El complejo escenario político de Mónica Jiménez - El Mostrador

Jueves, 14 de diciembre de 2017 Actualizado a las 05:26

LGE en el Parlamento

El complejo escenario político de Mónica Jiménez

por 12 junio, 2008

No juegan a su favor las fricciones internas en la Concertación, ni el rechazo de la Alianza a las indicaciones gubernamentales ni tampoco las constantes movilizaciones de pingüinos y profesores. Menos aún, la confusa sombra del ministro Viera Gallo.

El peor escenario para un ministro debutante es el que le ha tocado a la titular de Educación, Mónica Jiménez.



Porque incluso para el más avezado político ocupar el cargo de un secretario de Estado recién destituido -situación inédita luego de la vuelta a la democracia- y asumir la difícil responsabilidad de poner orden en el bullado desbarajuste en el Mineduc, es un hueso duro de roer.



Más aún si su debut en el puesto se ve marcado por el difícil trance que atraviesa el proyecto de la Ley General de Educación (LGE), vilipendiado desde diversos flancos, incluyendo voces parlamentarias de la propia alianza gobiernista.



Este contexto, unido a su poca expertise en las altas lides políticas, han marcado las negociaciones que ha debido enfrentar la ministra Jiménez en torno al polémico proyecto.



No obstante, la opinión generalizada es que ha logrado ir sorteando, hasta ahora, uno a uno, sus principales obstáculos.



Error inicial y experiencia



Para uno de los parlamentarios del bloque aliancista de la Cámara de Diputados, el primer error político de Jiménez, en relación con el proyecto que reemplaza a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), lo cometió en la Comisión de Educación de la Cámara Baja, cuando -recién asumida- dijo que una de sus prioridades estaba en la educación pública. Porque, a su entender, esto abrió la puerta para que los parlamentarios "rebeldes" de la Concertación, liderados por Carlos Montes (PS), incluyeran las conflictivas indicaciones al acuerdo. "Creo que lo hizo sin querer, pero le dio la carta a Montes para que iniciara el debate actual", explica el aliancista.



Aunque en su conglomerado reconocen que es una mujer muy preparada técnicamente, "en esto se vio sobrepasada por el tema político. Es tan técnica que se ve que tiene carencias políticas, a diferencia de Yasna Provoste, que era todo lo contrario".



Una visión similar tienen parlamentarios oficialistas y expertos del mundo académico, que reconocen en ella a una profesional con amplios conocimientos del área educacional, pero que le falta relacionarse a nivel político, sobre todo al interior de las colectividades y con los presidentes de los partidos. Y también en la relaciones personales y directas con los parlamentarios.



Su poca experiencia en roles políticos ha sido tema de conversación entre las distintas colectividades. Y la conclusión general es que, a pesar de ello, ha podido manejar la coyuntura. Incluso, según detalla la diputada Carolina Tohá (PPD), hubo situaciones en que "pensé que no iba a dar abasto", como cuando tuvo que manejar reuniones de la Comisión de Hacienda, luego de la cadena de indicaciones, o cuando lo de la inclusión de la indicación sobre la educación pública, pero "tuvo gran flexibilidad y criterio para jugársela por la idea a pesar de los riesgos".



En tanto, un diputado DC considera que Jiménez no la ha tenido fácil, porque además de la compleja situación que le tocó, y su poca experiencia, hay que agregar las erráticas señales de La Moneda y el protagónico rol jugado por el secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera Gallo.



"Están Viera Gallo y (la ministra de) Educación arbitrando un tema: hay dos voces en la materia y eso no es sano", porque aunque "él ha manejado las relaciones con el Congreso, siempre la última palabra debe tenerla Educación y en este caso cada ministerio ha tenido matices distintos del mismo problema y eso genera confusión al interior de la Concertación", explica el falangista.



"Necesitamos una sola cabeza al frente: o el tema lo encabeza la ministra o Viera Gallo, no cabe una condición bicéfala", asegura el presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Alta, Alejandro Navarro (PS).



Diálogo social



Otro punto flaco en la gestión de Jiménez es, a ojos del senador Navarro, el distanciamiento con los movimientos sociales, representados por los pingüinos y los profesores, que llamaron a un nuevo paro nacional el próximo lunes.



El senador recuerda que a los pocos días de que Jiménez asumiera el cargo, se reunió con los parlamentarios concertacionistas donde se comprometió a sociabilizar y debatir en público el tema de la LGE.



Y si bien efectivamente la población se ha enterado de las decisiones y acciones al respecto, "que no haya conversado con estudiantes y profesores revela una visión desde el mundo privado donde ordenas, controlas y sancionas. Y donde la relación con los subordinados se hace a través de relaciones formales y jerarquizadas, lo que no es así en el mundo de la política", enfatiza el socialista.



A pesar de esto, un ex miembro del consejo asesor de Educación de la Presidencia, estima que hay disposición y flexibilidad de Jiménez al diálogo, ya que según él "no le teme a la conversación".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)