Los pingüinos dan clases y se le juegan por un plebiscito - El Mostrador

Domingo, 17 de diciembre de 2017 Actualizado a las 13:01

Consulta nacional sobre la LGE

Los pingüinos dan clases y se le juegan por un plebiscito

por 26 junio, 2008

Si bien la acción colectiva no tendrá vinculaciones legales, se encarga de acentuar aún más el divorcio entre las demandas ciudadanas de base y los pactos políticos cupulares. Marcando nuevamente un hito, el movimiento estudiantil desborda los marcos de la representatividad tradicional e instala un cuestionamiento profundo al discurso del gobierno ciudadano.

Las movilizaciones y paros convocados por los pingüinos, en esta suerte de segundo tiempo del movimiento iniciado en 2006, suman una nueva fórmula de presión al amplio rechazo generado por la aprobación en la Cámara Baja de la Ley General de Educación (LGE), acordado entre la Concertación y la Alianza.



Y aunque un plebiscito no es una herramienta que en Chile pueda ser utilizada como forma de consulta ciudadana, lo que quedó establecido en la Constitución de 1980 heredada de Augusto Pinochet, los estudiantes decidieron apostar por esta vía.



La definen como una consulta ciudadana estudiantil, cuyo objetivo es constatar si la sociedad valida o no el sistema educacional representado por la LGE, pronta a ser discutida en el Senado. Pero también incluye otras preguntas relativas al tema.



"En la Concertación y la derecha se habla de pacto social y lo que buscamos es mostrar que ese acuerdo social no existe y es sólo político. Así veremos la posición real de la gente", explica el vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Universitarios y Secundarios (Aceus), Amador Sepúlveda.



Además de esta organización, la iniciativa cuenta con la adhesión de otros movimientos, como la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y la Asamblea Nacional de Estudiantes Secundarios.



De esta forma, el próximo 2, 3 y 4 de julio, se buscará dar vuelta la mano a la escasa participación ciudadana que perciben los jóvenes, que no se sienten representados por el modelo actual. Con esto estamos "apuntando a este pseudo gobierno ciudadano para hacer valer el derecho a opinar y decidir por nosotros mismos", asegura Sepúlveda.



Y aunque saben que legalmente esta opción no tiene ninguna validez, lo interpretan como una forma de hacer valer su posición y reforzar el valor de la opinión desde las calles. Por ello, hoy entregarán una carta a la Presidenta Michelle Bachelet invitándola a sumarse y participar en la Consulta.



Un fenómeno "interesante"



Como un fenómeno social interesante, define el columnista Juan Guillermo Tejeda la consulta auspiciada por los pingüinos, porque considera que refleja que "a los chiquillos les cargan los políticos. Pero en el fondo ellos deciden las leyes, y los jóvenes están tratando de reemplazarlos con una especie de sistema de plebiscito paralelo".



Y adelanta que no cree que tenga gran resultado, pero "me gusta porque responde a una especia de insatisfacción con la credibilidad o coherencia del sistema político respecto a la educación pública. Los chilenos no estamos haciendo bien la tarea en ese ámbito, lo que a ellos no les gusta, y por supuesto alegan".



El sociólogo e investigador de la Universidad Diego Portales, Arturo Arriagada, coincide con Tejeda al considerar la "medida interesante, pero que tiene que tener impacto en la clase política para lograr cambios en la LGE".



Pero más allá de eso, opina que los estudiantes "no han sido capaces de explicar las diferencias entre LOCE y LGE, ni de proponer nuevas instancias de educación. Lo único que he entendido es que quieren educación gratuita y participar en la confección de los planes curriculares".



Lo que no es compartido por los alumnos. Sepúlveda explica que gran parte de quienes participaron en el movimiento pingüino hace dos años eran dirigentes "menores" que hoy continúan en el movimiento, lo que genera una "continuidad histórica". Y que la diferencia radica en que "en 2006 fuimos niños que creímos en las propuestas de las autoridades, pero hoy somos jóvenes que creemos en nosotros mismos. Y tenemos propuestas fuertes para mejorar la educación".



País de contradicciones



Pero más allá del fenómeno en cuestión, Tejeda considera que existe un doble estándar radicado en que muchos jóvenes no se inscriben en el registro electoral porque consideran que votar es "una lesera", y al no hacerlo la derecha saca una cantidad de adhesiones por encima de su realidad sociológica. "Y en parte es responsabilidad de quienes no votan. Y ellos mismos hacen un plebiscito no utilizando los mecanismos democráticos".



Al respecto, el vocero de Aceus asegura que efectivamente en "la masa juvenil existe mucho rechazo a la clase política, lo que se expresa en que no votan. Pero no por falta de interés, sino porque ven que no es válida ni representativa. Nosotros queremos tener capacidad de decidir".



Pero Tejeda no sólo achaca este fenómeno a los estudiantes, sino a la ciudadanía en general. "A nivel de los 16 millones de chilenos casi la mitad va a votar por Piñera, que no respalda la educación pública. Y aunque hay nostalgia de ella, que tuvo un sello muy bueno en la tradición nacional, a la hora de ejercer el voto eso no se expresa con claridad".



Al mismo tiempo, considera que esta actitud tiene un germen de mal funcionamiento, radicado en que el sistema de articulación de políticas públicas es anárquico. Según su visión, finalmente el que saca más gente a las calles saca más leyes - como el caso de la huelga de camioneros y el acuerdo en torno al Fondo de Estabilización del Precio de los Combustibles (Fepco) - básicamente porque en el Parlamento no están representados todos los grupos políticos a raíz de que hay alteraciones por el modelo concensuado entre la Alianza y la Concertación.



Y sobre todo, apunta a que existen acuerdos políticos que dejan de lado la educación pública, y existe un "pinochetismo operativo que hace difícil e inconstitucional generar herramientas de largo plazo para darle el rol que corresponde. Por eso no es raro que desde los movimientos sociales se exprese malestar".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)