Alianza contraataca y culpa a PS-PPD por fracaso de iniciativa clave en DDHH - El Mostrador

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 Actualizado a las 04:49

Desaparición forzada de person

Alianza contraataca y culpa a PS-PPD por fracaso de iniciativa clave en DDHH

por 9 noviembre, 2007

Según parlamentarios opositores, el instrumento no fue ratificado debido a la insistencia de ambos partidos de votarla el miércoles, pese a que sabían que la Concertación no contaban con el quórum. En la Alianza aseguran que plantearon alternativas, pero que legisladores de ambos partidos se negaron.

El fracaso de la ratificación de la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, el miércoles recién pasado, provocó una dura reacción del oficialismo en contra de la derecha, a la que acusan de poco democrática por negarse a suscribir este acuerdo.

Por su parte, la Alianza responsabiliza de lo sucedido al Partido Socialista y al PPD, por cuanto sus representantes en la cámara baja se negaron a permitir que la iniciativa pasara a otro trámite a la Comisión de Relaciones Exteriores, exigiendo que se votara pese a no tener la certeza de contar con los votos necesarios.

Si bien el 3 de octubre la comisión de Derechos Humanos de la Cámara aprobó por unanimidad el proyecto de acuerdo que ratifica la convención, en RN y la UDI no existía el consenso necesario para que la votación de la comisión se replicara en la Sala. De hecho, el diputado gremialista Gastón Von Mühlenbrock, quien dio su voto favorable en la instancia no hizo lo propio el miércoles cuando le correspondió ratificarlo en la Sala.

Ello se debió a que, según confirmaron tanto fuentes de la UDI y RN, ambas bancadas habían tomado el acuerdo de abstenerse, dado que estimaban que "no se habían cumplido los trámites que se consideraban necesarios para su ratificación". Aunque algunos reconocen que el rechazo hubiera sido lo más razonable, admiten que habría sido políticamente incorrecto adoptar esa posición.

Pese a la posición mayoritaria de las bancadas hubo cinco diputados de RN que optaron por votar a favor de ratificar la convención. Karla Rubilar, Ximena Valcarce, Joaquín Godoy, Francisco Chahuán y Cristián Monckeberg -estos dos últimos vicepresidentes de RN- estimaron que era positivo aprobar un proyecto de acuerdo que apuntara a "velar por la defensa de los derechos humanos".

No obstante esas excepciones de la oposición, el desenlace de la bochornosa situación comenzó a gestarse el martes 6 de noviembre, cuando en la reunión de comité, a las 10:00 de la mañana, se decidió que al día siguiente debía votarse el proyecto de acuerdo, pues la mesa de la Cámara lo había puesto en tabla ya en tres ocasiones. Y aunque el tema se había debatido con largas intervenciones en que diputados de la Concertación y la Alianza habían expuesto sus argumentos, no se votaba.

Así se llegó al miércoles, relatan fuentes de oposición, y cuando el ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, "se dio cuenta que no tenía los votos en la Concertación y conciente de que la Alianza se iba a abstener, se acercó a nosotros para pedir que se postergara la votación". Esto ocurría en los minutos previos a que la Cámara comenzara a sufragar.

En la derecha tienen la convicción de que Viera-Gallo pidió la postergación debido a que quería evitar que se produjera "un fiasco en plena Cumbre Iberoamericana". Según fuentes gremialistas, en ese momento el diputado Felipe Salaberry planteó la posibilidad de que se postergara la votación enviando el proyecto a la Comisión de Relaciones Exteriores para que dicha instancia despejara las dudas que algunos legisladores aliancistas tenían al respecto, algo que -aseguran en la oposición- Viera-Gallo había aceptado.

Fue en ese momento cuando el presidente de la Cámara, Patricio Walker (DC), citó a reunión de comité y allí fue donde los representantes de las bancadas PS y PPD se negaron a postergar la votación.

Producido el desenlace con las consecuencias conocidas, el jefe de la bancada de Renovación Nacional, Mario Bertolino, asegura en su partido no existe molestia hacia los diputados que apoyaron la ratificación de la convención, pues en este tipo de iniciativas "votamos en conciencia". Pero también defendió la postura de quienes, como él, creen que en Chile están dadas las condiciones para que no se produzca la desaparición forzada de personas.

Entonces, explica, si en Chile las instituciones funcionan "nuestro país no tiene por qué ceder soberanía a instancias internacionales". A su juicio, "hay que legislar en los tiempos y realidades en que se vive y no ceder jurisdicción o soberanía". Además, Bertolino, tiene la convicción de que la Concertación pretende "instrumentalizar la política" con este tipo de iniciativas.

La Alianza tiene dos explicaciones para lo sucedido. Por un lado, dicen que la Concertación quería votar a toda costa la ratificación del acuerdo para que, habiéndose aprobado, la Presidenta Michelle Bachelet pudiera incorporar el tema en el discurso de inauguración de la XVII Cumbre Iberoamericana. Quienes ven el tema desde una óptica mucho más maquiavélica, sostiene que el oficialismo insistió en que se votara para sacarle partido político a la posición adoptada por la Alianza.

En todo caso, lo que está claro es que se requerían 68 votos para la ratificación de la convención y la Concertación tiene 65 diputados, mientras que la Alianza tiene los restantes 55. Eso sin mencionar que el PS Iván Paredes está desaforado y, por lo tanto, no puede votar; que la DC Carolina Goic está con prenatal y que su camarada Alejandra Sepúlveda tuvo una emergencia familiar -según explicaron en el Congreso- y tampoco estuvo presente durante la votación. O sea, el oficialismo necesitaba no cinco, sino seis votos de la oposición para ratificar el instrumento, y dado el convulsionado ambiente generado a raíz del tema de los indultos, no parecía probable que la Alianza se abriera a sacar del paso al gobierno.

Incomodidad de mesa RN por dichos de Espina

Aunque en la Alianza se niegan a admitir abiertamente que las declaraciones del senador de RN Alberto Espina cuestionando al presidente de la UDI, senador Hernán Larraín, generaron una nueva fisura al interior del sector, lo cierto es que incluso en su partido estimaron que sus dichos fueron demasiado "fuertes" y que no era necesario embestir de esa manera en contra de un aliado de pacto.

De hecho, el martes en la mañana Espina no tuvo reparo en sostener que quienes habían votado a favor del indulto el año 2004 debían pedir disculpas, pues esa acción había terminado provocando la muerte del cabo Luis Moyano. En su crítica hacia el presidente de la UDI, el senador de RN pasó por alto que uno de sus pares, el senador Antonio Horvath, también había concurrido con su voto. Situación que salvó, posteriormente, señalando que su compañero de partido había pedido disculpas por su "error".

Así, la molestia de Espina quedó centrada en Larraín, quien lejos de pedir disculpas -como había emplazado el parlamentario de RN- defendió su decisión y, encima de todo, el senador gremialista Pablo Longueira entró en la polémica defendiendo abiertamente al timonel de su partido.

Dado este escenario, en RN cundió el nerviosismo y se le hizo ver a Espina que no era razonable atacar de ese modo a sus aliados. Este fue el elemento que desembocó en que el martes en la tarde el senador cambiara el foco de sus declaraciones y optara por responsabilizar al gobierno y, en particular, a la Presidenta Michelle Bachelet de los indultos del 2004 que habrían derivado en el asesinato del cabo Luis Moyano.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)