El maletín secreto del caso Registro Civil - El Mostrador

Sábado, 20 de enero de 2018 Actualizado a las 17:02

Imputado grabó a otro a proposición de la Fiscal

El maletín secreto del caso Registro Civil

por 6 enero, 2009

El empresario Flavio Venturini accedió a registrar con una cámara oculta proporcionada por la policía al "gestor de negocios" Danilo Rivas, en un encuentro ocurrido el 20 de octubre en el patio de comidas de la Galería Imperio. En la oportunidad, este último le indicó que culpara a un ejecutivo de Tata de haberle entregado un acuerdo de negocios que habría sido el inicio de un presunto acto de corrupción destinado a recibir comisiones que serían desviadas para pagar favores políticos.

La fiscal Centro Norte Alejandra Godoy, que lleva la investigación por los supuestos actos de corrupción en una licitación de US$ 80 millones en el Registro Civil, logró una prueba que podría llegar a resultar clave para engarzar el tinglado que involucra al ex director del organismo Guillermo Arenas y a los ejecutivos de la multinacional india Tata y que los tiene ad portas de enfrentar un juicio.

Y es que Godoy accedió -previa autorización judicial- a que uno de los imputados en la causa, el empresario Flavio Venturini, grabara a otro inculpado, el "gestor" de negocios Danilo Rivas, con una cámara oculta en un maletín, al estilo de un agente encubierto. De allí obtuvo un diálogo que configura nuevas sospechas sobre las intenciones que hubo detrás de la licitación que ganó Tata a principios de este año para modificar la plataforma informática del servicio de identidades.

Pero antes de que Venturini registrara clandestinamente a Rivas, hay una historia de señales, cambios a última hora de "puntos" de reunión, gestos e intentos de imputar hechos falsos a ejecutivos de Tata, como también coordinaciones entre imputados para evitar la acción de la justicia y que revela en exclusiva El Mostrador.cl, luego que la fiscal levantara el secreto que pesaba sobre la misma.

Los hechos tienen como antecedente una declaración anterior prestada por Venturini, donde describe una comida en la que participó en septiembre de 2006 en la casa de Arenas, donde participó Rivas y el entonces presidente de Tata para Chile, Henry Manzano, donde se habría gestado un esquema "para pagar favores políticos".

El sobre sellado

El pasado 14 de octubre, a eso de las 10.00, el empresario Flavio Venturini se sorprendió. A su oficina llegó un desconocido, que le entregó a su secretaria dos sobre sellados. Cuando los abrió y los leyó, decidió romperlos en el acto. En uno de ellos estaban los antecedentes comerciales de su empresa, mientras que en el segundo había una declaración hecha por Rivas ante los detectives de la Bridec un día antes. Pero Venturini se arrepintió, los sacó del papelero, los introdujo en otro sobre y se los entregó a la fiscal Godoy.

Los documentos en cuestión se los había allegado Venturini al propio Rivas en 2006, con la finalidad de  generar futuros negocios. De allí que se sorprendiera con lo que estimó era una clara señal de que debía guardar silencio.

El mismo día a las 11.00, un segundo sujeto, Hugo Voisín, llegó hasta la oficina que Venturini mantiene en la calle Huérfanos y le señaló que Rivas lo esperaba en el estacionamiento. Sin embargo, Venturini se negó al encuentro, avisándole a la fiscal, quien le indicó que pidiera una nueva reunión con Rivas, con el objeto de saber qué buscaba el otro imputado. Y así lo hizo.

El próximo "punto" quedó agendado para el 16 de octubre a las 17.00 en un aparcadero ubicado en Miraflores con Merced, al más puro estilo hollywoodense. Pero el día en cuestión no hubo reunión, pese a la insistencia de Venturini.

Nuevamente llegó otro sujeto desconocido a la oficina de este último, dejando a la secretaria otro sobre, esta vez con la declaración que prestó Rivas ante la fiscal.

Al día siguiente, Voisin llamó nuevamente a Venturini, señalándole que el lunes 20 de octubre se reuniría con Rivas, pero que le confirmaría sólo momentos antes de la cita el "punto".

La fiscal Alejandra Godoy, entonces, vio una oportunidad para obtener más pruebas para su ya compleja investigación y le propuso a Venturini que grabara el encuentro. Este accedió.

El maletín

La fiscal informó de inmediato a su detective de confianza de la Bridec, Cristián Lobos, y se armó la "operación". Consiguieron un maletín que tenía en su interior una cámara con micrófono para grabar a Rivas.

Aquel lunes, Venturini esperaba en su oficina, no sin el lógico nerviosismo que produce realizar un acto que puede ser descubierto por el interlocutor.

Las horas transcurrían hasta que a eso del mediodía llegó Hugo Voisín, señalándole que el lugar elegido era el patio de comida que se ubica en el segundo piso de la Galería Imperio, a pasos de la oficina de Venturini.

Una vez en el lugar se inició un diálogo, según averiguó este diario, que le permite a la fiscal Godoy configurar nuevas sospechas del verdadero conocimiento que Rivas tiene de un supuesto acto de corrupción, pero que resultó trunco, debido a que antes de ejecutarse, la plana mayor del Registro Civil debió renunciar por orden del Ministro de Justicia, Carlos Maldonado, en marzo pasado. Esto, luego de la denuncia que presentó la empresa Quintec, donde daba cuenta de que un asesor del servicio de identidades para la licitación -Andrés Contardo, hoy formalizado por revelación de secreto- trabajaba como "doble agente" para Tata.

Venturini inició la conversación y le explicó había leído las declaraciones que le llegaron a la oficina, pero que no estaba de acuerdo con parte del contenido, básicamente porque Rivas sabía que habría comisiones una vez concretado el negocio y que éstas que se repartirían.

Rivas lo negó, pero Venturini le recordó que el acuerdo de negocios se lo había enviado en un pendrive. Las versiones de uno y otro iban y venían. El primero le dijo al segundo que bajara el tono de la voz porque estaban en un lugar público y hubo miradas por si había "moros en la costa".

De pronto Venturini retruca y le enrostra a Rivas que, si no fue él quien le entregó el acuerdo de negocios, entonces quién más pudo haberlo hecho. Este último picó el anzuelo y le dijo que le declarara a la fiscal que había sido Andrés Tupper, el ex gerente comercial de Tata, imputado en la causa y querellado por cohecho por el Consejo de Defensa del Estado (CDE).

Pero Rivas pasó a la ofensiva y le indicó que no había nada de malo en un contrato, donde habrían comisiones por trabajos que se realizarían y donde el propio Venturini participaría creando del "diseño de solución" para la licitación de la plataforma informática.

Rivas le indicó que nunca trató siquiera de influir en el ex director del Registro Civil Guillermo Arenas, a quien conoce hace 40 años cuando ambos de la juventud cuando militaban en el Partido Radical.

"Por lo demás la reunión (de 2006) y el contacto entre Tata y Arenas no tiene nada malo, ya que yo estaba tratando de gestar un negocio y tu buscabas vender tus horas de consultoría", le recordó Rivas

A renglón seguido le insistió en que, cuando fuera a declarar ante la fiscal, no entrara en divagaciones, ya que la perseguidora no tenía nada en su contra, toda vez que estaba "coordinados" con los ejecutivos de Tata para testimoniar lo mismo.

Finalmente, Rivas sacó su última carta bajo la manga. Un papel donde tenía escritas tres instrucciones básicas, casi como si supiera que su interlocutor lo grababa.

-         Te van a usar (o te pueden usar) de señuelo.

-         ¿Te ha contactado la fiscal o alguien relacionado con la investigación?

-         ¿Te han ofrecido algún acuerdo?

Rivas tenía toda la razón para sospechar, porque Venturini ya tiene un principio de acuerdo con el Ministerio Público, para que suspender el procedimiento que pesa en su contra, aunque para ello primero la fiscal debe formalizarlo. Como se ve, una nueva complejidad en esta ya intrincada investigación.

Artículos relacionados

Caso Registro Civil: Multan a ex director del FBI que hacía investigación paralela para Tata  (05 de Enero de 2009)

Fiscal del caso Registro Civil pide al FBI hacer "radiografía" a 23 imputados (02 de Enero de 2009)

La secreta reunión de la fiscal con el jefe iberoamericano de Tata (09 de Diciembre de 2008)

Caso Registro Civil: Intercepción telefónica apunta a eventual financiamiento de campaña de Bachelet  (27 de Noviembre de 2008)

Insólito error de jueza abortó intercepción telefónica a ex ejecutivo de Tata (17 de Octubre de 2008)

Los correos electrónicos complican a director (s) de Registro Civil (26 de Abril de 2008)

 


 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)