Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:18

Habría comprado información al agente argentino detenido en Uruguay

Director de la ANI advierte sobre espionaje peruano ante Comisión de Inteligencia

por 23 marzo 2009

Director de la ANI advierte sobre espionaje peruano ante Comisión de Inteligencia
La sospecha expuesta por Gustavo Villalobos, se basa en que algunos datos que obtuvo el ex SIDE Iván Velásquez, interviniendo correos electrónicos de diplomáticos, ministros y empresarios chilenos, sirven mucho más a los vecinos del norte que a los propios argentinos. En ese sentido agregó además que "no hay que descartar a ningún servicio".

El director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Gustavo Villalobos, tomó su teléfono celular y lo apagó. Lo mismo hicieron -para evitar ser detectados e intervenidos- los miembros de la comisión de la Cámara de Diputados que fiscalizan al servicio, previo a la exposición que les dio respecto los alcances y vulneración de la seguridad nacional por parte del espía argentino Iván Velásquez -detenido actualmente en Uruguay- en cuyo notebook y pendrive se encontraron "hackeos" a más de una docena de correos electrónicos de diplomáticos y ministros chilenos.

Villalobos inició entonces su relato -del cual no queda registro escrito ni de audio- frente a los parlamentarios Mario Bertolino (RN), Eugenio Bauer (UDI), José Pérez (PRSD) y Renán Fuentealba (DC), aunque estos dos últimos se retiraron a los pocos minutos luego de haber dado el quórum a la sesión.

Eran cerca de las 17:00 cuando el jefe de la inteligencia civil entregó su informe, altamente detallado, respecto de cómo se estaba llevando el caso en Montevideo por parte de la jueza Graciela Gatti.

El análisis estaba basado en una gran medida en artículos de prensa que han aparecido en las últimas semanas, pero hubo algunos detalles que llamaron la atención de los presentes.

El trabajito paralelo de Velásquez

Y es que Velásquez no sólo operaba para el Servicio de Inteligencia del Estado argentino, SIDE, sino que habría trabajado en paralelo con una empresa dedicada a comprar información de defensa y empresarial.

Por esta razón indicó que no puede descartarse a ningún servicio detrás de estas operaciones, pero admitió que existen sospechas de que el espionaje peruano podría haberle comprado información a Velásquez no sólo militar, sino también empresarial, tomando en cuenta lo elevado y estratégico de las inversiones de nuestro país en Perú.

Parte de esa conclusión los especialistas de la ANI la obtuvieron a partir de fuentes cerradas en Uruguay -país al cual va y viene un enlace chileno- pero también porque la datos robados por el espía de los correos de algunos diplomáticos chilenos y empresarios, no apuntaban a los "países objetivo" de los argentinos, sino más bien era útil al país del Rímac.

La revelación de Villalobos llega en momentos en que Chile inicia el pleito legal en La Haya con Perú por los límites marítimos que ha enturbiado las relaciones entre ambos países. Además, le agrega un detalle adicional a este ya intrincado caso de espionaje que ha sido negado por el gobierno argentino a través de una nota diplomática enviada a la Cancillería el 3 de marzo pasado.

El día de la candidez

Las redes del espionaje peruano en Chile son de cuidado, reconocen en las Fuerzas Armadas. Parte de su estilo de producir información está basado en la vieja escuela soviética, y lo que vuelve más complejo de detectar a sus agentes en Chile es la amplia migración de los últimos años, sumada a los avanzados equipos de vigilancia electrónica.

Un caso que habla de las redes de los agentes vecinos, se produjo en 1995, en medio de la guerra peruano-ecuatoriana por la cordillera del Cóndor. En la oportunidad y debido a que Ecuador es un país paralimítrofe para los intereses estratégicos chilenos, hubo una secreta venta de armas y municiones.

Entonces un selecto equipo del Batallón de Inteligencia del Ejército (BIE) llevó los pertrechos al aeropuerto, según detalla un proceso judicial. Un día más tarde, el espionaje peruano filtraba a la prensa los detalles de esa operación comercial, aduciendo que su fuente provenía de Buenos Aires, Argentina. Algo que, por cierto, nadie creyó.

La investigación en Montevideo está recién comenzando. Periodistas argentinos y uruguayos consultados por este diario aseguran que Velásquez ha reconocido su "militancia" en el SIDE.

También ha trascendido que la jueza Gatti, habría sido sacada del caso, debido a su postura inflexible a que nadie tuviera acceso al expediente. Y esto, porque Uruguay, junto con ser la Suiza del espionaje sudamericano, es país paralimítrofe para Chile, donde los servicios secretos nacionales hacen contacto con los agentes argentinos reclutados.

Artículos relacionados

La estratégica respuesta argentina para negar a su espía detenido en Uruguay (20 marzo 2009)

Exclusivo: Los secretos que encierra la venta de armas de Chile a Ecuador (20 abril de 2006)

Exclusivo: la sorprendente historia de un agente secreto en Argentina (22 de junio 2004)

 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes