Visita del presidente del TPI a Chile no mejora clima para su ratificación - El Mostrador

Viernes, 15 de diciembre de 2017 Actualizado a las 02:03

UDI exige legislar primero sob

Visita del presidente del TPI a Chile no mejora clima para su ratificación

por 25 marzo, 2007

En RN aseguran que es un debate que se tendrá que dar, puesto que no existe consenso aún sobre la postura del partido, aunque un gran porcentaje de dirigentes y parlamentarios apuesta por la ratificación. En el gremialismo, en cambio, aseguran que irán viendo cómo opera en la práctica mientras el gobierno se decide a legislar sobre genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad.

El pasado martes 20 de marzo, la comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado recibió una importante visita. Ese día, el presidente del Tribunal Penal Internacional (TPI), Philippe Kirsch, expuso ante la instancia parlamentaria para despejar las dudas, particularmente de los representantes de la Alianza que han trabado su aprobación, aunque el clima no cambió lo suficiente como para ratificar el instrumento en el corto plazo.



Ese día, los legisladores de derecha que integran la comisión pudieron escuchar de boca de Kirsch que las resoluciones de esta instancia no tendrán efecto retroactivo. Sin embargo, en la Alianza, pero principalmente en el gremialismo, las dudas no se despejaron del todo.



Mientras en la UDI aseguran que no habrá ningún avance en la materia hasta que el gobierno no legisle acerca del genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad, en Renovación Nacional (RN) sostienen que "es un punto a favor" para la aprobación del tratado el que Kirsch haya asegurado que no tiene competencia por hechos anteriores a 2002. Aunque fuentes de la tienda de calle Antonio Varas reconocen que en este tema están divididos, tanto a nivel de directiva como de sus parlamentarios.



El Mostrador.cl conversó con el timonel de la UDI, senador Hernán Larraín, sobre el tema -él no estuvo en la exposición efectuada a los parlamentarios, pero se reunió con Kirsch, el miércoles, en la sede gremialista-, y el dirigente relató que le explicó al presidente del TPI que "nosotros vemos con buenos ojos el tema, (para aprobarlo) a mediano y largo plazo".



No obstante, reiteró que el gremialismo no está dispuesto a dar sus votos antes de que el Estado chileno legisle sobre genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad, por cuanto estima que de no existir este marco jurídico, las atribuciones del TPI podrían interferir la jurisdicción chilena.



Junto con recordar que la primera vez que se intentó votar la reforma constitucional necesaria para la ratificación del Tratado, el proceso se suspendió porque la Concertación se dio cuenta que no estaban los votos para ello, Larraín justificó la posición de la UDI señalando que su partido necesita tener la certeza de que el TPI operará sólo cuando el tema forme parte de la legislación nacional. Bajo este concepto, afirmó que mientras el gobierno cumple con el compromiso de crear el marco jurídico necesario, el gremialismo aprovechará el tiempo para observar cómo opera en la práctica el Tribunal Penal Internacional.



Sin novedad las negociaciones con la derecha



Este argumento fue inmediatamente desechado por el presidente de la comisión de Constitución, senador José Antonio Gómez (PRSD), quien aseveró que el argumento de Larraín sólo constituye una "excusa". De allí que exprese la convicción de que "desde el punto de vista de la negociación con la derecha no hay novedad", pese a que estima que Kirsch le aclaró a la Alianza suficientes inquietudes como para aprobar el Tratado.



Por otra parte, Gómez precisó que tener dudas acerca de la ratificación del Tratado no impide que se apruebe la reforma constitucional que autoriza dicho procedimiento, por lo que estima que la postura de la UDI es una "excusa" para no avanzar en esta materia. A su juicio, aprobar dicha reforma constituiría una "señal" positiva de parte de Chile.



Además, explicó que aún cuando se ratifique el Tratado sin que se haya legislado sobre genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad, Kirsch aseguró que el TPI respetará la jurisdicción chilena, ya que si bien no existe un marco jurídico como el exigido por el gremialismo, la justicia local cumple su función a través de otras figuras, como el homicidio calificado.



En opinión del presidente de la Comisión de Constitución, tras las explicaciones de Kirsch es necesario aclarar si los argumentos esgrimidos por la UDI constituyen "un asunto de principios o son sólo una excusa para no ratificar el Tratado".



Debate ad portas



En RN la situación es diferente a la de sus socios. En el partido existen visiones contrapuestas sobre el tema. Incluso en la directiva no hay consenso acerca de la necesidad de ratificar el Tratado o no hacerlo.



Los máximos dirigentes de la tienda también se reunieron con Kirsch. Antes que se concretara la cita con el gremialismo, pasadas las 09:00 de la mañana del miércoles, el presidente de RN, Carlos Larraín; la secretaria general, Lily Pérez, y el vicepresidente Francisco Chahuán -gestor del encuentro-, acompañados del ex candidato presidencial del partido, Sebastián Piñera, recibieron al presidente del TPI en la sede de Antonio Varas.



Consultada la secretaria general -una de los integrantes de la mesa que apoya la ratificación del TPI- sobre la cita, indicó que "estos encuentros son siempre muy ilustrativos de la realidad" y aclaró que en RN existen distintas posiciones sobre el Tratado.



Pérez explicó que una de las inquietudes que tienen quienes rechazan el TPI apunta a la posibilidad de que con ello se le otorgue injerencia en los asuntos internos de Chile, cosa que Kirsch aseguró que no ocurriría. Además, está convencida de que el hecho de que no sea retroactivo es "un punto a favor" para la ratificación.



Por otra parte, para la dirigenta es una contradicción que algunos se nieguen a ratificar este tratado que apunta a impedir las violaciones a los derechos humanos, cuando no ven nada de malo en acudir a instancias internacionales para resolver, por ejemplo, temas económicos.



En una postura optimista, Pérez prevé un "interesante debate" al interior de RN sobre esta materia, y algunos parlamentarios consultados calculan que más del 50 por ciento de los diputados está por ratificar el TPI y la mitad de los senadores estaría en similar posición.



El Tribunal Penal Internacional entró en actividad el año 2002 y a la fecha lo han ratificado 104 países. Estados Unidos, en cambio, se cuenta entre los que se niegan a suscribirlo.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)