Schaulsohn entra a debate y asegura que ‘salario mínimo en Chile no es malo’ - El Mostrador

Viernes, 19 de enero de 2018 Actualizado a las 18:10

Frente a propuesta de obispo G

Schaulsohn entra a debate y asegura que 'salario mínimo en Chile no es malo'

por 11 agosto, 2007

Dirigente de Chile Primero advierte que discusión sobre salario ético ''puede derivar en un festival de propuestas demagógicas tanto en la derecha como de sectores de la Concertación, que le va a hacer más al país, porque esa no es la manera de discutir''. A su juicio, ''lo que Chile necesita es aumentar su competitividad y su productividad''.

De lleno entró el dirigente de Chile Primero Jorge Schaulsohn al debate surgido por la propuesta del obispo Alejandro Goic de establecer un salario mínimo ético de $250.000. Advierte sobre los riesgos de caer en el populismo en esta discusión y puntualiza que "Chile, como país, ha hecho un enorme esfuerzo por tener un salario mínimo decente dentro de las posibilidades de la economía chilena".



Con cifras en mano, el otrora militante PPD indica que "el sueldo mínimo hoy se ha duplicado en relación con lo que teníamos hace unos años ", a lo que agrega que hay que tener en cuenta que con "los subsidios, como el acceso a la salud a la educación, subsidios de agua potable, la alimentación escolar, la cantidad es muy superior a los $144.000, probablemente bastante cercana a los que ha planteado monseñor Goic, porque en Chile las prestaciones sociales suman más o menos un 4% del producto".



En el contexto de América Latina, Schaulsohn señala que nuestro país tiene el segundo sueldo más alto de toda la región. "El salario mínimo en Chile no es malo. El salario mínimo acá lo ganan 220 mil personas, que es un porcentaje mínimo de la fuerza laboral. Y lo reciben las personas que tienen la capacitación y la productividad más baja, es un piso. Chile ha hecho un esfuerzo grande por tener un salario mínimo compatible con la estabilidad de la economía y la prueba de ello es que nos situamos en el segundo lugar en América Latina", enfatiza.



-¿Qué pasa con la postura de mejorar la distribución del ingreso, que de acuerdo a los estándares internacionales Chile aparece muy abajo del promedio?
-El ingreso no se puede distribuir subiendo artificialmente el salario mínimo, el ingreso se tiene que redistribuir por la vía de la capacitación de la fuerza laboral para que los trabajadores en razón de su productividad y su capacidad puedan exigir salarios superiores al mínimo. De hecho hace cinco años atrás el salario mínimo en Chile lo recibían 500 mil personas, y ya vamos en 220 mil.



-Se señala que pueden ser pocas las personas que ganan el sueldo mínimo, pero que esa cifra sube bastante si se cuenta a los que ganan un poco más, como $150.000
-El salario promedio en Chile es más o menos de $ 350.000, promedio. La Constitución de la Unión Europea dice que el salario mínimo debe ser equivalente al 60% del salario promedio, y Chile no está tan lejos de eso. La CUT planteaba un salario mínimo de $ 180.000 para el año 2010, no ahora. Si el salario mínimo en Chile se acerca bastante al 60% del ingreso promedio, que es lo que se establece como la regla en la UE, que es un continente desarrollado, como salario mínimo no es malo, ahora que puede que no alcance para satisfacer los gastos de vida de las personas, ese es otro problema; el salario mínimo no es esa su función, su función es decir, independientemente de la productividad y de la capacitación de los trabajadores, quien quiera que trabaje no puede ganar nunca menos de este piso. Y eso lo pagan, por lo general, las pequeñas y medianas empresas, son muy pocas las grandes empresas que pagan el mínimo, y yo creo que prácticamente ninguna.



-La propuesta apunta a que las empresas que tienen más ganancias den este salario ético.
-Pero si esas empresas le pagan más a los trabajadores, ese es un hecho. En general en las grandes empresas nadie gana el mínimo, porque esas empresas tienen trabajadores que son más capacitados, que son más productivos. La economía se encarga de eso automáticamente.



El subsidio estatal existe por vía indirecta



-¿Entonces qué le parece la propuesta del obispo Goic?
-Me parece que es una propuesta errada, en el sentido de que desconoce que la economía está haciendo el esfuerzo máximo que puede, y además el salario mínimo lo acaba de fijar el Parlamento y el gobierno por unanimidad. Él tiene todo el derecho si quiere a pedirle a los empresarios que puedan que paguen más, ése es otro problema, pero no se puede fijar una suma arbitraria, la economía no funciona así. Al hablar del salario mínimo no sé si él incorpora o no las prestaciones sociales que los sectores más desposeídos reciben y que tienen que considerarse como parte de los ingresos, porque la salud, la educación y los subsidios son dinero en el fondo, que la gente no tiene que gastar. Podríamos tener un salario mínimo de $300.000 sin ningún subsidio y quedaríamos peor. No se puede fijar una cantidad arbitraria en el aire. El salario mínimo lo fija el poder político, pero lo pagan las empresas, y qué pasa si las empresas no están en condiciones de pagarlo.



-¿Qué le parece la idea de un subsidio estatal para costear este salario ético?
-Pero si el subsidio estatal existe por vía indirecta, eso no es nada nuevo.



-¿Y fijarlo por vía directa?
-Si es lo mismo, cuando la educación es gratis para las personas de menos ingresos, cuando la salud es gratis, cuando hay subsidios para pagar la luz, cuando hay subsidios para pagar el agua, cuando hay alimentación gratuita en los colegios. Chile está gastando un 4% de su PIB en complementar el ingreso de los sectores más desposeídos, son muchos de miles de millones de dólares que van directamente a beneficiar a los sectores más desposeídos, por lo tanto eso ya existe. Lo que pasa es que en vez de hacerle un cheque en dinero efectivo, se lo hace en prestaciones, y por lo demás, son los gastos que más complican a las personas, porque la gente dice que lo que más necesita es educación, salud. Los subsidios habitacionales ¿qué es lo que son?, el Estado entrega dinero a través de subsidios para las familias que no pueden pagar su vivienda propia. Esa es una manera indirecta, pero muy eficiente, de manera focalizada, poner dinero en el bolsillo de las personas, para atender las necesidades más básicas y más importantes. El Estado se mete la mano al bolsillo gracias al impuesto que pagan todos los chilenos, para ayudar a los sectores más desposeídos, lo viene haciendo por años, y en estos últimos años eso ha aumentado muchísimo.



-¿Cómo ve la discusión que se está dando sobre este tema? La DC hizo un llamado a establecer un diálogo social para mejora la situación laboral
-Lo que Chile necesita es aumentar su competitividad y su productividad. Los salarios en Chile han aumentado en los últimos 15 años muchísimo, de hecho este mismo año los salarios han aumentando en 6%, entonces estas cosas, con un buen manejo económico, con buenas políticas sociales, se están haciendo. Creo que el peor enemigo del progreso económico es la demagogia.



-¿Y usted cree que es demagógica la discusión que se está dando?
- Creo que puede derivar en un festival de propuestas demagógicas tanto en la derecha como de sectores de la Concertación, que le va a hacer mal al país, porque esa no es la manera de discutir. Primero hay que reconocer que el país hace un esfuerzo muy grande, por algo la encuesta Casen muestra una caída violenta de la pobreza. ¿Quién puede estar en contra del diálogo social? Pero los trabajadores también tienen derecho de ir a la huelga si quieren exigir remuneraciones mayores, pero hablar de un sueldo ético, como una abstracción, independientemente de las condiciones de la economía, sin considerar quiénes son los que tienen que pagar ese salario, que en este caso son las Pymes abrumadoramente. ¿Qué puede ser menos ético que generar desempleo? Y ahora que tenemos una tasa de desempleo que está declinante, los salarios van a tender a aumentar, porque la fuerza laboral está más escasa, es cuestión de ir a la X y XI regiones y ver lo que pasa con la fuerza laboral que está en la industria del salmón, hoy día las empresas no pueden pagar lo que quieran porque hay una escasez de fuerza laboral. Obviamente está bien conversar sobre estas cosas, pero es muy fácil pisar el palito de la demagogia, y eso le hace daño a los sectores más modestos al final.



__________



Artículos relacionados:



DC se suma a llamado a abrir diálogo social para mejorar legislación laboral (10 de Agosto del 2007)



Matthei y Longueira enfrentados por concepto de ''salario mínimo ético'' (10 de Agosto del 2007)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)