Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 00:57

Efedrina, el precursor de las "drogas de diseño"

La princesa del crimen organizado ya está en Chile

por 25 marzo 2009

La princesa del crimen organizado ya está en Chile
En el país hay un retraso para combatirla, pues las policías carecen de perros y tecnologías que detecten la sustancia. Los especialistas del Conace son pocos, no superan la docena de personas, aunque se esfuerzan por mantenerla a raya. Sibien la reacción de la autoridad ha sido oportuna, distintas fuentes ligadas a la lucha contra el crimen organizado, reconocen que fueron sorprendidas con los recientes cargamentos.

La efedrina, la nueva "princesa" del crimen organizado, es un precursor íntimamente ligado a la moda. No en vano permite fabricar las "drogas de diseño" y es pariente de los tiempos que corren: bajo precio, poco trabajo para procesarla y alto beneficio una vez que se convierte en metanfetamina, aliciente que está causando furor en las fiestas electrónicas de Argentina, México, Estados Unidos y Europa. Algo así como un ácido o un éxtasis posmoderno.

El negocio está en manos de los narcos mexicanos. Ellos la compran y la trasladan, usando a sus agentes instalados en distintas latitudes, ya sea donde se producen o bien donde se puede adquirir para fines médicos. Pero sobre todo donde se pueda corromper a los funcionarios a cargo del control estatal y a los empresarios que la comercian.

La sola palabra efedrina sonó como la novedad del año a muchos chilenos que veían la televisión hace algunos días, cuando por casualidad Investigaciones detuvo a tres mexicanos en el aeropuerto con 100 kilos del producto que, por lo que se sabe hasta ahora, pertenecerían al Cartel de Sinaloa, uno de los que luchan por tener el control total del mercado de los estupefacientes en el país azteca.

Incluso la casualidad de la detención tampoco es tal. Los detectives recibieron la ayuda de un taxista que notó que estaban enviando el cargamento de un supuesto alguicida con su nombre y telefoneó a las autoridades.

Este lunes se supo de otros dos nuevos procedimientos, ambos de la Fiscalía Occidente, donde fueron detenidos varios empresarios chilenos que poseían efedrina, pero que hasta ahora no existe claridad si era para proveer a los narcos del norte del continente.

Tanto el Ministerio del Interior, como el propio director de la PDI, Arturo Herrera, han llamado a la calma descartando que Chile sea pasadizo, país de acopio o centro de negocios para el tráfico de la sustancia.

El Cartel del León

Sin embargo, lo cierto es que especialistas de Argentina, México, Estados Unidos y Europa han puesto la luz de alerta desde hace al menos tres años a distintos profesionales dedicados al tema tanto en el Ministerio Público y la policía, entre otras instituciones, sobre la peligrosidad de este precursor y los montos que mueve en la actualidad. Y es que la efedrina cuesta más cara que un kilo de clorohidrato de cocaína.

Tanto es el retraso chileno en esta materia, que las policías carecen de perros y tecnología que la detecte. Los controladores de esta sustancia y otros precursores que trabajan en el Conace son pocos. No superan la docena de personas, aunque se esfuerzan por mantener la sustancia a raya. Pero distintas fuentes ligadas a la lucha contra el crimen organizado reconocen que las autoridades fueron sorprendidas con los recientes cargamentos.

La efedrina no está tan lejos de Chile. Cruzando la cordillera, en Argentina, ya se trabaja contra "El Cartel del León". Ese país importó en 2006 desde China e India 5 toneladas de la sustancia. En 2008 el volumen se quintuplicó, al llegar a 24 toneladas. En 2006, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Policía Federal incautaron 100 kilos de esta sustancia cuando era traficada al exterior. En los primeros seis meses de 2008, la cifra trepó a 740 kilos, según datos recabados por el comité científico asesor en temas de drogas del Ministerio de Justicia de la nación vecina, a los que hay que sumarles otros 105 que fueron incautados por la Aduana. En otras palabras el comercio, la ruta y destinatarios tienen el negocio bien montado, ya que además los vecinos la producen.

Y suma y sigue, porque el problema puntual es la efedrina, pero tiene elementos asociados al negocio que vulneran al Estado de Derecho, como la aparición del sicariato, el lavado de activos y la corrupción de los sistemas gubernamentales.

En Argentina se ha detectado a otros mexicanos traficando con el mismo precursor, se incautaron propiedades millonarias y autos. Asimismo, en las últimas semanas ha habido asesinatos a pedido, cuyos autores se desplazan en moto. Las publicaciones de prensa culpan al Cartel del León, instalado ya en Buenos Aires.

Ayer en tanto, el jefe nacional de drogas de la Fiscalía Nacional, Manuel Guerra, reconoció en una entrevista otorgada al diario La Segunda que si bien en Chile no podemos hablar de carteles de la efedrina, los narcos mexicanos están probando nuevas rutas. Y en nuestro país de aquellas sobran.

 

Artículos relacionados

Narcotráfico y asesinatos: los oscuros negocios de la efedrina

 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes