miércoles, 19 de septiembre de 2018 Actualizado a las 18:19

Gestiones por condena a repres

A los parlamentarios también les llevaron el "cuento chino"'

por 4 febrero, 2008

El mismo día que Liu Yuquín se junto con el subsecretario Van Klaveren concurrió a saludar, junto al resto del cuerpo diplomático, al senador Adolfo Zaldívar. Allí aprovechó de conversar con algunos legisladores a quienes les pidió "ablandar" el tono de la condena a las violaciones de los derechos humanos en el país del Dalai Lama.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pocos se extrañaron en el mundo diplomático por lo "tibia" que fue la declaración del Gobierno chileno respecto a la represión china en el Tíbet. En la nota, donde si bien se lamentaron los hechos de violencia en esa región, nunca se habló de violaciones a los Derechos Humanos y además se repitió el mantra que más agrada a la política exterior de Beijing: reconocer la unidad de China.



El lunes pasado El Mostrador reveló las presiones de ese gobierno, a través de su embajadora, para que la Cancillería adoptara dicha línea, so pena de que el viaje de Bachelet al país asiático, programado para el 11 de abril próximo, sufriera algún percance. Y si bien la Cancillería niega que existieran dichas presiones (Ver carta al director), sí reconocen que el subsecretario de la cartera, Alberto Van Klaveren, se reunió con la diplomática el 20 de marzo pasado, tal como lo contó este medio.



Fuentes diplomáticas, sin embargo, precisaron que hay "gestos" o "gestiones" que se pueden hacer por parte de un país para dar a conocer su posición y ello es lo que efectuó la embajadora con el subsecretario y con un grupo de parlamentarios, el mismo día 20 de marzo. Ese día, la representante china también concurrió, junto al resto de los diplomáticos acreditados en Chile, a la sede del ex Congreso a saludar al nuevo presidente del Senado, Adolfo Zaldívar.



Allí aprovechó de hablar con algunos legisladores, a los que después intentó telefonear. Si bien no logró comunicarse con el diputado Esteban Valenzuela, si tuvo suerte con el senador Roberto Muñoz Barra (PPD), presidente de la comisión de Relaciones Exteriores, así como con el senador socialista Jaime Naranjo, quien es uno de los autores del proyecto de acuerdo que condena los hechos de represión en el Tíbet.



También telefoneó al diputado Marco Enríquez-Ominami, quien es autor junto a Valenzuela del proyecto de acuerdo que rechaza la violación a los derechos humanos en esa zona del mundo. "Me llamó para que nos juntáramos. Yo me junto con todos quienes me piden audiencia, pero hasta el momento no me la ha solicitado", cuenta Enríquez Ominami.



La diplomática le pidió a los legisladores que no se emitieran opiniones en el tema del Tíbet e intentó que se tratara de "ablandar" el proyecto de acuerdo en ambas Cámaras. "Frente al tema del Tíbet, el país tiene que dar una opinión diplomática a la altura de los compromisos internacionales", señalaron fuentes parlamentarias, las que reconocen que la declaración del Gobierno se "hizo relevando el poder económico del país asiático".





El pragmatismo de Tarud



Una opinión discordante tiene el ex embajador en China y actual diputado Jorge Tarud (PPD), para quien la postura gubernamental es "correcta" al lamentar los hechos porque "las condenas a China nunca han servido de nada".



Dice que el régimen de Beijing "está abierto al diálogo sobre los derechos humanos con Chile. Cuando fui embajador así lo manifesté plenamente a través del ministro de Justicia y del de Relaciones Exteriores". Tarud opina que los chinos están preocupados de que se "puedan llegar a boicotear los juegos olímpicos", programados para Agosto próximo.



Requerido si en la declaración de Chile se privilegia lo comercial en desmedro de los derechos humanos, dijo que "no es que prime más, estamos preocupados, pero hay que conocer los códigos chinos".



Esto pues históricamente nunca Chile ha condenado las violaciones a los derechos humanos que se producen en el Tíbet. Todos los gobiernos, desde Allende en adelante, incluyendo al anticomunista régimen de Pinochet, han cuidado pragmáticamente las excelentes relaciones con la potencia asiática. De hecho, ningún gobierno ha recibido oficialmente al Dalai Lama, pese a que algunos ministros sí le han otorgado audiencia en forma privada.



En fuentes diplomáticas no ven que en un futuro próximo tampoco se llegue hacer una condena a China por las violaciones a los derechos humanos, porque "nuestro país depende mucho del gigante asiático", que no por nada nuestro principal socio comercial.



____

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV