martes, 19 de junio de 2018 Actualizado a las 12:17

Balance de Fundación Terram

ONG destaca "confusión" ambiental del gobierno como lo peor del año

por 29 diciembre, 2006

''Lo peor'', ''lo mejor'', ''los desafíos futuros'', son los aspectos que Terram aborda en su recuento ambiental 2006. Temas como el retraso del proyecto que crea la figura del Ministro del Medio Ambiente, el conflicto entre Celco y Mehuín, el caso Pelambres y la falta de participación ciudadana se anotan entre los aspectos negativos de estos doce meses.

A juicio de Fundación Terram, la "confusión" del gobierno en materia ambiental es lejos lo peor del año, según el balance realizado por esta ONG y en el que se incluye también "lo mejor" de 2006 y "los desafíos futuros" para el 2007.



Según el organismo, esta falta de claridad se ha expresado en el retraso de la reforma ambiental, la cual considera que es resultado de la mala formulación del proyecto de ley que crea la figura del Ministro del Medio Ambiente, al cual, recién, la semana pasada el Ejecutivo colocó "suma urgencia" para su pronta aprobación.



En la categoría de lo "peor" también se encuentra la agenda ambiental 2010-2006 definida por la actual directora de la Conama, Ana Lya Uriarte, a través de la prensa, pero sin que se haya consultado a la ciudadanía si se estaba de acuerdo con los "cuatro ejes" que definió.



"Además, esta agenda ambiental pareciera desvinculada del proceso de reformulación de la estructura institucional anunciada por el gobierno", dice el texto.



Se suman a lo peor, la pugna que mantienen pescadores artesanales de Mehuín, Décima Región, para evitar que un ducto de la Celulosa Arauco y Constitución (Celco) llegue a sus costas, debido al temor de que se produzca un desastre ambiental similar al del santuario de la naturaleza del río Cruces, lugar donde todavía esta empresa vierte a las aguas sus residuos industriales líquidos.



Asimismo, la ONG cuestionó la figura del "fast track" anunciada por la ministra de Economía, Karen Poniachik, con la que se busca agilizar los permisos ambientales de los proyectos energéticos, "subvirtiendo la institucionalidad ambiental existente".



Se lamenta, además, el rompimiento del acuerdo que Michelle Bachelet firmó con ambientalistas, en 2005, en orden a no incluir la opción nuclear dentro de la política energética del país; la aprobación del proyecto minero Pascua Lama, en la Tercera Región, por el daño que se provocará al valle del Huasco; y el anuncio por parte del Ministro de Obras Públicas, Eduardo Bitran, de construir un camino que pase por el Parque Pumalín.



Cierran el capítulo de lo peor del año, la eterna discusión de la Ley de Bosque Nativo; los permanentes retrasos del Plan Transantiago; y la decisión de la Corema de la Tercera Región, de permitir que la termoeléctrica Guacolda, pudiera, mediante una simple Declaración de Impacto Ambiental (DIA), modificar su proyecto hacía tecnologías más contaminantes.



Capítulo para salmoneros



Entre los aspectos negativos no se incluye a la industria del salmón, con la cual Terram se ha "enfrentado" permanentemente. Sin embargo, la temática se trata en capítulo aparte indicando que ésta "nuevamente estuvo en el centro de los conflictos laborales y ambientales".



"Empresas sancionadas por sobreproducción (entre las que se encontraban compañías firmantes y certificadas por el Acuerdo de Producción Limpia suscrita entre Salmón Chile y el gobierno), centros de cultivos y vertederos ilegales fueron la tónica de los salmoneros", afirma la ONG.



Se destaca el fracaso, de las mesas tripartitas que ordenó conformar la Comisión de Pesca y Acuicultura de la Cámara de Diputados, con el fin de abordar materias ambientales y laborales.



Como respuesta ciudadana a la industria, Terram recuerda la creación del Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé (Olach) conformado junto a otras organizaciones no gubernamentales como Oxfam y el Canelo de Nos; y la participación en la campaña internacional "Semana global de acción", al que se unieron también en Chile Oceana y Ecoceanos.



¿Lo mejor?



Pero no todo es tan negativo, el recuento del año también considera algunos aspectos positivos catalogados como "lo mejor". En esta línea se ubica, pese a las críticas, el envío del proyecto al Congreso que crea el cargo de presidente de la Conama, más conocido como Ministro del Medio Ambiente; también, y aunque no es necesariamente positiva del punto de vista de sus resultados, la auditoria internacional 2005 al Plan de Prevención de la Descontaminación Atmosférica (PPDA) de la capital.



"Sus conclusiones permitieron revitalizar la discusión sobre la calidad del aire en Santiago, dándole nuevamente la prioridad que tiene el tema, y evidenciando que durante el gobierno de Lagos, poco o nada se hizo para mejorar el aire de la capital", sostiene Terram.



La ONG valoró también la acción de activistas de Greenpeace que colgaron un lienzo que rezaba "Celco basta de contaminar" en la flamante planta de Celulosa Celco de Nueva Aldea, en la Octava Región. Se agrega a la lista el fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago que anuló la autorización que la Dirección General de Aguas (DGA) otorgó para la construcción del tranque de relaves El Mauro, en la Cuarta Región.



Dentro de lo mejor también se posiciona el proyecto GEF marino denominado "Conservación de la biodiversidad de importancia mundial a lo largo de la costa chilena"; y el anuncio del gobierno de elaborar una Estrategia Nacional de Cuencas, tarea que se ha encargado de gestionar y difundir la directora de la Conama.



Desafíos para el 2007



El balance, que se compone de siete páginas, no se queda sólo en las críticas, sino que también plantea los desafíos que se deben asumir para el próximo año y que se resumen básicamente en ocho puntos:



Reformar la institucionalidad ambiental y la ley 19.300 de "Bases Generales del Medio Ambiente"; avanzar en descentralización y en las políticas de ordenamiento territorial; sacar la Ley de Bosque Nativo; avanzar en materia de gestión integral de las cuencas hidrográficas y de recursos naturales; mejorar el actual sistema de fiscalización; avanzar en materia de acceso a información ambiental y participación ciudadana; y propiciar una política energética sustentable.



Finalmente, en su balance Terram entregó tres premios simbólicos: al aporte medioambiental; al aporte a la contaminación; y al ambientalista más destacado.



El primero recayó en los comuneros de Caimanes y del Comité de Defensa del Valle del Pupío "por su lucha contra la minera Los Pelambres"; el segundo fue precisamente para esta empresa "por la ubicación y construcción del tranque de relave El Mauro, justo arriba de la localidad de Caimanes en la Cuarta Región"; en tanto, el último premio fue para la ONG Fiscalía del Medio Ambiente (FIMA) a la cual pertenece Fernando Dougnac, abogado que le dobló la mano a la minera de los Luksic y para el director del Centro Ballena Azul (CBA) y académico de la U. Austral, Rodrigo Hucke, quien gracias a su permanente trabajo logró que el gobierno le otorgara el "Sello Bicentenario 2006" a su propuesta de creación del área protegida marina más grande de Chile en la Décima Región.



__________________



Vea además:



El balance completo 2006 (archivo PDF)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV