Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

El Mostrador en el debate de Anatel

Mortalmente parecidos

por 12 enero 2010

Mortalmente parecidos
A seis días de la elección escuchamos lo mismo: que la derecha no puede gobernar porque entregó un país destruido, que la Concertación tiene que irse porque en 20 años ha hecho muy poco, que Piñera votó por la Amnistía y Frei construyó casas indignas, que mi bono es más que el tuyo. Sólo los destellos de astucia de algunos periodistas nos dejaron ver que ambos candidatos son muy frágiles cuando la verdad les incomoda.

Da lo mismo que digan que “los periodistas no somos noticia”, porque la escena es demasiado elocuente. Los entrevistadores están sentados en el panel. Quedan pocos minutos para salir al aire. Sergio Molleda (Telecanal) Mauricio Bustamante (TVN), Constanza Santa María (Canal 13) Iván Núñez (CHV), Catalina Edwards (Mega, que prestó los estudios) y Claudio Elórtegui (UCV-TV) ordenan sus papeles e intercambian algunas palabras. Las luces les llegan de frente y sobre sus cabezas. Serán las caras que el público verá por las siguientes dos horas.

Detrás, fuera del alcance de los focos, está Juan Carvajal uno de los asesores de la Presidenta que llegó al comando de Frei para tratar de repetir con el candidato, la alquimia del 81%. Junto a él, parados en un círculo más o menos homogéneo, las demás  caras que el público con suerte alguna  vez verá, pero que son las que cortan. Baltazar Sánchez, (presidente de Mega) Jorge Cabezas y Gazi Jalil (jefe de prensa y editor de TVN respectivamente) Jaime de Aguirre y Alberto Luengo (director y editor de contenidos de CHV) y Michael Müller (editor general de Prensa de Canal 13). De improviso como una aparición llega a saludar el abogado Juan Agustín Figueroa, relajado y transversal de verdad.

Fueron al mismo outlet

Antes de salir al aire, el primero en aparecer es Sebastián Piñera. Austero como quien se ahorra la Coca-Cola por culpa de la crisis, revisa sus apuntes en un bloc Colón. Parece concentrado revisando detalles junto a su asesora, la periodista Fernanda Otero. Pero a los segundos se pasea inquieto por el set. En realidad, iluminado por los focos; con traje oscuro, camisa blanca, corbata roja y delante de un fondo azul, cualquiera luce con estatura presidencial.

Al menos Eduardo Frei está vestido prácticamente igual, su traje es ligeramente más claro y tiene otro corte. Pero a simple vista se ve igual. Parece que los manuales de marketing político de nuestros créditos locales están añejos. Los dos candidatos se pasean como haciendo un tour por el set. Los dos miran hacia arriba; las pantallas con la foto fija de La Moneda. Frei apunta con el dedo mostrándole una ventana a Piñera como diciendo “esa es la que da al balcón donde tienes que saludar”.

Lo de Frei suena a promoción de infomercial, aunque cae como un analgésico para los funcionarios públicos  que siguen el debate en el Liguria de Manuel Montt. Es tan poco creíble como cuando Piñera habla de salarios justos y empleos decentes. Tal como cuando dice que va a modificar Dicom, donde hasta hace poco uno de los accionistas era Sergio Romero, senador de RN, su partido.

Sergio Molleda empieza la ronda de preguntas. El debate en adelante navegará por aguas conocidas y mostrará lo que tiene de parecido con una asamblea vecinal o una reunión de apoderados, cuando todos se interrumpan al hablar, candidatos y entrevistadores.

El periodista de Telecanal pregunta a Piñera sobre los ex funcionarios de la dictadura que podrían participar de su gobierno. Responde lo que ya ha dicho, que “ningún ministro del régimen militar se va a repetir el plato”. En rigor nadie querría volver a comer de un plato que siempre estuvo podrido. Frei, cuando Iván Núñez le consulta sobre los pinochetistas que asesoran a Chile en el juicio de La Haya (Hernán Felipe Errázuriz y Francisco Orrego Vicuña) queda descolocado y responde invocando a Bachelet como la que maneja la política exterior.

Candidatos de clase media

En Educación y Cultura, tópicos a cargo de Mauricio Bustamante, le cae la peor noticia a Miguel Littin porque los dos dicen que para el Oscar votarían por La Nana. Frei podrá tener a todos los rostros de teleserie a su lado, pero ninguno aloja en su casa como Vargas Llosa si lo hace en la mansión que Piñera tiene en San Damián.

Mauricio Bustamante, hechizado por el alcance  de  Twitter; usa dos testimonios de la red social para inquirir a los candidatos sobre los vergonzosos costos de la educación, recordando que los dos estudiaron gratis en la universidad. Vuelve el exasperante discurso de que los dos eran de clase media, que sus padres eran funcionarios públicos, que yo soy igual que usted.  Salvo por los US$ 4 millones que reconoció tener Frei y los US$ 2 mil millones que se le calculan a Piñera.

Claro que Piñera estuvo más despistado al asegurar que los jóvenes “podrán estudiar gratis con becas y prestamos”.

Fue como un partido de los equipos dirigidos por Arturo Salah y Nelson Acosta: quienes los han visto mucho ya saben como juegan. Piñera intentando probar que la Concertación en 20 años ha trabajado poco y mal, que no es pinochetista que las violaciones a los Derechos Humanos le quitaban el sueño.

Frei aclarando que estos 20 años  sólo han alcanzado para reconstruir lo que la dictadura destruyó. Y que los cambios vendrán ahora junto con el “progresismo”, vocablo que según Piñera “nadie entiende”.

“Me dicen que no hablo”

Pero lo de Frei suena a promoción de infomercial, aunque cae como un analgésico para los funcionarios públicos  que siguen el debate en el Liguria de Manuel Montt. Es tan poco creíble como cuando Piñera habla de salarios justos y empleos decentes. Tal como cuando dice que va a modificar Dicom, donde hasta hace poco uno de los accionistas era Sergio Romero, senador de RN, su partido. Frei va más allá y asegura que va a suprimirlo.

Aunque ninguna pregunta logra sacar una idea o propuesta nueva, los periodistas tienen su momento de gloria al hacer caer en contradicciones, complicar y así dejar al descubierto a los candidatos. Aunque sea un poco.

Piñera no puede disimular su naturaleza de especulador bursátil cuando Constanza Santa María le pregunta si espera que las acciones de Lan suban para venderlas; contándole que han subido un 30%.  “Estoy muy contento con que hayan subido las acciones de Lan”, confiesa el empresario. Será más feliz cuando se entere que los papeles de su holding Axxion se empinaron $500 pesos entre el viernes y ayer.

Eduardo Frei no contestó cuando Iván Núñez le preguntó si consideraba “grandes líderes” a sus amigos Carlos Menem y Alberto Fujimori. El candidato dijo que él se relacionaba “con los Estados”. La locuacidad de Frei fue in crescendo a medida que avanzaba el foro, tanto que su rival aprovechó de enrostrárselo: “pucha que está bueno para hablar el senador Frei” . Entonces el candidato oficialista lanzó no sabemos si una confesión o tuvo un lapsus: “Siempre me dicen que no hablo, entonces tengo que aprovechar”, dijo

Pero la figura de la noche fue Claudio Elórtegui, el jugador de equipo chico que despunta en la selección. A Frei le pregunta sobre la presencia de Eduardo Aninat, su ex ministro de Hacienda, al frente de la Asociación de Isapres, un ejemplo de cómo algunos concertacionistas desembarcan en el perverso mundo privado. “No puedo controlar los trabajos de mis ex colaboradores”, explicó Frei.

El round más duro y final fue con Piñera, que sacó una foto de las casas Copeva y Elórtegui en una discusión donde ninguno se dejaba hablar (enloqueciendo a la traductora para sordomudos), le recordó a Piñera que en 1996 firmó un decreto presentado al Tribunal Constitucional, para bloquear un proyecto que buscaba ampliar las áreas verdes en las viviendas sociales. En el foro Piñera lo negó rotundamente y acusó al periodista de no estar bien informado. Pero de madrugada Piñera publicó en su twitter: “Revisé el tema del requerimiento del TC y efectivamente lo firmé y no me acordaba. Nobleza obliga, rectifico el error”. Así es la memoria: selectiva.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes