domingo, 15 de julio de 2018 Actualizado a las 19:15

Antonio Leal, titular de la cá

"El PPD tiene que terminar con los caudillismos que intentan controlarlo"

por 17 agosto, 2006

''Creo que hay que apoyar con toda decisión a Bitar y a su conducción, ya que de ello depende en buena medida cómo el PPD se transforma en un partido que es capaz de apoyar con lealtad creativa el gobierno y a la Concertación'', indica el legislador. No obstante, rechaza descalificaciones a Eyzaguirre surgidas de la mesa por sus críticas ante la falta de democracia interna.

La discusión está que arde. Pero nadie parece ponerse nervioso por ello. Se diría que, todo lo contrario, parece ser momento de definiciones entre las diferentes tendencias del Partido por la Democracia, PPD.



Ad portas de la comisión política de este jueves, Antonio Leal Labrín, presidente de la Cámara de Diputados, sociólogo, doctor en Filosofía de la Universidad de Roma e integrante, según propia definición, del llamado sector laguista del partido- aunque muchos lo vinculan también como cercano al bitarismo, unido a la fracción liderada por Guido Girardi, en la conducción de la tienda progresista- sale a responder algunas de las cuestiones que han estado flotando en el ambiente político respecto de la agenda partidaria.



- El diputado Jorge Insunza dice que en el PPD se cultiva una cultura donde sólo se promueven derechos y no obligaciones, donde sólo hay agenda de cambio redistributivo y no se promueve el emprendimiento como se requiere ¿Qué opina sobre estas ideas?



- He escuchado una interesante reflexión en Olmué al senador Flores sobre esto y yo tiendo a compartir el fondo filosófico del tema. No hay dudas de que hay que reequilibrar derechos y exigencias. Sin embargo, la gramática de derechos de los ciudadanos, de las personas, de los consumidores, en Chile es estrecha, incluso comparándola con nuestros países vecinos, y parte de lo que debemos hacer para lograr mayor democracia política y mayor igualdad es ampliar los derechos de los ciudadanos, su capacidad de decisión, y fortalecer la fiscalización estatal para garantizar transparencia y competencia en el mercado.



Se debe pensar que en Chile no existe aún, por ejemplo, el Ombudsman (o defensor del pueblo) que existe en toda América Latina y en la mayor parte de los países de Europa; que la acción colectiva en materia de consumidores la hemos establecido con 20 años de atraso en la ley del consumidor; y que en Argentina se corta la luz y 150 mil personas organizadas reciben compensaciones de la misma empresa que en Chile judicializa al infinito el cumplimiento del artículo 99 bis que la establece a todo evento. Como Ricardo Lagos decía: Queremos una economía de mercado, pero una sociedad de ciudadanos. Sin embargo, ello en absoluto es contradictorio con el tema de las obligaciones.



- ¿Y que ocurre con el tema del acento en los temas redistributivos?



- De la misma forma respecto de lo anterior, no puede haber contradicción entre un partido que promueve la redistribución del ingreso y que también asume la tarea del emprendimiento. La agenda de la redistribución de ingresos está en primer plano por el carácter mismo de un gobierno como el de la Presidenta Bachelet, que la coloca en el centro la integración. Chile sigue teniendo una de las peores distribuciones del ingreso y no basta para superar este fenómeno ni solo el crecimiento, ni solo las políticas sociales intensivas que son ejemplo en América Latina. Se requieren reformas más estructurales para disminuir la brecha que actualmente tenemos. Por ejemplo, la reforma previsional probablemente pasará por elevar algún impuesto, especialmente a las utilidades de las empresas. Esa es una medida claramente redistributiva y hay que llevarla a cabo.



- Desde otros sectores políticos se estima que un mayor crecimiento y por ende, mayores posibilidades de empleo, son la mejor política social...



- No basta asegurar crecimiento económico y mayor expansión de la economía para mejorar la distribución del ingreso ya que en esta distribución por cada punto que crece la economía el 70% se lo lleva el 10 % mí s rico y el 10% más pobre solo recibe el 5%, más allá del impacto en empleo que ello produce. Hay, por ejemplo, una enorme expansión de la agricultura de exportación y los salarios siguen en el mínimo. Parlamentarios de diversos partidos de la Concertación hemos planteado que es posible elevar a una cifra cercana al 10% el gasto público el 2007. Dediquemos esos recursos a mejorar la distribución del ingreso y los del royalty o impuesto específico a la minería a innovación tecnológica y emprendimiento y esto crea un círculo virtuoso para la expansión de la economía.



El discreto encanto del PPD



- Se afirma que la idea del partido ciudadano murió ¿usted ha teorizado sobre este tema, què piensa al respecto?



- No comparto esta afirmación. De hecho una parte del encanto que suscita el PPD tiene que ver justamente con su carácter de partido de centroizquierda, progresista y ciudadano. La experiencia de estos años muestra que el PPD ha abierto paso a nuevos derechos ciudadanos en el ámbito de la mujer, de la legislación y la cultura contra la violencia intrafamiliar, de las cuotas, de la no discriminación a las minorías sexuales y étnicas, del medio ambiente, de la lucha contra la censura, de los usuarios y consumidores, de los pacientes, y todo ello se hizo cuando las agendas estaban puestas en otros temas prioritarios.



El PPD instaló estos y otros temas progresistas y ha manejado mejor que otros por años el tema de las comunicaciones, en la sociedad de las comunicaciones, como parte de la instalación de liderazgos y de temas. Y ha construído estilos y formas nuevas de hacer política y de conectarse con la ciudadanía. Hoy esto lo hacen todos los demás partidos e incluso directamente los programas televisivos. Haber instalado esta mirada hacia los derechos de los ciudadanos y de las personas es un mérito, no exclusivo por cierto, del PPD. Hay que preguntarse si hoy está agotada esta forma de hacer política y mi respuesta es que si se abusa de lo que ya hicimos y no se construye una manera nueva de relacionarse con la ciudadanía, con sus sueños, con sus nuevas formas de organizarse y de expresarse, o ello se transforma en pura exhibición, esto lleva a un trabajo rutinario que mata la novedad.



- Entonces...



- Por ello el desafío es colocarse ya no en la sociedad ciudadana en la que nace el PPD ni en las de los años 90, sino en la sociedad de los ciudadanos del 2006 y hacer política progresista interpretando, contribuyendo a construir una nueva sociedad civil que se caracteriza hoy por su extrema individualización, por la superación de las relaciones del pasado, por formas de expresión distintas de las reivindicaciones, por una mayor lejanía con la política, los partidos y las instituciones, por la utilización de la red informática como un mecanismo de socialización y conexión social y humana.



Estamos frente a sujetos distintos que, tal como hemos visto en el movimiento de los "pingüinos", quieren ser protagonistas y no solo espectadores de las exigencias de cambio en la educación. Ellos no están desinteresados en las cosas que ocurren en la sociedad, sino que se sienten lejanos de la política actual demasiado elitista y buscan, como lo harán otros sectores, por diversas vías promover y participar de los cambios.



"Un enorme desafío"



Porque la nueva sociedad que surge tiene estas características es que Bachelet ha tenido ese impacto, porque ella representa un intento, aún no construido, como imaginario, de una relación mas horizontal con la sociedad y ello motiva y recrea confianzas.
Ser un partido de centroizquierda y ciudadano es un enorme desafío. Así lo entienden muchos partidos socialdemócratas en el mundo que construyen formas cada vez más activas de relación con la ciudadanía. Así lo entienden Dhal, Rawls, Habermas, Giddens y la teoría política que busca construir formas nuevas de expansión de la democracia, colocando más en el centro al nuevo ciudadano en tiempos de globalización.



- ¿ Qué opina de la renuncia del diputado Alvaro Escobar a las filas del PPD?



- Yo la veo como una derrota del PPD porque no fuimos capaces, y me incluyo, de crear los niveles de comunicación y de espacios para canalizar la especificidad de sus inquietudes, de su manera especial de ver las cosas y de sentirlas mas allá de la típica racionalidad política. Cada cual es hijo de sus padres, de los tiempos y de sus propias experiencias y las lleva en la mochila. Él viene de un mundo, de experiencias, contradicciones y de problemáticas distintas a la de otros diputados, probablemente está aún en la búsqueda personal, y ello se expresará en su conducta parlamentaria y en la pasión, casi melodramática, con que enfrenta los temas que le interesan. Ello es bueno para el Parlamento, incorpora una diversidad que es necesaria.



Además, Alvaro está buscando construir su propio espacio en la política y lo hace con los instrumentos que mejor conoce y con aquellos con los que lo identifica la opinión pública. Yo espero que no abuse de ello y que en su legítimo intento por ser él mismo no cometa en sus juicios injusticias con sus colegas parlamentarios, ya que aquí hay mucha gente que ha luchado por decenios por objetivos que él enuncia como importantes en lo político y en lo social.



-¿Qué piensa de los cuestionamientos que ha hecho Eyzaguirre a la falta de democracia interna en el PPD y al posterior planteo hecho por Sergio Bitar, como presidente del pepedé, de la necesidad urgente de reestructurar el partido?



- Yo comparto que el PPD tiene que avanzar mucho en su democracia interna, tiene que terminar con caudillismos que intentan controlar la vida partidaria, mejorar la designación de autoridades - aunque aquí se eligen universalmente - y la elección de los propios candidatos y candidatas a las elecciones populares. Se debe crear un clima de mayor colaboración, transversalidad y diálogo entre los militantes y entre las legítimas sensibilidades que objetivamente se dan hoy en el PPD.



El tema debe ser debatir sobre ideas, más que sobre cuotas de poder. No me ha gustado la forma en que una parte de la mesa reaccionó a estas críticas y el intento de descalificación al cual ha sido sometido Eyzaguirre. Él es un personaje importante para el PPD y como otros, es parte de un patrimonio colectivo que todos debemos preservar y desarrollar con mayor generosidad. Dicho esto, creo que hay que apoyar con toda decisión a Sergio Bitar y a su conducción partidaria, ya que de ello depende en buena medida cómo el PPD se transforma en un partido que es capaz de apoyar con lealtad creativa el gobierno de Michelle Bachelet y ser una colectividad de gobierno plenamente identificada con éste y con la Concertación, pero, a la vez, ser un partido que tiene su oído en la sociedad y que busca ser intérprete de sus anhelos.



- Finalmente, usted planteó en Olmúe que había que definir el norte de este gobierno e hizo una cerrada defensa del gobierno ciudadano de Michelle Bachelet



- Lo que yo he dicho es que este es un gobierno que tiene en concreción 36 medidas, muchas de las cuales son proyectos de ley e incluso ya leyes de la República, y que van a significar un gran impacto social. Tiene una hoja de ruta señalada en el discurso presidencial del 21 de Mayo con opciones muy precisas. Pero falta que el gobierno sea identificado con aquello que marca de mejor manera su esencia que son la inclusividad, la integración, la igualdad, de una parte, y la participación ciudadana, de otra. Si este es el norte, ésta debe ser la agenda gubernativa y el progresismo debe apoyar estos objetivos y no distraerse con agendas paralelas que atenten contra la construcción de un imaginario con el cual la Presidenta se siente identificada y que debe buscar identificar a todo el país.



Ahora, yo he dicho también que la centralidad que los partidos deben tener en un gobierno de coalición como el nuestro no debe inhibir el factor ciudadano de este gobierno y no se debe tender a tradicionalizar a Bachelet. Ella tiene una capacidad de conexión con la sociedad, que sin duda fue dañada por el conflicto estudiantil, pero que está viva, y los partidos deben mirar con menos desconfianza la idea y la práctica de un gobierno que se conecta de manera directa con la sociedad y sus necesidades.







Artículos relacionados:



Leal critica posible creación de megatendencia al interior del PPD (16 de Agosto del 2006)



Leal respalda a Eyzaguirre y aboga porque continúe participación en PPD (10 de Agosto del 2006)


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV