Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:08

La píldora que complica el escenario en la derecha

Cuánto pesan las convicciones en época electoral

por 24 junio 2009

No es novedad que a la Alianza por Chile se le desordena el tablero cuando de temas valóricos se trata. Una muestra de ello es la polémica suscitada en el sector por el llamado anticonceptivo de emergencia, ya que no todos los diputados que suscribieron el requerimiento ante el Tribunal Constitucional el año 2006 están dispuestos a mantener la postura expresada en esa época. Sepa quienes están pensando en cambiar su voto y quienes no.

Tal como era de esperar, las declaraciones del abanderado de la derecha, Sebastián Piñera, apoyando la distribución de la "píldora del día después" provocaron fuertes reacciones en su sector. En el actual escenario no sería extraño que, una vez más, el empresario no lograra alinear a la Alianza para que se cuadre tras su ofrecimiento de apoyar un proyecto de ley que permita la distribución del fármaco. Por lo pronto, un primer efecto de su postura fue que algunos de los diputados de RN, que originalmente patrocinaron el requerimiento ante el Tribunal Constitucional que prohibió la entrega del anticonceptivo de emergencia, cambiaran de opinión avalando al candidato presidencial. Pero, por otro lado, en el gremialismo, algunos parlamentarios endurecieron sus posturas al punto de anunciar que si la iniciativa llega al Congreso, pedirán que se revise su constitucionalidad.

Lo cierto es que mientras algunos de los diputados que patrocinaron el requerimiento el año 2006 mantienen su postura, otros parecen haber tenido acceso a información que les permitió cambiar de opinión drásticamente. Ese es el caso de los legisladores de RN Amelia Herrera, René Manuel García, Pablo Galilea y Alfonso Vargas, quienes -según manifestó en un comunicado su jefe de bancada, Joaquín Godoy- votarán a favor del proyecto anunciado por el gobierno. En la UDI, Juan Lobos ha explicado que si bien suscribió la presentación, al ver el texto final decidió no seguir adelante.

Otros diputados de la tienda de Antonio Varas como Francisco Chahuán, Alberto Cardemil y Roberto Delmastro, señalaron que es necesario conocer el tenor de la iniciativa que enviará el Ejecutivo al Congreso. Chahuán afirmó que "en principio" estaría en contra, puesto que en países como Francia, Gran Bretaña y España, donde existe acceso al cuestionado fármaco "se han triplicado las enfermedades de transmisión sexual"; pero aclaró que para pronunciarse debe conocer primero el contenido de la iniciativa.  Delmastro, sin embargo, precisó que "si se sospecha que la píldora en abortiva, estoy en contra".

Por su parte, Cardemil, junto con afirmar que espera conocer el proyecto antes de pronunciase y que es contrario al aborto, aventuró una controvertida tesis. A su juicio, quienes promueven en el gobierno la distribución de la píldora lo hacen "porque creen que es abortiva".

Mientras tanto, la polémica suscitada no hizo modificar la postura de Piñera, quien el martes insistió en que "gran parte de los parlamentarios de la Coalición por el Cambio respaldan la posición que yo estoy planteando y quiero decir que ésta ha sido mi posición siempre. Yo soy contrario al aborto y siempre voy a ser un defensor de la vida".

Convicciones versus elecciones

Sin embargo, quienes en la UDI están en contra de la distribución de la píldora insisten en que no respaldarán una iniciativa que vaya en contra de lo resuelto por el TC el año 2008. En esta línea, el principal promotor del requerimiento, José Antonio Kast, señaló que "tenemos derecho a usar las herramientas que la Constitución nos permite para revisar la constitucionalidad" de la iniciativa anunciada y que, por lo tanto, si el proyecto llega al Congreso alegarán reserva de constitucionalidad.

En la misma línea, el diputado Enrique Estay señaló que, a través del proyecto, el gobierno pretende "eludir" el fallo dictaminado por el TC y que si la iniciativa es enviada no sólo la rechazará, sino que insistirá ante el Tribunal Constitucional o, si es necesario, "ante los tribunales de justicia, por tratarse de una cosa juzgada". La diputada María Angélica Cristi, en tanto, señaló que es innecesario e inconducente tramitar un proyecto de este tipo cuando "es más urgente resolver las carencias que existen en materia de salud", por lo que mantendrá su postura de rechazar la distribución de la píldora.

Una posición similar manifestó el jefe de la bancada gremialista, Claudio Alvarado, quien aseguró tener la convicción de que el anticonceptivo de emergencia es abortivo, por lo que es contrario a su distribución. Y, en términos más políticos, en relación a quienes suscribieron el requerimiento el año 2006 y que ahora cambiaron de opinión, comentó que eso demuestra que "las convicciones cambian, antes de las elecciones". Mientras que Alejandro García-Huidobro, quien también se manifestó en la línea de rechazar un proyecto que permita la distribución del fármaco, lamentó que en algunos casos "la presión pública sea más fuerte que las convicciones, es triste". En alusión a que apoyar la distribución de la "píldora del día después" es más popular en el electorado que no hacerlo.

Una postura mucho más radical expresó el diputado Gonzalo Arenas, quien criticó duramente a los dirigentes de su partido por la actitud asumida en esta materia. "Considero que la directiva de la UDI actuó en forma equivocada frente a las declaraciones de Piñera", sentenció.  A su juicio, la mesa "ha actuado en forma débil y poco consecuente con lo que es la UDI en esta materia. Ha sido una vergüenza".  En tono molesto, incluso llegó a señalar que "ahí está la diferencia de por qué no voté por (Juan Antonio) Coloma para presidente del partido".

Haciendo caso omiso a la postura de "libertad de acción" promovida por sus dirigentes en este polémico tema, según Arenas, de nada sirvió haber realizado un Congreso Ideológico, pues estima que "a la directiva le entró por un oído, el último consejo de Punta de Tralca, y le salió por el otro". Y, considerando que "son los partidos los llamados a guiar el comportamiento de su abanderado" cree que la UDI "se está perdiendo la posibilidad de aportar a la candidatura de Piñera en temas valóricos".

Otros diputados gremialistas que se manifestaron derechamente en contra del proyecto, si en su contenido permite la distribución de la píldora, son Felipe Ward, Marisol Turres, Eugenio Bauer, Sergio Correa e Ignacio Urrutia. Si bien Ramón Barros estaría en contra, este explica que podría existir un "flanco" si la iniciativa incluyera consulta a los padres y fuera complementado con medidas educativas. Para Juan Masferrer la venta de la píldora en las farmacias es discriminatoria, por lo que estaría dispuesto también a debatir el tema. Por su parte, Gonzalo Uriarte señaló que sin perjuicio de que es necesario conocer el contenido de la iniciativa antes de pronunciarse "me parece que hay buenas razones para no aprobarla", ya que en el mercado existen variados métodos anticonceptivos, "un solo punto que rescato -dice- es que no debiera existir desigualdad entre lo que se vende en las farmacias y lo que se entrega en los consultorios".

Tal como están las cosas, queda la sensación -como la perciben también algunos diputados- de que en época electoral las convicciones de algunos parlamentarios se relativizan y está por verse cuánto respaldo concita Piñera para mantener su postura y concretarla en el Congreso, en el caso de que el Ejecutivo envíe el proyecto que hasta ahora es sólo una posibilidad.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes