lunes, 20 de agosto de 2018 Actualizado a las 01:24

Tercera parte de revelador inf

Ex director de Famae dice que el gobierno sabía de venta de armas a Ecuador

por 24 abril, 2006

Militares involucrados en la operación clandestina afirman que este negocio se llevó a cabo en 1995, durante la guerra entre Perú y Ecuador, con el conocimiento de los ministerios de Defensa y RR.EE., así como de la Subsecretaría de Guerra, organismos encabezados en dicha época por Edmundo Pérez Yoma, José Miguel Insulza y Jorge Burgos. Sin embargo, ninguno de ellos se ha referido públicamente a estos hechos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pese a las distintas versiones que sostienen los militares, ahora en retiro, que se vieron involucrados en la venta de armas de Famae al Ejército ecuatoriano, respecto a cómo se gestó y quiénes autorizaron la comercialización ilícita de material bélico en 1995, en plena guerra del Cóndor entre Perú y Ecuador, y mientras Chile era uno de los países garantes, todos coinciden en que el gobierno de la época, encabezado por el ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, no podía desconocer de manera alguna la existencia de estos envíos.



Según declaraciones formuladas ante los estrados judiciales por el ex director de Famae (Fábrica y Maestranzas del Ejército), general (r) Luis Iracabal Lobo, dicha venta se gestó primeramente, según afirma tener entendido, a través del embajador de Chile en Ecuador (N. de la R.: en ese entonces, el economista socialista Roberto Pizarro), situación que, no obstante, agrega, no puede asegurar. Consecuentemente, en una reunión de coordinación, presidida por el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Richard Quass, se indicaron las gestiones que se realizarían con el Ejército ecuatoriano para el envío del armamento requerido.



Después del envío de 500.00 cartuchos (14 de septiembre de 1994), le llega una solicitud del jefe del Estado Mayor Richard Quass, quien le informa -según su testimonio- del pedido efectuada por el Ejército ecuatoriano, a través de los canales diplomáticos pertinentes; es decir, Embajada de Chile en Ecuador, ministerio de Relaciones Exteriores en Chile, ministerio de Defensa en Chile y subsecretaría de Guerra en Chile. El pedido de Quass implicaba que se otorgara el apoyo al envío de municiones y otras armas a ese país, de acuerdo a lo explicado por el ex uniformado.



Asimismo, el brigadier (r) Patricio Díaz Araneda, subdirector de Famae en esa época, hizo ver que creía que el gobierno en esa fecha estaba en total conocimiento de este envío a través de la Subsecretaría de Guerra y el ministerio de Defensa.



Iracabal: Pérez Yoma, Insulza y Burgos estaban al tanto



Estos testimonios de los militares en situación de retiro contradicen todas las explicaciones oficiales que ha dado el gobierno sobre este hecho, ya que siempre se sostuvo que el Ejecutivo sólo tuvo conocimiento del primer embarque de municiones a la vecina nación, realizado en 1994. Sin embargo, según la versión del ex director de Famae, tanto los entonces ministros Edmundo Pérez Yoma y José Miguel Insulza, como el subsecretario Jorge Burgos (actual diputado DC), habrían actuado de "canal" para concretar esta venta de armamento en tiempos de guerra.



Sin embargo, hasta ahora ninguno de ellos se ha referido públicamente a estos hechos. En el caso del diputado Burgos, este medio intentó infructuosamente obtener una reacción de su parte ante las denuncias concretas sobre reuniones en las que él participó y en las que se habría discutido el tema del envío de las armas, pero se nos informó que el legislador por el momento prefería no emitir opiniones.



Conocimiento al interior de Famae



En relación al grado de conocimiento que se tuvo de este negocio al interior del Ejército, Iracabal ha explicado que de acuerdo a la Ley de Famae y como se trataba de materias 'secretas' debido al conflicto entre Ecuador y Perú, él como director podía guardar silencio, por lo cual no le informó de estos hechos al Consejo Superior de Famae. No obstante, el jefe del Estado Mayor, Richard Quass -según Iracabal-, sí estaba en conocimiento de esta situación. Además, en una reunión informal sostenida con el comandante en jefe, general Augusto Pinochet Ugarte, se le habló este envío, manifestando (él) su conformidad, pero afirmando, con su clásica astucia, que no deseaba tener ningún tipo de detalle al respecto.



Después de esta reunión, Iracabal dijo haber seguido en contacto con el Ejército chileno, para estos efectos, a través del jefe de Material de Guerra, general Florencio Tejos Martínez, en tanto con el Ejército ecuatoriano se vinculaba a través del agregado militar de ese país en Chile, coronel Fernando Velazco. Cabe señalar que las personas que tenían conocimiento del envío ilegal de armas a Ecuador en Famae eran Óscar Aitken, el gerente comercial Gustavo Latorre, Fernando Lyon, Patricio Díaz Araneda (ex subdirector de Famae) y el coronel Claudio Rubio Blest, añadió el militar.



Sin embargo, la versión de Iracabal se contrapone a las declaraciones del ex jefe de Material de Guerra, general (r) Florencio Tejos Martínez, quien asegura que este negocio se conversó en las reuniones del Honorable Consejo Superior de Famae (HCSF), compuesto por su director, Luis Iracabal, el director de Logística del Ejército, general (r) Carlos Krumm, el director del Comando de Industrias Militares (CIMI), general Carrera, y el subsecretario de Guerra de la época y actual diputado DC, Jorge Burgos, quien luego fue embajador en Quito.



Responsabilidad de Jorge Burgos



En cuanto al grado de conocimiento que pudo haber tenido Burgos sobre la transacción, esta presunción se refuerza en base a la declaración del coronel (r) Claudio Rubio, quien luego de acogerse a retiro fue contratado como empleado civil a cargo de la gerencia de Ingeniería de Famae, desde 1995 a 2001.



Este uniformado fue el acompañante de Óscar Aitken cuando se realizó la gestión para reversar una transferencia de dinero por 1,9 millones de dólares que depositó por error el Ejército ecuatoriano en las cuenta de Famae en Chile, la cual debió redireccionarse a las cuentas de Famae Limited en Nueva York. Ambos viajaron a Ecuador entre el 10 y el 12 de febrero de 1995.



Sobre el punto, Rubio habría declarado que una vez de retorno en Chile, junto a Óscar Aitken, se entrevistó con el subdirector de Famae, Patricio Díaz Araneda, para darle cuenta del cometido, quien le señaló que fuera a Viña del Mar a entrevistarse con el general Luis Iracabal Lobo, a quien debía darle cuenta de todo lo ocurrido en el viaje a Ecuador. Situación que llevó a cabo al día siguiente, concurriendo solo al lugar, donde le indicó a Iracabal que el trámite de la operación con el banco había quedado resuelto. Una vez finalizada esa conversación, el director de Famae le pidió, dice Rubio, que informase directamente al subsecretario de la época, Jorge Burgos, a quien le indicó lo mismo que le había informado al general (r) Iracabal, quien demostró conformidad ante dichas gestiones.



Quass y Krumm no recuerdan



Pese a que los generales (r) Richard Quass y Carlos Krumm han sido mencionados por varios de los interrogados por la justicia como parte de los funcionarios del Ejército que estuvieron al tanto de la venta ilegal de armas de Chile a Ecuador, estos han desmentido tajantemente esas versiones ante la justicia.



De esta forma, el ex jefe del Estado Mayor del Ejército, general Richard Quass Bornscheuer, habría sostenido que en relación al envío de armas a Ecuador, había tomado conocimiento de aquello solamente por los artículos de prensa y medios televisivos. Como, asimismo, expresó que los generales Luis Iracabal Lobo, Florencio Tejos Martínez u otros generales y/o personeros del Ejército no se reunieron con él, ni conversaron o le dieron cuenta de algún envío de armas a Ecuador en el año 1995. Añadiendo, no obstante, que a los generales antes nombrados, los conocía y que se había reunido con ellos en varias ocasiones, pero con el fin de tratar otros temas no relacionados con este envío de armas.



Por su parte, el otrora ex comandante de la Guarnición de Ejército de la Región Metropolitana, general (r) Carlos Krumm, habría afirmado que respecto al envío de armas a Ecuador en el año 1995, podía señalar que no recordaba dicha situación. De igual forma que tampoco recordaba nada respecto al envío de munición que se efectuó en septiembre de 1994, desde Chile a Ecuador (...) Y que sólo se había enterado por los artículos de prensa y por la televisión que Chile había enviado armamento a Ecuador.







________________________________



Contacto:



jcuevas@elmostrador.cl




Artículos relacionados:



Las dudas sobre la fecha en que se firmó el convenio para respaldar la venta (21 de Abril del 2006)



Exclusivo: Los secretos que encierra la venta de armas de Chile a Ecuador (20 de Abril del 2006)



Augusto Pinochet no obtuvo dinero producto de la venta de armas a Ecuador (11 de Enero del 2006)



Solís ordenó primeras diligencias sobre caso de venta de armas a Ecuador (2 de Enero del 2006)



Corte paraliza indagación de armas y Cerda traspasa cuaderno ''Ecuador'' (29 de Diciembre del 2005)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)