Salaberry desafía postura UDI en ley de DDHH: “¿Y si es retroactiva, qué?” - El Mostrador

Domingo, 19 de noviembre de 2017 Actualizado a las 01:25

Apoya convención ONU sobre des

Salaberry desafía postura UDI en ley de DDHH: "¿Y si es retroactiva, qué?"

por 19 noviembre, 2007

Diputado gremialista reconoce que al interior de su colectividad ''hemos hecho poco ejercicio de discutir estos temas'' y que desde el proceso que encabezó el senador Pablo Longueira, durante su presidencia en 2003, y que dio como resultado el documento ''La paz ahora'', la tienda se ha dejado estar en esta materia.

El diputado Felipe Salaberry (UDI), representante del distrito 25 -La Granja, San Joaquín y Macul- se ha convertido en la figura del gremialismo en materia de derechos humanos, al punto que ha llegado a transformarse en interlocutor válido para el gobierno en estos temas.



A pesar de la radical postura de los dirigentes del partido, que se niegan a ratificar los convenios sobre derechos humanos mientras no exista en Chile una legislación que tipifique delitos como los de lesa humanidad o el genocidio, Salaberry está dispuesto a avanzar en esta área, tanto que comprometió su voto favorable para la ratificación del Convenio sobre Desaparición Forzada de las Naciones Unidas, que ingresa este lunes al Congreso.



Si bien respeta la opinión en contrario de los máximos dirigentes de su colectividad, está dispuesto a convocar y convencer a otros, dentro de la UDI, para que se sumen a su postura; considerando el rechazo que sufrió en la Cámara el instrumento de la OEA sobre la misma materia.



En conversación con El Mostrador.cl explica por qué ha asumido una posición tan diferente a la mayoría de su partido y asegura que no son pocos los que en la UDI piensan como él en materia de derechos humanos.



- ¿En qué calidad participó en la reunión del viernes con el ministro José Antonio Viera-Gallo?
- Como diputado, en representación de Macul, La Granja y San Joaquín. Soy miembro de la comisión de Derechos Humanos y nadie desconoce, ni en el partido ni en la Concertación, que me ha tocado llevar y discutir los temas de derechos humanos desde hace bastante tiempo, casi desde que comencé a ser parlamentario. Este proceso parte desde la redacción del documento de derechos humanos de la UDI. Y en calidad de integrante de la comisión, el gobierno invitó a un grupo de parlamentarios entre los que estoy yo y agradecí la invitación para seguir avanzando en estas materias.



- Usted no votó la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzosa, pero ha dicho que debería haberlo votado favor.¿Por qué se produce esta contradicción?
- Más que contradicción, entendía que había un acuerdo de los parlamentarios de la Alianza por abstenerse. Tomada esa decisión, yo le sugería a los jefes de bancada que se podía avanzar en que la comisión de Relaciones Exteriores hiciera más explícito el marco de acción de la Convención Interamericana. Dado el acuerdo, y en eso fui respetuoso, para no generar un eventual conflicto, y así lo entendió el jefe de bancada, preferí no votar.



- No obstante, usted ha dicho que se debería haber votado a favor.
- Es que se dieron dos cosas. Una, que a esta decisión común de la Alianza de abstenerse se enfrentaba el que también, algunos parlamentarios de la Concertación, trataron de darse un gustito de 48 horas. Porque frente a mi posición de pedir, con fecha súper estricta -desde el día en que se debía votar hasta el miércoles siguiente-, que la comisión de Relaciones Exteriores definiera, en una norma interpretativa de la convención, básicamente el marco del espacio temporal de su aplicación...



- ¿El tema de la retroactividad?
- ...La irretroactividad de la ley, el propio gobierno, en palabras del ministro Viera-Gallo, estuvo dispuesto a que fuera a la comisión, pero parlamentarios de la izquierda -básicamente del PS-PPD- dijeron que no. Yo creo que eso fue una tontera, una estupidez, porque esto podría haber salido en forma bastante unánime, con mucho más consenso. Pero por ambas partes no se pudo y esa es la razón por la cual preferí no votar.



- Pese a eso usted ya adelantó que votará favorablemente la Convención de la ONU.
- Así es. Y pareciéndome razonable avanzar también en suscribir la Convención Interamericana, el gobierno nos plateó la posibilidad de avanzar en la de las Naciones Unidas, ya suscrita por más de 120 países y cerca de 100 ya ratificados por sus Parlamentos. Esta sí tiene normas que explicitan que no es retroactiva. Y aquí surge la primera pregunta: Creo que para que alguien no pueda calificar la defensa de los derechos humanos como algo político electoral hay que ponerse en todos los casos. Muchas veces yo he calificado de político electoral la defensa que hacen algunos sectores de izquierda, como que fueran los únicos garantes de la defensa de los derechos humanos, aunque no es así, ya que a partir de su propia ideología muchas veces se han atropellado gravemente los derechos humanos y por eso creo que no importa de qué color son las dictaduras.



Creo que si en materia de derechos humanos, aunque fuera retroactiva una ley de esas características, uno debiera decir... ¿Y si es retroactiva, qué? Porque en materia de desaparición forzada de personas, a mí también me gustaría preguntar en Cuba, y no me pueden decir las autoridades que no las hay, o si no hay detenidos -tal vez no desaparecidos-, pero sí detenidos hace muchos años por las ideas que profesan. Entonces, si yo quiero criticar eso o quiero criticar en China la persecución a los sacerdotes católicos y que desaparecen, o a los jóvenes que reclaman libertades; o en la ex Birmania, si yo quiero criticar esos atropellos a los derechos humanos, me tengo que poner en todos los casos. No tengo respuesta para esta inquietud, pero creo que en general las leyes para dar certeza jurídica a los países, los convenios que se suscriben, incluso en materia de derechos humanos, deben ser siempre no retroactivos, pero me pregunto ¿Y si fueran? No debiera pasar nada.



- ¿Entonces usted no hubiera tenido problemas para ratificar el Convenio Interamericano, pese a que a la mayoría de los parlamentarios de su sector les preocupaba el tema de la retroactividad?
- Yo no tengo problema porque entiendo, incluso lo dijeron los diputados Antonio Leal y Tucapel Jiménez, que cuando uno suscribe un convenio o promulga una ley, salvo que diga expresamente que rige desde un período anterior, siempre va a regir desde el minuto en que es aprobado, suscrito o ratificado en el caso de los tratados y los convenios. Por lo tanto, eso me deja tranquilo.



- ¿En su caso, lo complica que una convención fuera retroactiva?
- No tengo una respuesta taxativa para eso. Mi aproximación es que 'y si fuera, ¿qué?' Eso también importa una visión de futuro, porque en algunos casos permite cerrar heridas, cerrar duelos, hacer justicia... Lo que yo he dicho muchas veces es que este es un país aún joven donde, según las cifras del 2002, el 60% de los chilenos tenía menos de 40 años y el 50% de los chilenos no había nacido el '73. No estoy diciendo que eso signifique borrar de nuestra memoria lo doloroso que fue un período de nuestra historia, pero sí en la defensa de los derechos humanos no sólo nos debemos quedar en la defensa de primera categoría, como son los derechos civiles y políticos, sino también los económicos y los sociales.



Debate interno



- ¿Su postura es claramente minoritaria en la UDI eso lo complica?
- Para nada. Yo creo que en la UDI hemos hecho poco ejercicio de discutir estos temas, con un paréntesis: Creo que hicimos un gran ejercicio el año 2003 y dejamos de hacerlo. No hemos sido sistemáticos con eso que hicimos el 2003 con una comisión que trabajó durante meses...



- Con Pablo Longueira a la cabeza.
- ...Era como natural que la UDI diera ese paso y lo dejamos de hacer, lo dejamos de hacer porque encontramos que era natural nuestra aproximación y nuestra participación, a partir de eso, en la propia comisión (del Congreso). Nadie puede desconocer nuestra activa participación en sacar leyes, en el tema del instituto, la institucionalidad nosotros la pusimos sobre la mesa -hay un párrafo expreso en nuestro documento que habla de institucionalidad-, yo siento que de ahí nace el instituto que lo recoge el ex Presidente Ricardo Lagos.



Como era algo natural y ya estábamos ahí no seguimos avanzando y el tema de los derechos humanos es un ejercicio que hay que hacer en forma permanente. Y creo que esta opinión que puede parecer minoritaria o que somos pocos los parlamentarios que estamos dispuestos a avanzar no es así. Hay materias de carácter político donde uno, aunque sea impopular, tiene que mantener una posición, pero hay otras en las que tiene que avanzar y ojalá convencer y convocar a otros dentro de la UDI de que el tema de los derechos humanos es un tema permanente, que es un tema de todos. Porque si nosotros no hacemos nada, queda como que los únicos garantes son aquellos que en otros países por sus propias ideas han asesinado a millones de personas.



- ¿Qué opinión le merece el hecho de que paralelamente a sus actividades altos dirigentes de su partido, como el presidente Hernán Larraín, sostengan que no van a ratificar ningún convenio en esta materia hasta que en Chile exista una legislación acorde que tipifique delitos como los de lesa humanidad, genocidio y desaparición forzada?
- Es una opinión respetable y respetada, yo lo he hablado con el senador Larraín, y yo creo que sin perjuicio de avanzar en la tipificación de nuevos delitos en materia de derechos humanos en la legislación chilena, uno no puede desconocer que no somos una isla en el concierto internacional -Chile no sólo se abre al mundo en materia económica, sino también política- y los partidos que piensan como nosotros han dado pasos importantes, porque han vivido procesos muy similares. Nosotros no podemos estar ajenos a eso y una cosa no obsta la otra. Sin perjuicio de ratificar estos convenios, la posición y la opinión de algunos parlamentarios de la UDI es posible y se puede avanzar siendo incluso preactivos.



- ¿Cómo?
- Yo creo que un paso que podríamos dar nosotros es que mientras suscribimos convenios en materia de derechos humanos, también podríamos plantear en nuestra legislación penal la tipificación de los delitos de lesa humanidad y genocidio, tenemos iniciativa para eso y creo que es un desafío.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)