“Hay voluntad política para crear figura del ombudsman en Chile” - El Mostrador

viernes, 20 de abril de 2018 Actualizado a las 13:47

Danae Mlynarz, nueva defensora

"Hay voluntad política para crear figura del ombudsman en Chile"

por 3 junio, 2007

La funcionaria, que enmarca la iniciativa en el proceso de consolidación democrática, se declara una ''convencida'' de la existencia de condiciones como un ''nuevo ciudadano, mucho más empoderado, más consciente de sus derechos, en condición de exigirlos y que, al mismo tiempo, pide mecanismos para protegerlos''.

Entusiasmados están en la Comisión Defensora Ciudadana por el nuevo impulso, desde sectores parlamentarios, que está mostrando la creación de la figura del defensor del pueblo u ombusdman en Chile.



No son pocos los que creen que otro gallo cantaria si una figura como ésta hubiese terciado a favor de los usuarios del Transantiago, incluso entre los afectados por un eventual corte de gas definitivo desde Argentina y hasta entre los actores afectados por una megafusión empresarial como la protagonizada por D&S y Falabella.



Es precisamente, la figura del ombudsman la que sobre estos temas y otros se pronuncia en países, muchos de ellos desarrollados, que sí cuentan con su presencia desde hace años.



En Chile , pese a varios intentos, ello no ha sido posible, pero la nueva directora de la Comisión Defensora Ciudadana, Danae Mlynarz, cree que hoy existe piso político para un esfuerzo de ese tipo.



El proyecto del defensor ciudadano es una reforma constitucional que ingresó al Congreso en noviembre de 2003, una propuesta del Ejecutivo que no ha tenido movimiento legislativo hasta ahora y que -de acuerdo a lo manifestado por los diputados de la Comisión de Derechos Humanos- será puesto en tabla en las próximas semanas.



"La tramitación que tendría el proyecto de reforma constitucional para la creación del ombudsman o defensor del pueblo será tremendamente valiosa, porque, en primer término, en Chile nunca se ha hecho un "debate legislativo" sobre el tema y, ahora, todo parece indicar que la voluntad política está y entonces, avanzar para que podamos concretar definitivamente la creación de esta instancia y darle institucionalidad a la figura, cumpliendo de ese modo las orientaciones de la Presidenta", destaca Mlynarz.



- ¿Por qué este tema ha costado tanto implementarlo en el país?

- El tema del defensor ha estado presente en todos gobiernos de la Concertación y, de hecho, se han remitido al Parlamento cuatro proyectos sobre el tema. Sin embargo, no han prosperado, no porque no se hayan logrado los consensos sino que porque no se ha iniciado nunca su discusión parlamentaria. En ese sentido, tengo la opinión de que la razón para ello tiene que ver con las prioridades legislativas sobre proyectos que requieren un alto quórum como son las modificaciones constitucionales. Una muestra es que recién en Chile en 2005 terminamos con los senadores designados...



Hoy hemos avanzado en nuestro proceso de consolidación democrática, nos quedan dos grandes reformas para ello: volver más representativo el Parlamento, a través de un cambio en el sistema electoral binominal, y avanzar en mecanismos de balance y control como la creación del defensor ciudadano que vele por la no vulneración de los derechos ciudadanos por parte de los órganos de la administración pública.



- ¿Por qué ahora debiera poder ser exitosa la creación del ombudsman?



- Soy una convencida de que hoy nos encontramos en mejor pie que ayer para avanzar en esta discusión, porque hoy estamos frente a un "nuevo ciudadano", mucho más empoderado, más consciente de sus derechos, en condición de exigirlos y que al mismo tiempo, pide mecanismos de protección de esos derechos. Por otro lado, existe una necesidad de garantizar una serie de derechos sociales que ha planteado la propia Presidenta Bachelet en su discurso del 21 de mayo, en cuanto a las medidas relacionadas con un sistema de protección social mejor y más amplio y porque, además, en la pasada elección presidencial todos los candidatos se comprometieron con la creación del defensor del pueblo.



En ese sentido, los diputados de la Concertación que integran la comisión de Derechos Humanos dieron una señal potente de respaldo al proyecto y creo que los parlamentarios también estarán en esa línea, considerando que se trata de la creación de un organismo autónomo que busca proteger los derechos de los ciudadanos que ellos mismos representan.



- ¿Va a continuar la política de informes trimestrales críticos de las reparticiones del Estado, que causaron problemas a la anterior y renunciada defensora ciudadana?



- La labor de la Comisión Asesora Presidencial para la Protección de los Derechos de las Personas, más conocida como Comisión Defensora Ciudadana, es, según nuestro decreto de creación de 2001, colaborar en la protección, defensa y promoción de los derechos de las personas ante acciones u omisiones de los órganos de la administración del Estado. Para cumplir este objetivo desarrollamos dos grandes funciones: observar y estudiar la actividad que desarrollan los órganos del Estado frente a los ciudadanos e informar de ello al Presidente de la República y formular sugerencias, recomendaciones y/o informes al gobernante para que éste resuelva adoptar medidas tendientes a corregir o evitar situaciones que vulneren los derechos de los ciudadanos. Seguiremos cumpliendo nuestra tarea, en coordinación con los servicios, teniendo siempre como norte la atención de calidad a los ciudadanos tal como me lo ha pedido la Presidenta Michelle Bachelet. Éste es un gobierno que tiene claro que debe estar al servicio de los ciudadanos y, por tanto, son ellos el centro de nuestro quehacer.



- ¿Se va a seguir implementando un ranking de calidad de los servicios públicos, que también fue motivo de controversia en el pasado reciente?



- En esta comisión nunca se ha realizado un ranking de calidad de los servicios públicos. Tal vez exista cierta confusión por la difusión imprecisa de un estudio sobre cartas de derechos (que midió la existencia y calidad de esta en diferentes reparticiones públicas). Durante este año, tenemos proyectado realizar un estudio sobre vulneración de derechos en los servicios públicos, que - tal como las cartas de derechos- es otra dimensión del deber de los servicios frente a los ciudadanos. Así nos acercamos a la misión de esta comisión que es poner al ciudadano al centro de las preocupaciones de los servicios públicos y por tanto, lo que nos mueve es garantizar sus derechos elaborando informes a la máxima autoridad del país de manera de corregir o evitar situaciones en que se vulneren los derechos de las personas.



- Si algunas de las principales quejas recepcionadas tiene que ver con seguridad social, como con las licencias médicas, ¿no podria hacer algo por ello en la reforma previsional que se discute en el Congreso?



- Las quejas recibidas tienen una amplia diversidad de orígenes, entre los que efectivamente destaca el ámbito de la seguridad social. Esperamos que el desarrollo de una encuesta por muestreo en el marco del estudio sobre Derechos nos permita ir completando la información que disponemos del proceder de los servicios públicos.



Efecto Transantiago

- ¿Está dispuesto el Gobierno a darle validez al llamado Estatuto de Garantía del Transporte Público presentado por organizaciones ciudadanas, a propósito del Transantiago?



- En el tema del Transantiago, tal como constatamos en nuestro informe a través de las quejas que han procesado el "Transantiago Informa" y el Ministerio de Transportes, podemos observar que existen problemas urgentes que solucionar. Avanzar en esos aspectos esenciales es también acercarnos a formalizar un estatuto de garantías, espacio en que el aporte de la ciudadanía será muy valioso y expresión de ello es la propuesta de las organizaciones de la sociedad civil que menciona.



- Los parlamentarios que hablaron del tema dijeron que si existiera el defensor del pueblo en Chile, Transantiago habria quedado más a maltraer aún...



- Si hubiera existido un defensor del pueblo los ciudadanos no hubiesen tenido que recurrir a judicializar el tema como primera alternativa, que por lo demás según lo que hemos visto no ha sido muy eficiente tampoco, sino que habría existido una figura autónoma del Ejecutivo que hubiese mediado para lograr una solución sobre el tema y poner la voz de los usuarios en primer lugar. Sin embargo, me parece que debemos ser claros para no generar falsas expectativas, el defensor ciudadano, tal como está concebido en el proyecto y recogiendo la experiencia internacional, no tiene facultades de fiscalización o de sanción. El defensor es una figura persuasiva más que punitiva. Que se inserta en una lógica democrática conversacional y no es una instancia todo poderosa para "castigar a quienes se porten mal", así al menos funciona en casi todos los países del mundo donde existe y así también está establecido en el proyecto que se encuentra en el Congreso.



- Luego de hacer un detallado análisis de los sistemas de reclamos para efectos del Transantiago, ¿estiman que realmente la gente ha hecho sentir toda su molestia por ese tema en los sistemas existentes?



- En un sistema democrático, como el nuestro, todos los actores del Estado somos respetuosos de la libertad de expresión más aún en esta Comisión donde estamos precisamente no sólo por el mandato, sino porque además nos mueve la convicción de proteger y garantizar los derechos de las personas. En tal sentido, es necesario para la democracia que los ciudadanos puedan expresarse en todo ámbito, y eso evidentemente incluye al Transantiago. En ese sentido, me parece que ha existido una molestia, legítima por cierto, y que la gente la ha expresado en distintos niveles y por distintas vías. En la comisión nosotros recogimos la molestia e inquietud de los ciudadanos volcada en diversas fuentes, hicimos un proceso y análisis de ello y nos parece que, en ese sentido, las personas comprenden que parte de la experiencia democrática es la expresión de malestares, sin violencia, constructivamente.



- ¿Qué comentario hace la comisión respecto de una operación tan compleja para consumidores y proveedores como la fusión entre D&S y Falabella?



- Me parece que cualquier situación que pueda afectar a los ciudadanos, en tanto consumidores o proveedores vinculados a esta fusión, corresponde que sea analizada por organismos que nuestra institucionalidad ha generado para ello.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)