Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Halpern, el “Karen-gate” y el Banco de Talca

Los errores comunicacionales del comando de Frei suman y siguen

por 30 julio 2009

Los errores comunicacionales del comando de Frei suman y siguen
Unas tras otras arrecian las críticas a la estrategia con la que sus asesores han encorsetado al candidato oficialista. Se cuestiona la campaña sucia contra Piñera y también el diseño de esconderlo y sacarlo de la discusión, negando, por ejemplo, su participación en el Tolerancia Cero. Los dardos vuelven a apuntar a Pablo Halpern como el responsable de un  esquema que las últimas encuestas están tirando por el suelo, donde Frei viene a la baja.

Cuando Andrés Palma cuestionó a Karen Doggenweiler el martes 21 de julio planteando que podría sacar provecho de su calidad de rostro de TVN para apoyar la candidatura presidencial de Marco Enríquez-Ominami, en el equipo comunicacional de Eduardo Frei hubo consenso de que se estaba ante un error con posibilidades de escalar a dolor de cabeza y había que evitarlo.

Por eso al día siguiente cuando el coordinador de la campaña Sebastián Bowen y la vocera Paula Narváez se hicieron eco de los dichos de Palma, pidiendo a TVN a revisar la situación de Doggenweiler, hubo críticas al manejo de la situación por parte del equipo de comunicaciones liderado por Pablo Halpern. La razón: Bowen y Narváez no estaban enterados de la decisión de bajarle el perfil a las declaraciones del vicepresidente de la DC, cuando debieron haber sido informados. “Les preguntaron a la salida de un evento en el Teatro Oriente. Entonces ellos respondieron por instinto”, afirma un personero del comando que conoció la situación.

El Karen-gate

El desliz devino en una opinión generalizada que lo dicho por Bowen y Narváez no representaban el sentir de la campaña. Así lo reconocieron ambos al poco rato y se manifestaron dispuestos a rectificar. Pero el jueves 23 quedaron descolocados. A las 11 de la mañana fueron convocados a dar una conferencia de prensa con Jorge Burgos, vocero del comando de Frei, a raíz del “Karen-gate”, como denominaron el caso en algunos círculos de la campaña, y pese a estar sentados lado a lado con Burgos, Bowen y Narváez sólo se enteraron por La Segunda que el diputado los había “desautorizado” quitándoles el piso.

En el episodio hubo quienes vieron la mano de Halpern. Uno de los consultados le reprocha que “nunca está cuando hay problemas” y afirma que es un tema de preocupación debido a lo competitiva que será esta elección presidencial. En particular, la “descoordinación”, como la califican, reveló el desorden en el comando y provocó la irritación de Bowen, quien llegó a la campaña a instancias de Halpern y el sociólogo jefe del área de contenidos, Eugenio Tironi. A su vez otras declaraciones de Burgos, afirmando que los temas clave del programa presidencial de Frei estaban prácticamente saldados, molestaron a los partidos del oficialismo y a Océanos Azules.

Campaña en serio

Desde el grupo programático de Frei han salido las críticas más abiertas al diseño estratégico impulsado por Halpern, aunque no son los únicos. En mayo, cuando el director de comunicaciones salió a cuestionar la validez de la encuesta de la Universidad del Desarrollo (UDD) donde Enríquez-Ominami registraba más votación que Frei en una eventual segunda vuelta contra Piñera, el vocero de Océanos Azules Juan Pablo Hermosilla puso en tela de juicio la decisión de Halpern.

“Nosotros hubiésemos hecho las cosas de otra manera”, confesó en una entrevista concedida a Qué Pasa donde advirtió que “si se pierde lo que ha sido el lineamiento inicial y de fondo de esta campaña lo que pasará es que el proyecto de Frei sonará a otro gobierno más de la Concertación”. La actitud de Frei, haciendo un ademán de “no estar ni ahí” con la situación de Doggenweiler, sería otro ejemplo de ese estilo confrontacional instaurado por Halpern, según Océanos Azules, que perjudicaría las aspiraciones de Frei. Algo similar sucedería con las acusaciones a Sebastián Piñera por el caso del Banco de Talca.
Desde su desembarco en el comando oficialista los anti cuerpos que Halpern provoca no han sido aplacados por su trabajo coordinado con Tironi. Los resultados de la última encuesta de La Tercera, donde Frei bajó de 28 a 25 puntos respecto de la medición de abril, es otro caso que hizo reflotar los cuestionamientos a su labor y la tesis de volver “al modelo Frei audaz, dispuesto a arriesgar y centrarse en las propuestas de futuro”, dice uno de sus detractores al interior del comando.

Este grafica así parte de su oposición a la estrategia del director de comunicaciones de Frei: “Esta es la primera campaña en serio en la que le toca trabajar. En las anteriores fue casi un manager. En el 94 Frei corría prácticamente sólo, ganó con 58% y terminó el gobierno con 20 y tanto por ciento de aprobación. A Bachelet la recibió arriba y ganó en segunda vuelta apenas. No sé si sea una medida de evaluación para la presidencial más reñida de nuestra historia”.

Modelo Karl Rove

El martes, en medio de los cuestionamientos a Piñera por el caso del Banco de Talca, Eugenio Tironi se refirió a las acusaciones de “guerra sucia” efectuadas por Rodrigo Hinzpeter y otros miembros de la campaña del candidato de la derecha, contra Frei. “Jamás he sido admirador de Karl Rove, el mítico estratega republicano, que ganaba las elecciones destruyendo la credibilidad de sus adversarios mediante el expediente (de) sacar a la luz, con mano mora y de manera totalmente sesgada, situaciones del pasado (como lo hizo con Kerry, desacreditando su condición de héroe de Vietnam)”, escribió Tironi en su blog, señalando que fueron los asesores de Piñera quienes se apegaron al guión del estratega político norteamericano cuando apelaron al pasado de Frei.

Sin embargo, el estilo de Rove, puesto en tela de juicio por el sociólogo y jefe del área de contenidos del equipo de Frei, también se lo achacan a Halpern. Desde que asumió la dirección comunicacional de la campaña del senador DC, Halpern privilegió la postura de ataque y de cuidar al candidato de exponerse a toda costa.Calificado como un profesional altamente preparado, pero que por lo mismo peca de soberbio, Halpern es reconocido por su estrecha relación con Frei, con quien mantiene “una relación casi familiar”, asegura un profesional del comando. Esa confianza hace que por más que algunas voces de la campaña se pregunten “hasta cuándo Halpern”, cercanos a Frei nieguen cualquier idea de que el experto en comunicaciones vaya a dejar su cargo.

Una prueba de cuánto ha trascendido la influencia de Halpern en el estilo de campaña de Frei fue el duro comentario de Fernando Paulsen en “Tolerancia Cero” del domingo pasado. Minutos antes de que el panel entrevistara a la esposa de Enríquez-Ominami por el “Karen-gate”, el periodista las emprendió contra el jefe comunicacional de la campaña de Frei, acusando una “ideología comunicacional” de esconder al candidato y atacar a sus adversarios, afectando sus posibilidades presidenciales. La misma crítica que se le ha hecho al interior del comando oficialista desde que hizo su desembarco a comienzos de año y que no ha sido aplacada con su trabajo.

Correa al teléfono

Por lo pronto, hay convencimiento de que la estrategia original de atacar a Enríquez-Ominami debe cambiar, debido a que hasta ahora el díscolo ha podido convertir las críticas freistas en oportunidades para su agenda.

En este giro también ha tenido un rol Enrique Correa, afirman conocedores de la relación del ex ministro con el director de comunicaciones de Frei. Desde hace un tiempo, explican, Halpern mantiene contacto telefónico con Correa para conversar sobre el manejo de la campaña.

El dueño de Imaginacción y lobbista ha manifestado en varias ocasiones su convicción de que no se debe atacar a Marco Enríquez debido a que Frei podría capitalizar parte de sus votos en una segunda vuelta. Aunque Correa ha matizado que si Enríquez arma una lista parlamentaria, no habrá espacio para negociar, su posición habría influido en el cambio de opinión del área de comunicaciones y contenidos de Frei. “Disparar contra Enríquez-Ominami es darle vuelo, no vamos a caer en ese juego de nuevo”, confiesa uno de los consultados. El balance también es compartido por Bowen. Sobre todo cuando en el comando sondean a Felipe Camiroaga, ex compañero de Karen Doggenweiler en “Buenos Días a Todos”, para que se sume públicamente como rostro de la campaña de Frei.

Problema de públicos

Las cuitas al interior del comando y entre algunos de sus miembros no son los únicos factores de tensión. Uno de los temas que preocupa es el problema de los públicos de Frei. En las últimas semanas el candidato ha aparecido bailando cumbia y haciendo “trencitos” con adultos mayores en diversas actividades donde los jóvenes han estado casi ausentes.

Esta situación, asegura un miembro del comité estratégico del comando, fue hecha ver por el propio Frei, quien se habría quejado por la falta de contactos en terreno con adherentes jóvenes. “Ha costado convocar más que adultos mayores”, dice el personero poniendo como ejemplo el acto conmemorativo del aniversario de la DC en el ex Congreso el pasado martes.

Pese que la actividad a la que asistieron la Presidenta Bachelet, los ex presidentes Lagos y Aylwin, ministros y los presidentes de los partidos de la Concertación, fue una demostración de fuerza de la coalición, la presencia juvenil fue minoritaria. Por lo mismo, este miércoles la agenda de Frei estuvo copada con un encuentro con jóvenes en Valparaíso. Tras reunirse con ellos en el café Kábala, los acompañó a inscribirse al Servicio Electoral. El otro que estuvo en el puerto fue Sebastián Bowen. En la noche, Bowen tenía previsto reunirse en el café Journal de Viña del Mar con Ricardo Lagos Weber y jóvenes concertacionistas. A esa misma hora, el presidente de la Juventud DC, Héctor Gárate manifestó a la prensa su “decepción” con Bowen, a quien acusó de “ningunear nuestra participación en campaña de Frei”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes