viernes, 20 de julio de 2018 Actualizado a las 02:29

Rodrigo García Pinochet:

“Me va a doler el estómago votar por Piñera”

por 9 octubre, 2009

Al candidato independiente por Las Condes no le complica reconocer que tiene “reparos” personales hacia la figura del empresario, pero con pragmatismo comenta que es la única alternativa que tiene su sector para llegar al gobierno. Y como todo candidato que se respete tiene la más absoluta convicción de que sus propuestas y no sólo el apellido Pinochet le permitirán ocupar un escaño en la Cámara Baja desde el próximo año.

A sus 33 años decidió seguir los pasos de su madre, Lucía Pinochet Hiriart, y presentarse como candidato independiente al Congreso por el distrito 23, aunque parte importante de su vida laboral la realizó en Estados Unidos, porque estima que eso no lo inhabilita para querer llegar al Parlamento chileno. Y asegura que tampoco está dispuesto a inhabilitarse a raíz de las "falsas acusaciones" de corrupción que pesan sobre su abuelo, Augusto Pinochet.

En esta entrevista con El Mostrador, el joven ingeniero comercial asegura no estar resentido por el hecho de que su sector no le haya permitido postular a un cargo parlamentario en la lista y advierte que si gana, como tiene la convicción de que será, la derecha va a tener que reconocer que se equivocó al no apoyarlo. 

-¿Cómo está su campaña, en qué está?

-No creo en los derroches de propaganda. Si queremos elevar el nivel debate, de la política, se tienen que expresar los planteamientos, ideas y la visión que uno tiene del país. Y eso se hace en contacto con la gente, con reuniones y utilizando todos los medios de comunicación. Por eso te agradezco la oportunidad para expresar, a través de ustedes, cuales son esas ideas.

-¿Cómo lo ha recibido la gente? ¿El hecho de ser un Pinochet lo ha ayudado en su campaña?

-Indudablemente la gente me reconoce por ser nieto de Augusto Pinochet. He percibido que eso genera una predisposición que en muchos casos es positiva y, en otros, negativa. No obstante, mi responsabilidad como candidato -porque sería irresponsable de mi parte querer salir electo por ser nieto de Augusto Pinochet, tampoco estaría a la altura del patrimonio político de mi abuelo- es que la gente conozca mis ideas y que vote, o no vote, por mi porque comparte o no comparte mis planteamientos.

Incentivos incorrectos

-¿Entonces, cuáles son los principales ejes de su campaña?

-Actualmente en política existe una serie de incentivos incorrectos. Uno de ellos es el sistema político electoral, donde a las personas se les llama únicamente a votar, pero no participan. Por ejemplo, cuando un diputado sale electo y es nominado por una cúpula de un partido, tiene el incentivo de rendirle cuentas a dicha cúpula y no a la ciudadanía, ¿por qué? Porque saben que ese partido, en cuatro años más, va a volver a decidir si le permite reelegirse. Por ende, va a tender a congraciarse con el presidente del partido por sobre la ciudadanía y eso genera acciones que son cuestionables por la ciudadanía. Y si no es por algo como un reportaje de televisión esa conducta no se modifica.

-¿Pero bajo qué fórmula se cambia eso?

-A través de primarias. Con este sistema se incrementa la competencia dentro de los mismos sectores. También se podría ampliar el número de competidores -no de cargos- por listas. Que cada sector pueda llevar más de dos candidatos en su lista ¿por qué se limita a dos? Si hubiese sido así, yo hubiese podido estar dentro de una lista del sector por el que me siento representado y estaría compitiendo con los actuales candidatos que surgieron de las cúpulas partidistas. Eso genera mayor competencia.

-¿Eso es un impedimento propio del sistema binominal, estaría de acuerdo en que se modificara?

-El sistema binominal genera que hayan dos diputados por distrito, 120 en el Congreso, y no pretendo que hayan más. Pero hay que agregarle grados de competitividad al sistema y eso se logra con primarias o aumentando la cantidad de competidores. De esa forma se eliminan los incentivos incorrectos. Porque si yo sé que cada cuatro años habrá una primaria no me importará lo que haga el presidente del partido, porque sé que no tendré que congraciarme con la cúpula para competir. Y eso hace que a la hora de ejercer la diputación la prioridad sea la ciudadanía y no los partidos. Ese es el tipo de reformas que pretendo impulsar fuertemente desde el Congreso, conceptos como la descentralización política, económica y social.

-¿Y cómo se siente respecto al hecho de que la derecha no le dio un cupo para ir en su lista? ¿Cómo quedaron las relaciones?

-Siempre me he sentido un independiente cercano a la Alianza. En su momento ví que era una oportunidad clara para mostrar que la Alianza quiere hacer política en forma distinta, por eso propuse primarias. No quisiera ver a la Alianza pecar de lo mismo que tanto le criticamos a la Concertación, como el cuoteo político. Mi elección va a ser histórica, no sólo porque se interpretaría como una reivindicación a la figura de mi abuelo, que a mi parecer ya existe, sino que va a ser un mensaje extremadamente fuerte de un distrito, que mayoritariamente es de la Alianza, diciéndole a las cúpulas de los partidos que tomaron una decisión errada al momento de nominar a sus candidatos.

-Poniéndonos en la realidad del sistema binominal ¿Si no es electo y la derecha pierde un diputado se sentiría culpable de asumir esta candidatura en perjuicio de su sector?

-Por el contrario, estoy convencido que el doblaje se va a mantener, pero de otra forma. Se va a mantener porque va a ganar un independiente de derecha, que seré yo, y también va a salir electo uno de los dos candidatos nominados por los partidos de la derecha.

Reparos con Piñera

-Usted se ha manifestado partidario de Sebastián Piñera. ¿Cómo se compatibiliza eso con el hecho de que el abanderado esté usando como tema de campaña el haber votado por el NO en el plebiscito?

-Porque representa la mejor opción para nuestro país, es la alternativa que tengo, pero no por eso dejo de tener reparos hacia su persona.

-¿Cuáles son esos reparos?

-Me va a doler el estómago votar por él, pero tengo que ser capaz de abstraerme de estas apreciaciones personales -como su visión respecto al gobierno de mi abuelo- pensando en el bien del país. Entre otras razones por la necesidad de la alternancia y, además, que hoy la Concertación está con el Partido Comunista, lo que la transforma en una Concertación que busca el poder por el poder.

-¿Cómo surge esta idea de postular al Congreso si hasta hace poco usted vivía en Estados Unidos?

-He estado toda mi vida relacionado a la política, me interesa mucho. La vida me puso en momentos históricos de connotación política tremendos. Y sí, he estado fuera un tiempo por temas profesionales, pero también he estado muy ligado a Chile en la parte política. He tenido la suerte de vivir fuera, lo que permite ver otras realidades. Y no veo en ello ninguna contradicción o inconveniente con el hecho de poder ser un representante en el Parlamento. Por el contrario, creo que es una experiencia que enriquece.

-¿Qué le parece, entonces, que aún no salga del Congreso el proyecto que permite la votación de los chilenos en el extranjero?

-Soy partidario de la inscripción automática y el voto voluntario, pero no del voto de los chilenos que viven en el extranjero. Porque hoy en día cuando las elecciones son demasiado reñidas, el porcentaje de chilenos que están fuera puede ser crucial para definir al futuro Presidente. Cuando votas por un gobierno tienes que poder evaluar cuál fue el resultado de tu decisión y desde el extranjero no tienes esa capacidad.

"No tengo resentimientos"

-¿Qué le pasa cuando a su abuelo se lo acusa de corrupción como en el caso Riggs por ejemplo?

-Estoy convencido de que mi abuelo era una persona proba y de que las acusaciones son falsas. Eso se ha ido demostrando poco a poco, en el sentido que ya van cinco años de proceso, las acusaciones en contra del y de la familia se han ido cayendo una a una y estoy confiado en que, finalmente, los tribunales nos van a dar la razón, que esos montos desorbitantes no son reales. Lamento que se haya enlodado la honra de una persona, de una familia, con hechos tan insólitos. Pero no voy a eximirme de querer participar en política por cuestionamientos falsos.

-¿Coincide con declaraciones de familiares suyos en cuanto a que la Alianza por Chile se habría alejado de la figura de Augusto Pinochet?

-Los hechos hablan por sí solos. La opinión pública se va a formar un juicio si es que la derecha, sobre todo la UDI que nació al alero del gobierno militar, se ha distanciado. Hechos como que mi madre haya tenido que ir independiente a concejal en Vitacura o que yo mismo vaya como independiente lo reflejan.

-¿Resentimientos?

-No tengo resentimientos. Quizás, fue más doloroso para aquellos que vieron esos años a las personas que compartieron con mi abuelo, que no solamente tuvieron una relación laboral sino más personal, y que luego se alejaron. Creo que muchos de ellos han perdido las convicciones y se guían por conveniencia.

-No puedo dejar de preguntarle por el fallecimiento de Mónica Madariaga. ¿Qué sensación le provoca?

-No la conocí, yo era un niño durante su época de ministra. Pero sé que participó en el gobierno, sé también que estuvo muy enferma durante sus últimos años. Hizo algunas declaraciones  que no compartía -no me refiero a la reciente polémica que se armó con Piñera-, pero también creo que hay que valorar la vida de las personas como un todo. Y creo que fue muy beneficiosa en los cargos públicos que tuvo y me quisiera quedar con eso.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV