Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 23:52

Programa del domingo pasado contemplaba entrevistas a esposas de los presidenciables

El día que TVN no autorizó a Karen Doggenweiler a ir al Tolerancia Cero

por 23 julio 2009

El día que TVN no autorizó a Karen Doggenweiler a ir al Tolerancia Cero
Ayer se armó la trifulca de declaraciones cruzadas por la presencia de la conductora de Pelotón en la campaña de su marido, y el canal público aclaró que ella puede ejercer sin problemas su rol como esposa del candidato Marco Enríquez-Ominami. Pero hace una semana, cuando la periodista había aceptado ir al programa de Chilevisión, previa consulta a su casa televisiva, desde Bellavista 0990 se le negó la autorización.

El miércoles  15 de junio, el equipo periodístico de Tolerancia Cero se reunió para trazar la pauta del domingo siguiente. En la reunión, que habitualmente se hace los jueves, surgió la idea de invitar el domingo 18 a las esposas de los candidatos a la Presidencia de la República.  La  idea  rondaba en la producción, encabezada por el editor general Alberto Luengo, desde hace algunos meses cuando en el panel, conformado por Matías del Río, Fernando Paulsen, Juan Carlos Eichholz y Fernando Villegas, se discutió largamente sobre la utilidad real de mantener la figura de la "primera dama", teniendo en cuenta que ese rol de corte social lo desempeña sin problemas en el actual gobierno María Eugenia Hirmas, esposa del ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar.

Para respetar los equilibrios, se puso como condición que al menos dos de las tres esposas de los principales aspirantes, respondieran positivamente. 

A primera vista parecía una idea de fácil concreción, pero    inmediatamente surgieron obstáculos y entonces se optó por invitar al personaje de la semana, el ministro de Transportes René Cortázar, por el acuerdo de financiamiento del Transantiago.

Cecilia Morel, esposa de Sebastián Piñera, se excusó de asistir ese domingo por problemas de agenda. Marta Larrechea, en cambio, no aceptó la invitación, en línea con la actitud de su marido que ha rechazado continuamente las invitaciones al programa, como lo reveló públicamente hace algunas ediciones atrás el periodista Fernando Paulsen. Fuentes de Chilevisión explican que la actitud corresponde a un diseño trazado por los asesores comunicacionales del comando de Frei que incluye no ir al "canal del enemigo", en este caso el propietario de la estación, Sebastián Piñera.

La única que dio el sí fue Karen Doggenweiler, casada con Marco Enríquez-Ominami, pero además uno de los rostros más valiosos y rentables de TVN. Doggenweiler actualmente conduce junto a Rafael Araneda la tercera versión del reality show "Pelotón" que ha tenido excelente rating,  promediando hasta  28 puntos de sintonía y  alcanzando peaks de 40 puntos, como en su edición del martes pasado, donde ella condujo la prueba de eliminación.

A principios de este año, cuando la candidatura de Enríquez-Ominami se veía como un capricho condenado a la marginalidad del voto testimonial, el status de su esposa no fue evaluado como un problema por el directorio ni la plana ejecutiva del canal "porque los ejecutivos conocen bien el carácter mesurado que Karen siempre ha tenido y por lo mismo había confianza en que ella  sabría separar las dos cosas", asegura una fuente del canal.

Pero las cosas cambiaron cuando la última encuesta CEP dejó a Enríquez- Ominami en un "peligroso" tercer lugar de la carrera presidencial y el asunto dejó de ser tan trivial para el directorio del canal, conformado por representantes de las cúpulas de los partidos, a los que Enríquez-Ominami  se encarga de fustigar diariamente.

La invitación que falló

En ese contexto, cuando Karen Doggenweiler aceptó participar en la edición pasada de Tolerancia Cero, el acuerdo fue que la invitación sería cursada a través de las vías institucionales: es decir a través de la producción del programa y la gerencia de relaciones públicas del canal, tal como corresponde a las condiciones de cualquier rostro de televisión para asistir a otra estación. Y ahí la gestión falló. Fuentes de Chilevisión aseguran que la periodista se excusó por no contar con la autorización del canal, lo que fue reafirmado a través de un correo electrónico que llegó a la producción del Tolerancia.

En TVN aseguran que la  invitación no se cursó en los términos en que el canal acostumbra facilitar a sus "rostros", que habitualmente van a otro canal bajo la modalidad de "canje" por otro de esa estación.

Pero lo cierto es que ninguno de los dos canales esperaba que el rol de Doggenweiler encendiera la campaña a partir de las declaraciones del vicepresidente de la DC, Andrés Palma, quien sostuvo que la exposición de la animadora es una "ventaja" de Enríquez-Ominami y que su presencia en pantalla podía "incidir" en la decisión de los votantes.

La respuesta de Enríquez-Ominami no se hizo esperar y contraatacó diciendo "que Frei no sea cobarde y desmienta a Palma". Hasta el comando de Piñera se subió al baile a través de Rodrigo Hinzpeter, quien calificó de "hostigamiento" la actitud hacia Doggenweiler.

La periodista, por su lado, mantuvo la corrección asegurando que "no he recibido presiones de TVN por apoyo a Marco". Sin embargo, el canal decidió ser más explícito y a través de la Gerencia de Comunicaciones aclaró que "ella participa, si le parece conveniente, en todas las actividades en que participen las otras mujeres de los candidatos".

Como sea, la alusión pública  a Karen Doggenweiler como factor gravitante en la campaña, la puso definitivamente en la agenda de los votantes y seguramente la convertirán en la estrella de la edición de Tolerancia Cero a la que sea invitada.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes