¿Sabes más que un alcalde sin IV Medio? - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 10:03

La polémica por los nuevos requisitos legales

¿Sabes más que un alcalde sin IV Medio?

por 28 julio, 2008

Instalado el tema de la escolaridad de los candidatos, la pregunta es cuánto contribuye a su mejor desempeño y eficiencia el haber completado la enseñanza formal. Una pregunta que nadie logra responder a cabalidad, pero que si deja claro que la normativa que comienza a regir desde esta elección busca fórmulas para mejorar la calidad de una política cuyo prestigio viene en picada hace rato.

La entrada en vigencia de la normativa que establece que los candidatos a una alcaldía deben tener cursado el IV año de enseñanza media ha provocado múltiples reacciones. Mientras algunos acusan que se está haciendo aprovechamiento electoral de la medida, otros hacen un cuestionamiento político más profundo. A sólo horas de que se cumpla el plazo para la inscripción de las plantillas electorales, la incógnita es hasta qué punto esta reglamentación contribuye, o no, a mejorar la calidad de la política, atributo puesto cada vez más en duda tanto por la opinión pública como por los propios interesados.



Desde todos los sectores coinciden en que la calidad de la política ha ido en franca decadencia, desde el regreso a la democracia. Pero nadie ha encontrado la fórmula para revertir este proceso. Si normativas como la que comienza a regir para los candidatos a alcaldes es un aporte en tal sentido es difícil de sopesar, dado que según analistas de la Alianza y la Concertación la formación de un líder o dirigente político no sólo pasa por la estructura formal.



Aún más, a juicio del analista del Instituto Libertad José Miguel Izquierdo, "el surgimiento de representantes que no tienen completa su formación académica no es más que la reproducción de la desigualdad social que ya existe en Chile y que es reconocida ampliamente por todos los sectores". Pero aclara que "no se puede reproducir la desigualdad en los requisitos que exigen las leyes".



En este contexto, las exigencias que se les hacen a los candidatos tienen que ver con las capacidades que debe tener el representante para cumplir con las funciones que determinado cargo le exige, dice Izquierdo. Lo que está directamente relacionado -agrega- con que la crítica que la ciudadanía le hace a los políticos es más bien a la eficacia, o falta de ella, con que desempeñan sus funciones.



Por lo que, en su opinión, un candidato no es mejor por el sólo hecho de cumplir con la normativa vigente y los requisitos que ésta le impone. Ello, porque existen otros conceptos de índole valórica que deben ir aparejados al aspecto formal. En este sentido, cuando plantea que lo ideal es que no se reproduzcan las desigualdades en los requisitos que exigen las leyes, apunta a que es "el sistema el que debe hacerse cargo de que las generaciones actuales tiene deficiencias que impactan sobre la eficacia".



A partir de esta premisa, añade, se hace necesario provocar un reemplazo en las generaciones, lo que en terminología política apunta al tan mentado tiraje a la chimenea,pero que en términos concretos es cada vez más difícil de materializar.



Mayor democratización



Para el panelista del programa Estado Nacional, Jorge Navarrete, si bien puede ser "efectivo que una mayor preparación académica puede redundar en un mejor desempeño" y que muchas características del liderazgo tienen que ver con este requisito, también es cierto que privilegiar la educación formal puede dejar de lado otros aspectos importantes y necesarios para postular a cargos de elección popular.



Ello, porque a su juicio, "el liderazgo político tiene que ver con pocas cosas que se sacan o aprenden de la instrucción formal", por lo que insta a no "sacralizar" necesariamente la educación formal. Entre otras cosas, porque desde su punto de vista los candidatos a cualquier cargo de elección popular debieran pasar por experiencias de educación informal que podrían ser más importantes para desempeñar el puesto.



Si bien Navarrete coincide con Izquierdo en que el hecho de que aún haya candidatos, en este caso a las elecciones municipales, que no tienen su licencia de enseñanza media completa implica, de alguna manera, una extensión a la desigualdad que existe en el país, cuestión que también se puede mirar desde una perspectiva positiva para la democracia chilena.



Para el analista "habla bien del sistema democrático estar integrado por personas que representan todas las realidades sociales" y que "muestra una mayor democratización" el que se incluya en el proceso a personas que no han tenido las mejores oportunidades.



"Levantemos el nivel"



Uno de los parlamentarios que ha defendido a brazo partido la normativa de exigir el IV medio a los candidatos a alcalde es el senador Hosaín Sabag (DC). Él estima que a estas alturas de la modernidad, "un alcalde que no tenga cuarto medio perjudica el desarrollo del municipio, dada la complejidad de las tareas que actualmente debe desempeñar".



Ello, sobre todo tomando en consideración que un jefe comunal debe velar desde el municipio por materias tan complejas como la Educación y la Salud que tiene a su cargo, según nuestra legislación.



Incluso, a modo de ejemplo, plantea que en estos tiempos a una persona que aspira a ocupar un cargo de auxiliar en una escuelita rural entre los requisitos que se le exigen para postular al cargo es que tenga su licencia de enseñanza media; entonces, dice Sabag, cómo no se le va a pedir a quien está a cargo de la municipalidad al menos el mismo nivel de estudios. A su juicio parece una situación incongruente.



Para Sabag esta misma norma debiera correr también para los concejales, para que hubiera un nivel parejo entre quienes deben ejercer tan importante rol a nivel comunal.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)