Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Gonzalo Arenas enfrenta polémica por gays en la franja electoral

"La UDI no tiene representantes en el comando de Piñera"

por 24 noviembre 2009

Aunque la controversia que ha generado la inclusión de homosexuales en la franja presidencial de la derecha se ha centrado en el aspecto formal, para el diputado gremialista por el distrito de Angol el tema es mucho más profundo. A su juicio, tiene que ver con el hecho político de que su partido no está siendo considerado en la toma de decisiones dentro de la candidatura de la Alianza: "lo que uno critica no son esos cinco segundos de la franja, sino todo el movimiento de poder" que hay detrás, señala.

La directiva gremialista ha puesto todo de su parte para no generar "ruido" al interior de la candidatura presidencial de la derecha. Sin embargo, esta postura le ha generado un costo interno difícil de evaluar antes de los comicios parlamentarios. Gonzalo Arenas es uno de los pocos que se atreve a hacer pública su molestia. La preocupación de fondo que el diputado deja entrever  es la forma de gobernar que implementará Sebastián Piñera cuando llegue a La Moneda, dada la certeza que existe en el sector de que ganará los comicios presidenciales.

En este contexto, advierte que "son equipos los que llegan al gobierno, no personas individuales", por lo que las decisiones sobre los distintos temas se deben tomar en conjunto, no como -a su juicio- se ha hecho hasta ahora en el comando presidencial. También critica la postura asumida por el senador de su partido Andrés Chadwick en los equipos del empresario, porque "si bien Chadwick es senador de la UDI, ha asumido un rol de vocero de Sebastián Piñera dentro de la UDI y no de representante de la UDI dentro del comando presidencial".

-¿Qué le parece que Sebastián Piñera le haya respondido al obispo Alejandro Goic que no va discriminar por ninguna razón, incluida la opción sexual de las personas?

-Yo respaldo cien por ciento las declaraciones del obispo Goic. Los candidatos presidenciales -no solamente Sebastián Piñera, sino que (Eduardo) Frei y otros- han caído en una especie de ofertón valórico. Una especie de feria de remates de quién avanza un paso más hacia un rumbo sin destino en temas que son importantes. Con bastante ligereza, creo yo. Esa crítica no es tanto a Piñera, porque las campañas presidenciales se forman en base a comandos, a equipos de trabajo. Y hay personas en el comando presidencial que tienen muy errada la percepción de las prioridades de los chilenos. Nosotros tenemos todavía prioridades sociales gigantescas y estos temas colocados en la franja reflejan la opinión de grupitos muy reducidos.

-Cuando usted responsabiliza a integrantes del comando más que al candidato, los primeros nombres que se vienen a la cabeza son los de Andrés Allamand y Andrés Chadwick. Se supone que este último debiera haber representado la voz de la UDI dentro del comando.

-Sí, es que yo estoy convencido que hoy día la UDI no tiene representantes en el comando presidencial. Si bien Chadwick es senador de la UDI, ha asumido un rol de vocero de Sebastián Piñera dentro de la UDI y no de representante de la UDI dentro del comando presidencial. Por tanto, es lamentable que la UDI no tenga ningún peso en las decisiones de la campaña presidencial. Además, esto tiene como consecuencia que hay algunos en el comando que creen que se puede llegar al gobierno a costa de la UDI y no con la UDI. Eso es lo que considero más grave.

-¿Qué lo hace pensar eso?

-Porque lo sucedido tiene un contenido político que va más allá del tema de los homosexuales. El propio Andrés Chadwick lo ha reconocido, que es que busca dar una señal de apertura y no discriminación del futuro gobierno de Piñera. Y ese objetivo político lo busca a costa de la UDI, porque saben que un sector importante del partido va a reaccionar. Entonces, todo esto lo tenían pensado en forma previa y eso es lo que molesta. Porque estos temas valóricos no pueden ser a costa de la UDI, sino con la UDI. Y habría sido muy importante conversarlos entre nosotros.

"Acompañado se llega más lejos"

-La opción de la dupla Chadwick-Allamand es obvia entonces.

-Yo creo que ellos priorizaron obtener un punto político para el comando presidencial más que tratar de realizar un trabajo entre el equipo de la UDI y de Renovación Nacional. Dicho esto, se me viene a la cabeza una frase de Sebastián Piñera que encuentro muy buena y que no se aplicó acá. Siempre dice que ‘solo se avanza más rápido, pero acompañado se llega más lejos'. Aquí privilegiaron andar más rápido y no llegar más lejos.

-En todo caso, en su propio partido sostienen que  la postura que usted ha planteado en materias valóricas es minoría.

-Pienso que no somos minoría. Porque una cosa son los dirigentes de la UDI y otra cosa su base electoral. Puede haber varios diputados a favor de incluir este tema en la franja e igual número que está en contra, pero yo creo que el sustento electoral del partido está mucho más en contra que a favor. Hay gente en la directiva de la UDI, y en la UDI también, que se está encerrando en una burbuja si creen que la opinión del partido se refleja por cuántos diputados están a favor y cuántos en contra. Yo creo que la postura en contra refleja a la inmensa mayoría de nuestro electorado, que es mucho más tradicional, que se la juega por la familia y cree en ella, que tiene además otras prioridades, porque nosotros tenemos una base en el mundo popular y allí el tema del matrimonio homosexual ocupa el décimo quinto lugar dentro de las prioridades que esperarían que la UDI solucionara. Por eso considero un error haber puesto estos temas, porque no nos suman ni un voto y, además, perjudican las confianzas dentro de la Alianza por Chile.

-¿A qué atribuye el hecho de que, antes de que se transmitiera la franja con la pareja homosexual, al interior de la UDI se creyera que se había logrado frenar la imagen?

-A la debilidad de nosotros como partido de no tener peso en la campaña presidencial. Esa es una culpa nuestra, porque en política los espacios no se dan, se ganan. Nosotros no nos hemos ganado esos espacios dentro de la campaña de Piñera. Así que la primera culpa es de la UDI, en forma colectiva. Por otro lado, en el comando presidencial existe un doble discurso. Porque, por un lado se hacen declaraciones muy bonitas de que somos una alianza, que estamos unidos y que queremos llegar al gobierno con un proyecto país. Sin embargo, no consensuamos temas tan básicos como este. Temas de fondo, porque estos temas no se conversaron en ninguna comisión política ni en ninguna bancada de diputados. Nos enteramos todos por los diarios. Esa forma de actuar delata un doble discurso por parte de algunos personeros del comando presidencial y eso nos perjudica.

Mea culpa

-Pero ustedes tienen al presidente de la UDI, en representación del partido, al interior del comando.

-Lo que pasa es que una cosa son los nombres formales en un organigrama y los otros son los que realmente influyen y toman las decisiones. Y yo insisto que en la toma de decisiones, dentro del comando presidencial, no hay ningún representante de los intereses y de la visión de la UDI. Y eso no es querer manipular al candidato presidencial o tratar de imponerle cosas... Es lo que se hace en democracia. En democracia no se llega al gobierno solo, sino que llega en equipos. Y para que los equipos funcionen se tienen que tomar acuerdos en conjunto. Por lo tanto, yo no lo veo como una forma de presionar a alguien, sino, por el contrario, cómo se construye una coalición de gobierno el día de mañana.

-Usted le adjudica más responsabilidad a asesores del comando que al propio candidato. No obstante, en una entrevista en el programa Así Somos de La RED fue él mismo quien aclaró que "el candidato a presidente soy yo". ¿No le parece eso suficientemente claro?

-Sí, él es el candidato presidencial y va a llegar al gobierno con una coalición de partidos políticos independientes que lo va a apoyar. Estos son equipos que llegan al gobierno, no son personas individuales. Un presidente no basta para hacer un buen gobierno. Por lo demás, cuando él dice ‘no queremos discriminar a nadie', nosotros tampoco queremos discriminar a personas con distintas opciones sexuales. Se merecen todo el respeto del mundo y la comprensión también. Lo que está en la franja tampoco es malo, si la franja fuera un hecho aislado no tendría nada criticable. El tema está en que es algo mucho más profundo, que va asociado con un proyecto de acuerdo de vida en común. Lo que uno critica no son esos cinco segundos de la franja, sino todo el movimiento de poder, de voluntad política, que está debajo pero que se manifiesta en esto.

-¿Se podría decir que la UDI está siendo ninguneada en el comando?

-No sé si ninguneada, porque como te he dicho en política los espacios se ganan. Entonces, nadie ningunea a nadie, uno deja de influenciar. Más que ninguneo, es falta de capacidad nuestra -como UDI- de influir en las decisiones que se toman en el comando presidencial y ser protagonistas en ese comando.

-¿Este es una crítica a la directiva de su propio partido, que es la encargada de representar a la UDI en el comando?

-Así es, va a la directiva de mi partido, pero también hago un mea culpa. Nosotros, como diputados, quizás también debíamos haber hecho cosas más activas. Esta es una culpa colectiva de la UDI, no sólo de la directiva. Porque cuando uno trata de evitar los ruidos, ocurren cosas como éstas y ya están los hechos consumados.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes