Arrate ¿el candidato instrumental? - El Mostrador

Jueves, 18 de enero de 2018 Actualizado a las 16:52

Opinión

Arrate ¿el candidato instrumental?

por 19 octubre, 2009

Estaríamos en una situación inédita en estos 20 años de elecciones: una candidatura presidencial instrumental cuyos objetivos no residen en sí mismos sino en su funcionalidad a los planes de un tercero. Arrate, fundador en el '87 del primer partido instrumental, el PPD, estaría nuevamente haciendo historia con esto de los instrumentos en nuestra, aún incompleta, democracia.

"La de Enríquez-Ominami es una candidatura ambigua entre la izquierda y la derecha, que es perjudicial porque en esa ambigüedad favorece a Piñera". El mensaje fue duplicado disciplinadamente por Jorge Arrate en sus visitas a Radio Zero y Red Televisión durante la semana pasada. Más allá del fondo -si usted lo piensa verá cuán oblicuo sería que una candidatura que eventualmente disputa votos en la derecha termine favoreciendo al abanderado de la Alianza-, lo interesante de la frase y su puesta en escena radica tanto en la adopción del formato cuña por Arrate, como por el eventual giro que representa el mensaje en la estrategia hasta ahora desplegada.

Vamos a lo primero. Hasta ahora la izquierda conservadora había sido especialmente refractaria a incorporar técnicas del marketing político, el que era enfrentado con una suerte de objeción de conciencia. Por eso, la producción de un mensaje, su desarrollo en pocas líneas -cuña, le llaman-, y la instalación disciplinada del candidato recitándolo en dos medios de comunicación en una semana, habla de una profesionalización del trabajo que es, ante todo, saludable. Habla de estar comprendiendo que es el público quien define los códigos, y no los actores. Tal vez en la próxima década, los electores que prefieren conocer a los candidatos visitando un reality show podrán evaluar al representante del Partido Comunista, y no necesitarán desplazarse a otros formatos para escuchar su mensaje. En horabuena.

Lo que merece un mayor análisis es, en cambio, si estamos frente al momento en que la estrategia de Arrate cambia. Tal vez ya no vaya como profesor contándonos de su disímil perspectiva de las cosas, sino que pase a golpear del mismo modo que los otros tres púgiles, y lo haga directamente a Enríquez-Ominami, justo en días en que las encuestas insinúan que su estrategia original le estaba permitiendo crecer... especialmente entre quienes se inclinaban por Eduardo Frei. Este giro de Arrate podemos entenderlo desde dos hipótesis: una, en el arratismo están convencidos que ya se llevaron todos los votos que pueden ganar entre los partidarios del senador democratacristiano o, la segunda, hay una inédita predilección entre sus estrategas, que hace que sea mejor ganarle un voto a MEO que hacerlo a Frei.

En el primer caso, asumir que ya no pueden crecer en el freísmo, parece una decisión apresurada, toda vez que son justamente aquellos electores que se han visto seducidos por la oferta de "más Estado" que ha estado en el corazón discursivo de Frei, quienes pueden dar el paso a optar por una oferta de estatización más coherente con la trayectoria de Arrate que con el gobierno desarrollado entre el ‘94 y el 2000. Cabe hacer salvedad de los avances privatizadores en educación del otrora ministro Arrate, vía financiamiento compartido y fondo solidario -ambos fuertemente resistidos en su momento por la izquierda desde profesores y estudiantes-, políticas  que, bien por casualidad o por la fragilidad de nuestras memorias, han sabido guardar disciplinado silencio entre quienes hoy son sus partidarios.

Sin embargo, lo verdaderamente preocupante es la eventualidad del segundo caso, la posibilidad que en la estrategia de Arrate existiera un axioma que indique que es mejor crecer en el electorado de MEO que en el de Frei, lo que justificaría cambiar un mensaje que ya entregaba sus primeros frutos. En ese caso, se verían tristemente probados los temores de algunos sectores que se han articulado tras la candidatura del hoy flamante militante comunista, vale decir que su presencia en el voto sólo es instrumental, y no en el sentido explícito de ampliar la izquierda, sino en el meramente coyuntural de impedir el crecimiento de MEO asegurando el paso a la segunda vuelta del Senador Frei. Estaríamos entonces, en una situación inédita en estos 20 años de elecciones, una candidatura presidencial instrumental cuyos objetivos no residen en sí mismos sino en su funcionalidad a los planes de un tercero. Arrate, fundador en el '87 del primer partido instrumental, el PPD, estaría nuevamente haciendo historia con esto de los instrumentos en nuestra, aún incompleta, democracia.

*Sebastián Kraljevich Ch., Licenciado en Sociología Universidad de Chile y miembro del Comando de MEO.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)