miércoles, 20 de junio de 2018 Actualizado a las 19:08

Su sobrino, Mario Alegría Silv

La caída del último vestigio del clan del "Cabro Carrera"

por 15 agosto, 2007

Adicto a la cocaína, endeudado con al arriendo, agua, luz, teléfono, el colegio de sus hijos y ganando 700 pesos por hora en una empresa de aseo al interior del penal, fue sentenciado el sábado 11 de agosto a cuatro años de cárcel. Su adláter, Fernando Saavedra, en tanto obtuvo cinco años y un día. Ambos fueron detenidos en noviembre de 2006 con 700 gramos de droga.

Eran las 13.30 del sábado 11 de agosto cuando la justicia escribió el capítulo que revela la caída del último vestigio del clan que fuera liderado por el mítico y fallecido Mario Silva Leiva, el Cabro Carrera.



La jueza del Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago, Elizabeth Reinoso, el representante del Ministerio Público y los abogados defensores esperaban que se abriera la puerta por donde ingresan los que van a ser condenados. A los pocos minutos entró Mario Humberto Alegría Silva, sobrino del Cabro Carrera, y Fernando Saavedra Maldonado.



Ambos habían sido detenidos el 14 de noviembre de 2006 con poco más de 700 gramos de cocaína de baja pureza (o droga "pateada") en el sector de Franklin por detectives antinarcóticos.



La jueza leyó así la condena para Alegría Silva en calidad de autor de tráfico de estupefacientes y le aplicó la pena de 4 años más multas y la inhabilitación perpetua para cargos públicos y derechos políticos. Su adláter Saavedra Maldonado obtuvo 5 años y un día por el mismo delito.



En la lectura sólo estaban la esposa del primero y un familiar del segundo.



El dictamen contó también con los votos de los magistrados César Torres y Juan Carlos Urrutia.



Mala situación



Alegría Silva, alias "El Albertico", quien otrora estuviera vinculado a su tío en ventas de droga más grandes, acostumbrado a ciertos lujos, relacionado en los '90 con la Operación Ana Frank -la primera de drogas y lavado transnacional- es hoy un reo del montón en la cárcel pública, adicto a la cocaína, endeudado con las cuotas del automóvil, entre otros tópicos que revelan su mala situación económica.



Debe las cuentas del teléfono, los colegios de sus hijos, más de siete meses de arriendo y el vehículo fue confiscado por la empresa que le otorgó el crédito. Actualmente trabaja en una empresa de aseo en el penal que le paga 700 pesos por hora trabajada.



"El Albertico" fue el uno de los "broker" que tuvo el Cabro Carrera para poner la droga en Europa, como también quien inscribía las propiedades fruto del lavado de activos.



¿Y el lavado?



Pese a que el Ministerio Público logró una condena para ambos sujetos, perdió en otra arista y que fue tratar de incautar los bienes de Saavedra. Este último mantenía una cuenta en el Scotia Bank, con 10 millones de pesos, dos Autos Nissan -un Platina y un Sentra-, siete carísimos relojes y joyas.



A juicio de los magistrados sólo el último auto, más una balanza y unos celulares con prepago fueron los únicos elementos usados para el tráfico de droga, pese a que Saavedra no podía acreditar sus estándar de vida, según expuso la Brigada de Lavado de Activos (Brilac) en el juicio.



______________





Lea el fallo (I Parte)



Lea el fallo (II Parte)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV