martes, 25 de septiembre de 2018 Actualizado a las 16:53

Tras histórico cambio al siste

Aporte estatal para financiar educación superior crecerá más de 20% en 2006

por 14 septiembre, 2005

Después de varios meses de protestas, el movimiento universitario consiguió que el Gobierno realizara profundas modificaciones al al sistema público de financiamiento estudiantil. Pese a ello, expertos advierten que el acuerdo no se hace cargo de los bajos puntajes que obtienen los más pobres, debido a la educación de mala calidad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pese a que el Presidente Lagos anunció con evidente satisfacción que el presupuesto para educación aumentará en un 24% a partir del próximo año, el incremento no fue resultado sólo de las buenas intenciones del mandatario. En buena medida, los impulsores del cambio de actitud del Gobierno fueron los universitarios de las casas de estudios tradicionales, agrupados en la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech).



Desde comienzos de año, los jóvenes se movilizaron para cambiar el actual sistema de asignación de ayudas estudiantiles, contemplado en el decreto 938 de la Ley de Fondos de Créditos Solidarios, y que tiene su máxima expresión en el Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (FUAS), que era calificado como un instrumento que distorsionaba la realidad económica de la familia chilena.



Uno de los hechos más emblemáticos de las protestas fue la toma de la Casa Central de la Universidad de Chile, que se extendió desde el 19 de mayo hasta el 14 de junio, transformándose en el icono de la rebelión estudiantil frente a las actuales políticas para la educación superior y, en especial, contra la recién estrenada ley de créditos con garantía estatal, que hizo temer a la Confech que el Gobierno no tenía intenciones de mejorar el sistema de financiamiento estudiantil público.



Las movilizaciones, que se extendieron entre abril y junio, obligaron al Gobierno a negociar. Ya en el primer encuentro, el Ministerio de Educación reconoció la necesidad de entregar mayores aportes; en el segundo, planteó cambios al sistema de asignación; y en el tercero, anunció que se garantizarán los estudios para jóvenes pertenecientes al 60% de las familias más pobres del país.



Asignación por quintiles



En definitiva, tras los compromisos ratificados ayer por el Presidente de la República, el Ministerio de Educación, y la Confech, el Estado se comprometió a financiar en un 100% los estudios de todos los alumnos que ingresen a partir del próximo año a las 25 universidades del Consejo de Rectores. Esto, en todo caso, no significa "universidad gratis" para los más pobres, ya que los créditos se tendrán que devolver.



El parámetro utilizado para la asignación de recursos en 2006, será la segmentación socioeconómica por quintiles de ingreso contenidos en la Encuesta Casen, con lo que se desechará para siempre la polémica "canasta de gastos mínimos" -la base del FUAS-, considerada obsoleta por la Confech.



En consecuencia, se entregarán becas, créditos o una combinación de ambos a quienes pertenezcan al 60% de las familias pobres del país (quintiles 1, 2 y 3) y que hayan obtenido 475 puntos o más en la Prueba de Selección Universitaria (PSU). Adicionalmente, el Mineduc otorgará becas de arancel por $1 millón anuales a los jóvenes con un puntaje igual o superior a 550, y que provengan del 40% de las familias más pobres del país (quintiles 1 y 2).



Es decir, los estudiantes cuyas familias tengan un ingreso igual o inferior a 67 mil 658 pesos obtendrán automáticamente la beca de arancel y crédito, si lo necesitan, mientras que todos quienes estén bajo los 106 mil 857 podrán optar a créditos y/o becas. En tanto, los alumnos pertenecientes a familias entre esta monto y los 199 mil 907 pesos, podrán acceder a un crédito decreciente que se inicia con un 90% como máximo y un 20% como mínimo.



Al respecto, el Mineduc aclaró que cuando se habla de un 100% de financiamiento es en base al arancel que referencia que existe para cada carrera -del orden de $1 millón 800 mil-, por lo que las diferencias que se produzcan entre éste y lo cobrado realmente por las instituciones de educación superior, deberán ser absorbidos por éstas.



Recursos



Según el ministro de Educación, Sergio Bitar, este cambio implica un aumento sustancial de recursos, pasando de 120 mil 380 millones de pesos en 2005, a 150 mil millones de pesos aproximadamente en 2006, es decir representa un aumento del orden de 24% real, "el más alto de la historia", aseguró.



Para el economista de la Fundación Terram y coautor de la propuesta con la que negociación la Confech ante el Mineduc, Marcos Kremerman, lo obtenido sin duda la mayor conquista estudiantil desde el regreso a la democracia.



"Creo que es el más importante en democracia, porque en la década de los '80 vino el Decreto con Fuerza de Ley N°2, que cambia el sistema el sistema de educación superior, ingresando fuertemente la privatización", señaló.



"Con ello, que las familias asuman cerca del 80% del financiamiento de los estudios y el Estado sólo un 20%, en contradicción con la tendencia de los países desarrollados. Entonces, las políticas que van surgiendo van un poco en sintonía con eso y surge la ley de crédito solidario, que trata de financiar algunos alumnos de menores recursos, muy pocos, por eso creo que es un hito", añadió.



El experto lamentó que el acuerdo no incluyera la retroactividad del beneficio, como se planteó inicialmente en los documentos elaborados por la fundación para la Confech y en el se estimaron recursos cercanos a los 210 mil millones de pesos, los que finalmente quedaron e 150 mil como lo anunció el ministro.



Sobre el punto, Kremerman manifestó su preocupación con respecto a los alumnos antiguos: "No ha quedado claro qué va a pasar con ellos, si va a haber una modificación en el FUAS progresiva o si se va a mantener estático, no se ha hecho una aclaración específica o clara. Por eso espero que el Gobierno mantenga su política anterior para los alumnos de menores recursos, es decir, que siga pensando en aumento de créditos y becas; y estos nuevos cambios sean para los alumnos nuevos", señaló.



Pese a los acuerdos alcanzados, el economista espera que se concreten las becas de mantención, como alimentación y gastos anexos a los estudios.



Consultado por el interés que causará en los estudiantes de liceos municipales estos nuevos beneficios, dijo que efectivamente será un estimulo, pero al mismo tiempo exigirá que se hagan revisiones en la enseñanza básica y media.



"En la medida que están surgiendo los recursos y que el Estado está asumiendo su rol público en la educación superior tenemos que poner todos los incentivos para que en la educación básica y media sea efectivamente de calidad. Ahí va a venir una presión fuerte por la subvención diferenciada, ya Lagos subió para un sector de los alumnos de menores recursos de 30 mil pesos mensuales a 48 mil, siempre y cuando acredite calidad", indicó.



LyD: No es justo para el sistema



Una opinión la experta en educación del Instituto Libertad y Desarrollo, Carolina Velasco, quien lamentó que los créditos y becas beneficien sólo a los alumnos que integran el Consejo de Rectores, y no se extienda a los Centros de Formación Técnicas e Institutos Profesionales.



Además señaló que el tema es preocupante, porque justamente son los alumnos de menores recursos más bajos lo que generalmente obtienen los puntajes más bajos, por lo que no pueden ingresar a universidades tradicionales, donde se exigen los puntajes más altos. "Si el objetivo es ayudar a los alumnos con menores recursos, que entiendo ese el objetivo, igualar oportunidades, no creo que se esté logrando de esta forma", planteó.



Velasco dijo que no entendía por qué dos personas igualmente pobres que obtienen el mismo puntaje (550) podrán acceder a distintos beneficios, dependiendo del lugar que estudien, por lo que propuso "un sistema crédito abierto y democrático para que todos puedan participar, no solamente algunos", descartando que la ley de créditos con aval del Estado cumpla con ese objetivo.



VEA ADEMÁS:



Evolución histórica de los recursos destinados a educación superior



¿De dónde saldrán los recursos para financiar los cambios?



Lea el texto completo del acuerdo firmado por la Confech y el Mineduc



Formas de financiamiento para la educación superior



Estudiantes de las universidades del Consejo de Rectores



Estudiantes de universidades privadas que cuenten con acreditación



Estudiantes de Centros de Formación Técnica e Institutos acreditados



Artículos relacionados:



Financiarán hasta $1 millón de estudios universitarios de familias pobres (13-9-2005)



Presidente Lagos: ''Los talentos del futuro están asegurados'' (13-9-2005)



Terram valoró cambio del sistema de entrega de créditos para estudiar (13-9-2005)



FECH: ''Hemos dado el fin definitivo a los déficit del fondos solidario'' (13-9-2005)



Estado financiará 100% de educación universitaria de familias más pobres (10-9-2005)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV