Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:35

Informe reservado detalla sobrepago de más US$ 6 millones a distintas empresas

Contraloría investiga al MOP por atraso de dos años en entrega del Hospital Militar

por 30 marzo 2009

Contraloría investiga al MOP por atraso de dos años en entrega del Hospital Militar
La constructora a cargo de las obras es OHL, la misma que levantó el Centro de Justicia, donde hubo una demora similar y se sobrepasó el presupuesto original. Anomalías aparecen en un informe -hasta ahora desconocido-, que revela el desorden y "falta de definiciones" en la adjudicación y desarrollo del nuevo centro asistencial. Los investigadores del organismo descubrieron que la secretaría de Estado usaba una "pillería" para evitar el control jurídico de las modificaciones de contratos, ya que enviaba dichos actos administrativos, una vez que todo estaba hecho.

La Contraloría inició una investigación en la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP), por el retraso de casi dos años en la entrega del nuevo Hospital Militar de La Reina, que hasta ahora revela el sobrepago por más de US$ 6 millones respecto del presupuesto original.

La decisión del organismo fiscalizador aparece en el dictamen emitido el pasado 20 de marzo -el Nº14.431- que entrega una respuesta al primer denunciante de las anomalías en el MOP, el senador PS, Jaime Naranjo, pero que es tributaria a un informe emitido en noviembre pasado que hasta ahora era desconocido y que publica en exclusiva El Mostrador. 

El documento de 14 páginas detalla que hubo desorden y anomalías en la contratación de consultorías, atraso en la construcción del centro asistencial castrense, indefiniciones en el proyecto que han alargado la entrega, y "pillerías" usadas por la secretaría de Estado para evitar el control del organismo, entre otros problemas.

Actualmente, la obra está en manos de OHL, misma empresa que construyó el Centro de Justicia, donde hubo el mismo tipo de demora a fines de la administración Lagos. En la oportunidad, el gobierno debió echar mano a la caja chica para cancelar los sobreprecios, en un caso que llevó a la Corte Suprema a señalar públicamente a fines de esa administración que no recibirían la obra, donde actualmente funcionan los tribunales de garantía y orales.

La historia de este nuevo edificio para atender a los funcionarios de las Fuerzas Armadas tuvo un accidentado camino para llegar a ejecutarse. Una licitación de 2001, que ganó la empresa Neut Latour, y que fue anulada por la Contraloría. Un segundo concurso en 2003 fue declarado desierto, por lo que el MOP tuvo que usar la figura conocida como "obra de emergencia", lo que le permitió entregar la construcción por asignación directa.

La decisión favoreció a OHL en 2004, con un plazo de 850 días para llevarla adelante, es decir, dos años y dos meses, con un presupuesto aprobado por US$ 120 millones. Esto último porque el edificio de calle Holanda sería traspasado al Ministerio de Salud.

Sin permiso

El documento detalla que el MOP aprobó modificaciones del contrato fuera del presupuesto original sin la autorización de la Contraloría.  Y tampoco estaba formalizada en el contrato con OHL la fecha de entrega, "antecedente indispensable" para que el organismo recibiera las obras.

De hecho, el MOP contrató por vía directa a la empresa Segtel para que otorgara una "asesoría técnica a la inspección fiscal par la adquisición, instalación y puesta en marcha del equipamiento médico, clínico y administrativo de la obra", pero fue rechazado por la Contraloría. El MOP obedece la orden en su momento, pero días más tarde contrata a la firma nuevamente. Un hecho similar sucede con DMED, que haría un trabajo similar en 2007, pero que no cumplió con el plazo convenido, por lo que el MOP tuvo que otorgarle once meses más, lo que tampoco fue aprobado por el organismo, atendida la anomalía que significaba.

Lo anterior quedó refrendado en un primer informe que fue evacuado por la Contraloría en septiembre del año pasado del cual tuvo conocimiento el MOP y el Ejército. En él se establece la "falta de orden y rigurosidad" en el proceso de aprobación y desarrollo del nuevo hospital militar, que derivó en la ausencia de documentos cuando estos fueron requeridos por los investigadores, falta de control e infracciones contractuales en la compra de equipamiento, entre otros.

Para que ello sucediera, sostiene el informe, el MOP usaba una "pillería" que consistía en enviar fuera de plazo, "sobre situaciones jurídicas ya consolidadas", las modificaciones a los contratos con empresas.

"¡Es insólito!"

La denuncia sobre los retrasos, sobrepagos y extensión del plazo fue hecha hace más de cinco años por el senador PS Jaime Naranjo, quien valoró la decisión del organismo fiscalizador.

"En esto se ha hecho lo que se ha querido, a vista y paciencia de las instituciones del Estado y nadie le había puesto el cascabel al gato. Las irregularidades están desde las cosas más mínimas hasta las más relevantes. Es insólito. Esta empresa está evidentemente atrasada y aún no hay multas ni menos sanciones a los responsables de estos hechos, por lo que el sumario las establecerá fácilmente, porque son demasiado obvias y evidentes", dijo Naranjo a este diario.

 

Lea los documentos de la Contraloría (En formato PDF)

Dictamen que aprueba la investigación

Informe final de anomalías

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes