilidad para un número cada vez mayor de personas que laboran en sus hogares, convencidas de haber encontrado un sistema perfecto que los acerca a sus familias y reduce sus desplazamientos.



Aunque, en la práctica, poco a poco van descubriendo consecuencias hasta hoy no conocidas de esta nueva forma de trabajo.



Vino viejo en odres nuevos



Según cuenta la directora de la Escuela de Sociología de la Universidad Arcis, María Emilia Tijoux, si bien este tipo de trabajo no es nuevo, la adaptación que se ha hecho de éste a los nuevos tiempos, donde a partir del desarrollo de las llamadas Tecnologías de la Información (TI) surgen nuevas posibilidades, no se diferencia de labores que en la actualidad realizan jefes de hogar de grupos familiares de bajos ingresos.



"Faenas de costura, confección de zapatillas, pelotas de fútbol y de tenis, cajas de cartón y cajas de medias son labores que hoy se realizan al interior de las casas, según hemos detectado en nuestro trabajo, con el cual constatamos un sistema de explotación, que incluso involucra a la familia entera, donde los niños deben realizar acciones cuyas secuelas son devastadoras".



La socióloga cuenta que una industria perjudicial donde los niños laboran en sus hogares es la industria del huaipe, utensilio compuesto de numerosas hilachas que los menores deben
procesar, pese al riesgo para la salud que ello implica.



Costo social



Son estas falencias las que desalientan tanto a la experta como a dirigentes sindicales respecto a la implantación de esta nueva oferta laboral. Pues como cuenta Hernán Bravo, vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), los empresarios que contratan gente para hacer trabajo desde la casa, o a través del denominado teletrabajo, no ofrecen seguridad social alguna.



"Con esto lo que se está haciendo es aprovechar trabajadores sin ningún costo empresarial. Así, no existen normativas sobre accidentes laborales, ni respecto al tema previsional y de salud, con lo que finalmente el trabajador termina siendo una carga para el Estado", afirma el dirigente.



Trabajos intelectuales, como traducir textos o desarrollar planos arquitectónicos, o trabajos manuales, generalmente vinculados a la industria textil, son las vetas que se erigen como la oportunidad para paliar la escasez de puestos de trabajo que afecta a nuestro país.



Visión de sus ventajas



Uno de sus principales promotores es el psicólogo laboral, Pedro Rivadeneira, quien apenas arribó a la capital proveniente de Uruguay, país donde asistió a un seminario donde expertos en teletrabajo de Latinoamérica y el Caribe abordaron esta nueva veta, conversó con El Mostrador.cl sobre el positivo alcance que tendrá este sistema en Chile.



"Existen múltiples ventajas que ofrece el trabajo a distancia. Basta pensar en el tiempo que se pierde en llegar a las instalaciones laborales en la actualidad, y el desgaste que produce estar lidiando día a día con la congestión vehicular para valorar la posibilidad de realizar las mismas acciones en la comodidad del hogar".



El experto cuenta que existe una sensibilidad de parte del Gobierno para explorar esta posibilidad, ya arraigada en Estados Unidos y que comienza a despegar en países europeos, con la cual se proyecta aprovechar la plataformas tecnológicas de nuestro país.



Es que, como indica Rivadeneira, aprovechar las herramientas de comunicación que ofrecen las TI incluso posibilita ofrecer trabajo a sectores particularmente discriminados como el de los inválidos.



Respecto a las críticas de los gremios de trabajadores, el experto enfatiza que existe desconocimiento frente al tema, pues -como dice- ellos "se mueven más por creencias personales que con datos científicos duros".



¿Hogar, dulce hogar?



Craso error, pues a juicio de Tijoux, y en base a estudios empíricos que forman parte de una investigación que efectúa, el cálculo de costos y beneficios de ejercer desde la propia casa supera con creces los gastos de efectuar las mismas prácticas en un edificio establecido.



"Cuando logramos convencer a algunos de estos trabajadores para que llevemos a cabo un análisis de sus gastos, cosa realmente difícil para ellos que no cuentan con tiempo más que para producir riquezas para los empresarios, las cifras son elocuentes. Pues si sumamos todos los insumos en que se incurre al trabajar en casa, tal como dicen los economistas sumando peso a peso, la vasija de oro que vislumbraron en el arcoiris estos trabajadores no es tal".



Pese a que aún no existen cifras que den a conocer el impacto de este sistema, Rivadeneira calcula en 150 mil las personas que ejercen desde sus casas con el sistema de teletrabajo.
Personas que hoy en día no pierden tiempo en pensar cómo vestirse para salir a laborar, mujeres que no temen al común (pero poco denunciado) acoso sexual; sin embargo, se extinguen los clásicos coffee break en la oficina, y todo el comidillo que agrega un valor social al mundo laboral el relacionarse con los compañeros del trabajo.



Son lo signos de los nuevos tiempos, donde el individuo, con el objetivo de acercarse a la familia se somete a las reglas que dicte el mercado, sin reparar en los perjuicios que podría significar esto.



Neoliberalismo a domicilio



Así lo reafirma la socióloga de la Arcis: "Con esto, junto con pretender horadar las bases del sindicalismo, los empresarios buscan instalar el neoliberalismo al interior de nuestros hogares, consiguiendo que nuestras vidas se rijan ya no por relaciones sociales, sino que más bien por relaciones del tipo económica. Donde el niño hoy es castigado si no ayuda a trabajar a sus papás, y eso es tan palpable cuando conversas con estos menores y te cuentan que trabajan sólo para poder salir a jugar un rato".



Hoy por hoy, según se pretende, el trabajo se instala en el hogar. Con esto, la consecuecia implícita es que la familia entera se sube a un carro que envuelve día a día a más personas.



Y que hace verdad la predicción o advertencia que realizara Joaquín Lavín en su libro "La revolución silenciosa", cuando indicó que aspiraba a un país donde el abuelo con su nieto se reunieran frente a un arbusto de moras para cosechar sus frutos y poder exportarlos al extranjero.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)