Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:02

Felipe Cabello replica a Sandoval en tema salmones:

"Es una ligereza afirmar que el excesivo uso de antibióticos es un problema de imagen"

por 4 agosto 2009

El investigador, citado en el reportaje del New York Times que criticó a la industria, junto al reconocido científico Humberto Dölz, rechazan los dichos del ex subsecretario de Pesca y explican los efectos y problemas que el abusivo uso de estos fármacos puede causar en la salud humana y los ecosistemas. Para ambos, un tema que a lo menos alerta sobre la idoneidad en el puesto del coordinador de la Mesa del Salmón.

Una sorpresiva llamada desde Estados Unidos del doctor y profesor del New York Medical College, Felipe Cabello, recibió el director del Instituto de Farmacia de la Facultad de Ciencias de la Universidad Austral, Humberto Dölz, la tarde del martes.

El científico, que fue citado en el reportaje de The New York Times que criticaba la industria salmonera nacional y que marcó un antes y un después en el sector, quería que leyera una entrevista de El Mercurio en la que el presidente de la Mesa del Salmón y ex subsecretario de Pesca, Felipe Sandoval, aseguraba que "el uso de antibióticos es más un tema de imagen que práctico".

Todo, a raíz del reconocimiento por parte del gobierno de que la cantidad de fármacos dada a los peces chilenos es 346 veces lo que se da a los noruegos.

Los investigadores, que se conocieron hace unos años dando conferencias sobre el tema, explican que no podían creer que el coordinador de la Mesa del Salmón -creada precisamente para capear la crisis que vive la industria- manifestara ese nivel de desconocimiento frente a una materia sobre la que, dice Cabello, "diversas organizaciones gubernamentales, profesionales y de ciudadanos  del mundo han estado constantemente preocupadas durante los últimos cuarenta años".

Felipe Cabello
Felipe Cabello, doctor y profesor del New York Medical College.

Como ejemplo, detalla que en el Congreso de Estados Unidos se discute un proyecto de ley para limitar drásticamente el uso de antibióticos como estimuladores del crecimiento en la crianza industrial de animales. Los países de la Comunidad Europea tampoco están indiferentes, ya que han restringido radicalmente las cantidades  y el tipo de antimicrobianos que pueden usarse en la crianza industrial de animales.  De hecho, la Organización Mundial de la Salud tiene paneles especiales destinados a estudiar este problema.

Medidas que, según Cabello, están completamente justificadas, ya que el excesivo uso de antibióticos en la crianza industrial de animales tiene el potencial de afectar a la salud humana a través de múltiples avenidas (Vea el detalle). Entre otros provoca resistencia de las bacterias a los antibióticos, es decir en caso de infección las bacterias no son eliminadas por los antibióticos y las enfermedades provocadas por ellas se hacen muy difíciles de tratar y aun fatales. El excesivo uso de estas sustancias químicas también puede constituir problemas de salud industrial y es perjudicial para la acuicultura. "Todos estos fenómenos se amplifican cuanto mas antibióticos se usen".

A la luz de esta información, el miembro de las academias chilenas de Ciencia, y Medicina, señala que "afirmar que el excesivo uso de antibióticos es un problema de imagen es una ligereza que le hace mal a la salmonicultura, a la salud pública, humana y animal, al medio ambiente y a la imagen moderna del país". 

Para Dölz, que investiga sobre el uso de antibióticos y el problema de la resistencia de los microorganismos desde el año ‘95, "tan superficial expresión pone de manifiesto un desconocimiento extremo de la situación que el mundo está viviendo en esta materia. Sólo alguien que no tenga la formación profesional requerida, puede expresar este juicio. Por lo que para personas de formación biológica será inevitable considerar con escepticismo o poner en tela de juicio todo dicho del señor Sandoval, incluso en aquellas materias que se asume son de su competencia".

Noruega y el control del uso de antibióticos en la salmonicultura
 La fórmula Noruega para controlar el uso de antibióticos en la salmonicultura es a través de un sistema por el cual cada vez que un veterinario prescribe un antibiótico obligatoriamente una copia de la receta es enviada al organismo del Estado encargado de controlar su uso.
De esta manera el organismo contralor tiene inmediatamente los datos de que por qué se están usando antibióticos, cuantos, el tipo, la región del país y la compañía que los utiliza. En el caso de que detecte uso excesivo se piden mayores datos y se inspecciona el lugar de uso para confirmar e investigar cual es la causa del exceso de enfermedad.
Este sistema no sólo controla el uso de antibióticos sino que también tiene un rol de vigilancia epidemiológica ya que permite pesquisar la aparición temprana de una enfermedad bacteriana en los peces.
Según explica Felipe Cabello es un sistema simple y muy efectivo de control y sería muy simple de implementar en Chile ya que en este momento los salmonicultores están pidiendo más regulación de parte del Estad

El mundo y los antibióticos

El doctor en ciencias biológicas y profesor titular de Farmacología de la UACH, detalla la existencia de  una serie de documentos destacables y que "dan cuenta de la magnitud, importancia y trascendencia del uso de los antimicrobianos y su impacto para la salud pública".

Dölz asegura que "hoy las bacterias están ganando la batalla. La resistencia sigue aumentando y lo peor es que cada vez hay menos moléculas efectivas para controlar las infecciones".

En este escenario considera fundamental que, en las actuales condiciones de crisis, en Chile no debería permitirse el uso en producción de alimento de origen animal de aquellos antibióticos "que forman parte del arsenal farmacológico que tiene la medicina para salvar vidas", y paralelamente debería exigirse vigilancia farmacológica y microbiológica, tal y como ocurre en Medicina.

"Si tal comportamiento fuera parte de las actividades del sector acuícola y de todos los sectores productivos de alimento de origen animal, con un efectivo control de la autoridad sanitaria de uso y cantidades, estarían contribuyendo a la sustentabilidad de la producción y protegiendo el medio ambiente y la salud pública".

Por ello, el miembro de la Academia de Ciencia Farmacéuticas de Chile recomienda que "las decisiones de la designación de autoridades, que deben velar por el interés superior de las personas por sobre el interés de  la industria de alimentos de origen animal, debe recaer en personas especialistas, expertas, con un perfil definido apto para comprender el significado del uso excesivo de  los antibióticos y la importancia de su correcto uso".

"Esto es inadmisible en un país que desea ser potencia alimentaria"

-¿Le parecen irresponsables los dichos de Sandoval?

-Leyendo la entrevista hecha al señor Sandoval definitivamente su tema no son los antibióticos: queda meridianamente claro que no es experto en medicamentos. Cabe señalar que entre los antimicrobianos hay antibióticos (de origen natural)  y quimioterápicos (productos de síntesis química), como las quinolonas y fluoroquinolonas. Que actualmente es el grupo  más sensible y significativo por su  relevante importancia en medicina.

Humberto Dölz
Humberto Dölz, director del Instituto de Farmacia de la Facultad de Ciencias de la Universidad Austral.

Las conclusiones de un estudio en Chile financiado por el Fondo de Investigación Pesquera (FIP) de 2003, ponen de manifiesto la necesidad de no sólo restringir las fluoroquinolonas, sino prohibirlas en el sector productivo de alimento de origen animal, tal y como lo hicieron los países desarrollados, mirando el interés superior de salvar vidas humanas.

-¿De qué forma daña al borde costero las cantidades de antibióticos utilizadas por los salmoneros en Chile?

-En una comunidad bacteriana que funciona y subsiste en un delicado equilibrio, coexisten bacterias patógenas y otras que, en condiciones normales de equilibrio, no son patógenas. Estas últimas bacterias denominadas las "buenas" que son las que hacen posible un mar de calidad y apto para un cultivo racional, ya no son las mismas.

El impacto de estas increíbles cantidades de antimicrobianos usados persistentemente en las comunidades microbianas marinas, han producido variaciones cualitativas y cuantitativas en los microorganismos que las constituyen. Han quedado las especies más resistentes a estos y muchas necesarias y vitales para el fitoplancton, zooplancton y otras formas de vida, terminaron en escasas cantidades, sino desaparecidas. Eso es válido para toda la columna de agua y para el sedimento marino. 

-Luego del reportaje del NYT, en que se ponía sobre el tapete el enorme uso de antibióticos de la industria chilena, el presidente de Salmon Chile, César Barros, aseguró que "en Chile está prohibido el uso de hormonas y el uso de antibióticos está sumamente regulado" ¿está de acuerdo con estos dichos?

En el caso de antibióticos la respuesta es No. En un estudio realizado entre los años 1998 y 2007, se constató que sólo parte de los antimicrobianos importados para medicina veterinaria contaba con la autorización de uso y disposición otorgada por el Servicio Agrícola y Ganadero. Esto es inadmisible en un país que desea ser una potencia alimentaria.

Por otra parte, si se desea saber de los laboratorios importadores hacia donde y en  qué cantidades son vendidos, las respuestas varían. Algunos laboratorios colaboran con los estudios que realizan las universidades, pero algunos niegan la información. Los chilenos se merecen saber cuánto y cuáles de los antimicrobianos se van a los diferentes cultivos intensivos, ya sea avícola, ganadero, porcino, caprino y acuícola. En este último sector la mayor parte  de los antibióticos de uso veterinario ha sido importado para el cultivo intensivo de las especies salmonídeas. En este tema la transparencia es vital. Debemos saber los riesgos envueltos, más aún  cuando ellos tienen el potencial de afectar vidas humanas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes