jueves, 19 de julio de 2018 Actualizado a las 02:29

El coletazo menos evidente de la bajada de Insulza

El pésimo negocio del influyente Enrique Correa

por 6 enero, 2009

El ex generalísimo de Alvear y consejero de Lagos, se había transformado en el "lugarteniente" de Insulza con la firme misión de recomponer el eje PS-PPD. Con la influencia política en los gobiernos como el principal activo de sus negocios, el asesor de medios de comunicación, empresas de telecomunicaciones, eléctricas y del sector financiero, jugó su última carta en la presidencial del oficialismo, según algunos. Para otros, sin embargo, llegó el momento de recomponer la distante y lejana relación que históricamente ha tenido con Eduardo Frei.

El protagonismo del ex ministro Enrique Correa y dueño de la consultora Imaginacción en periodos presidenciales es absoluto. Su última y más abierta arremetida en los medios de comunicación fue a propósito de la candidatura de su amigo y ex correligionario en el mítico Mapu, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Correa se convirtió en el “lugarteniente” del “Pánzer”, encargado de rearticular el eje PS-PPD, luego del profundo quiebre entre Camilo Escalona y Pepe Auth, que se profundizó con el conflicto por las dos listas; la “Declaración de Concepción” entre democratacristianos y socialistas y las declaraciones del diputado y secretario general de la tienda, Marcelo Schilling, cuando afirmó que su partido no estaba en la línea de recomponer las relaciones con el PPD.

Correa movió sus piezas rápidamente. El mismo día que el ex mandatario Ricardo Lagos renunció a la carrera presidencial, comenzó a “chequear” los apoyos para Insulza dentro del PPD y a programar reuniones en las oficinas de su empresa, en un moderno edificio de Providencia. Por ahí pasearon parlamentarios y altos personeros concertacionistas.

En el PS sumó varios apoyos y tuvo mayor éxito que en el PPD, con la excepción del senador Carlos Ominami. En esa tarea colaboraron otros ex Mapu, como el senador Jaime Gazmuri y el ministro Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo.

Pero los intentos del asesor estrella fracasaron. La bajada de Insulza de la carrera presidencial terminó con su jugada. “Tenía las fichas puestas en todos los candidatos: Soledad Alvear, Ricardo Lagos y José Miguel Insulza”, comentan en el PS.

El escenario político actual para Correa no es el más conveniente. Su histórica relación, distante y lejana, con el senador Eduardo Frei -el más probable candidato que representará a la Concertación en las próximas presidenciales-, lo obligará a sacar a relucir todo su talento de lobbysta. “La influencia política en el gobierno es la base de sus negocios. Hoy está en el peor de los mundos”, comenta una alta fuente del PS.  

Los torpedos de Bachelet

Las derrotas de Correa en la arena política en el último tiempo han sido varias. Su calidad de miembro del grupo controlador de la Concertación lo obliga a asumir protagonismo en cada movimiento clave del oficialismo, porque está involucrado directa o indirectamente con todos los actores. Fue generalísimo de la campaña de Soledad Alvear, en momentos en que se enfrentaba con Michelle Bachelet y entonces para Correa no era tan importante “revivir” el bloque progresista. Uno de los episodios más recordados de la precampaña de 2005 fue la acusación por parte de Alvear de que Bachelet usó “torpedos” en el debate televisado que tuvo lugar en la localidad de Hualpén. Correa junto a Ricardo Solari, vicepresidente del PS y entonces jefe de comunicaciones de la actual mandataria, pusieron paños fríos y apagaron la polémica (muchos años antes, la misma noche del plebiscito del 5 de octubre de 1988, ya conocido el triunfo del NO, ambos decidieron cuadrar al PS con la candidatura de Patricio Aylwin para el 89’).

Cuando Alvear había decidido bajar su candidatura, con las encuestas en su contra, Correa hizo lo que mejor sabe y generó puentes para unirse al comando de Bachelet, pero esta ya lo tenía en su lista negra.

Para el también emisario de la OEA en Bolivia y Ecuador, las heridas con su partido, el PS venían abiertas desde el 2004, cuando debió renunciar a su militancia luego de ser cuestionado por diversos sectores del conglomerado, debido a su asesoría en favor del poderoso Consejo Minero en el período en que se tramitó el polémico proyecto de ley que buscaba un royalty para la minería.
 
Los que saben

Así como fue un gran consejero y operador de Patricio Aylwin en la campaña del 89’ y en el gobierno, también lo fue para Lagos Escobar y para Alvear. De hecho, cercanos comentan que estuvo entre quienes fueron consultados por Lagos cuando en noviembre del año pasado envió su carta desde Róterdam, y también en la posterior misiva de Insulza. Ahora, mientras el “Pánzer” le decía adiós a la aventura presidencial que nunca se atrevió a comenzar, Correa figuraba detrás de las cámaras de televisión escuchando atentamente la declaración de tres páginas leída en una concurrida conferencia de prensa.

“La bajada de Insulza no es gratis, puede que enfrentado a la necesidad de diferenciarse con Piñera, Frei no tenga en su círculo de confianza visible a Correa pero en temas electorales el talento es escaso en Chile. No sería raro que Frei apele a Correa, (Eugenio) Tironi, (Francisco) Aleuy, a los que saben”, comentan en el oficialismo.

La salud de la Concertación

Obsesionado con la salud de "la Concertación" como un bien superior, Correa apeló al bienestar común como argumento definitivo cuando le sugirió a Soledad Alvear bajarse de la campaña presidencial, al ver que sería incapaz de competirle a Michelle Bachelet. “Para él lo más importante es la Concertación”, recalca un cercano. Y cada tanto vuelve sobre el tema.

A mediados del año pasado, mientras arreciaban las críticas al manejo oficialista y en ciertos círculos se discutía la posibilidad no sólo de perder el sillón de La Moneda sino de dejar el poder repudiados como le pasó a Felipe González y el PSOE español, Correa se abrió a la tesis de la defensa del legado concertacionista. "Hicimos la transición más exitosa de Latinoamérica", fue el titular de una de entrevista que dio en julio de 2008. "El Estado ha sido capturado por intereses privados, corporativos y de grupos de poder", aseguró al poco tiempo en un seminario del Banco Santander, a la vez que el ex ministro, quien también es presidente del think tank laguista ProyectAmérica continuaba promoviendo la "colaboración público-privada" desde su consultora Imaginacción, con una cartera de clientes que van desde empresas de medios, de telecomunicaciones, financieras y eléctricas, entre otras.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV