martes, 17 de julio de 2018 Actualizado a las 07:53

Con esto se busca la estabilidad y la paz en el país altiplánico

Bachelet convoca a presidentes de Unasur a reunión de emergencia por Bolivia

por 13 septiembre, 2008

La crisis que atraviesa actualmente el país altiplánico ha motivado la preocupación en toda la región, por lo que la mandataria dijo que es necesario el encuentro para acercar a las partes y apoyar los esfuerzos del gobierno y el pueblo boliviano en pro de su ''proceso democrático, de la estabilidad y la paz''. Por su parte, el enviado en Bolivia del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Vegard Bye, estimó que una hipotética guerra civil ''no es muy probable'', aunque calificó la

La presidenta, Michelle Bachelet, anunció este sábado que convocó a una reunión de emergencia a los presidentes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) para analizar la crisis política que afecta a Bolivia.

Bachelet, presidenta pro-témpore de Unasur, dijo a los periodistas que la reunión se concretará "el lunes después de almuerzo" en Santiago e indicó que el mandatario de Bolivia, Evo Morales, con quien dijo haber conversado anoche, "verá si hay condiciones" para poder asistir.

"El lunes buscaremos las medidas, no queremos permanecer impávidos ante una situación que nos preocupa", dijo Bachelet, quien precisó que resolvió convocar a la reunión después de dos días de contactos permanentes con sus pares de la región y de haber conversado "anoche muy tarde" con Evo Morales.

También afirmó haber mantenido un contacto permanente con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

Según Bachelet, la reunión del bloque, anticipada anoche por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, es necesaria para ver cómo adoptar "una actitud positiva, constructiva, que permita acercar a las partes y apoyar los esfuerzos del gobierno y el pueblo boliviano en pro de su proceso democrático, de la estabilidad y la paz".

Respecto a cuántos y qué presidentes llegarán a Santiago el lunes, Bachelet se excusó de adelantar los datos, que dependen "de las situaciones en cada país", pero aseguró que habrá "un número importante" de jefes de Estado o de sus representantes en la reunión.

La convocatoria "da cuenta de la preocupación de todos los presidentes de la región, que queremos una Bolivia en paz, con su desarrollo democrático respetado", añadió la mandataria.

"Es nuestra tarea, como Unasur, ya que hemos creído al conformarla que la integración y la unidad de los pueblos y de los gobiernos es necesaria, y también cuando hay un proceso de esta naturaleza queremos poder ser un factor de ayuda", concluyó.

El bloque suramericano está integrado por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guayana, Perú, Paraguay, Surinam, Uruguay y Venezuela.

La ONU no cree en una guerra civil

En tanto, el enviado en Bolivia del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Vegard Bye, estimó que una hipotética guerra civil "no es muy probable", aunque calificó la situación del país como "preocupante".

"La situación es tan preocupante que la gente tiene miedo", dijo Bye en declaraciones a Efe, tan solo horas después de que el Gobierno de Evo Morales declarara el estado de sitio en la región norteña de Pando por la ola de protestas de la oposición autonomista.

Según Bye, a pesar de que en los enfrentamientos entre oficialistas y opositores ha habido al menos nueve muertos en Pando, en Bolivia "no están dadas las condiciones para una guerra civil" por lo que estima que es una "perspectiva no muy probable".

El funcionario de la ONU señaló que, tras reunirse con líderes opositores de Santa Cruz y algún sector afín al oficialismo, estima que existe un "claro interés en el diálogo y en buscar una solución al conflicto".

"Noto más voluntad que en las últimas semanas", dijo Bye y lo atribuyó a que, según él, "parece que después de los incidentes trágicos de ayer en Pando hay más interés de las partes en sentarse.

"En Bolivia, hay una cierta pauta de que cuando hay muertos aumenta la voluntad de diálogo", opinó.

Tras dos días de trabajo en el departamento de Santa Cruz, feudo de la oposición, Bye describe la crisis boliviana como una "confrontación entre regiones, entre el altiplano y las tierras bajas, y entre grupos étnicos".

"Estamos viviendo en gran medida una confrontación entre grupos étnicos y eso es lo que más preocupa", apuntó el diplomático.

Bolivia vive sumida en una ola de protestas de la oposición autonomista que comenzó hace dos semanas con bloqueos de carreteras y ha acabado con la toma sistemática de instituciones estatales en las regiones gobernadas por la oposición.

El enviado de la ONU calificó de "totalmente inaceptable" la toma de instituciones por la fuerza, cosa que ha sucedido en los últimos días ante la pasividad de los prefectos opositores.

Sin embargo, precisó que su institución "no adopta posición con el proceso autonómico", una de las razones que más enconado tiene el debate entre el gobierno y los autonomistas.

Bye explicó, además, que la ONU hasta ahora "había estado un poco al margen" del proceso boliviano, pero que se ha activado su trabajo por "la demanda cada vez más clara de que juegue su papel en la parte política y en la parte humanitaria".

"Estamos dialogando con las partes en conflicto para ver exactamente en qué puede consistir" el rol de la ONU en la crisis boliviana.

EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV