Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:52

Su principal acreedor es la imprenta de Agustín Edwards

Eduardo Frei en Dicom por deudas de campaña

por 21 enero 2010

Eduardo Frei en Dicom por deudas de campaña
Diecisiete documentos impagos por varios millones de pesos y una lista de espera con varios proveedores, la mayoría pequeños empresarios, son los compromisos que tienen de cabeza al administrador electoral del comando. No sólo los votos fallaron, también algunos de los empresarios que antes aportaban. Las excentricidades de su entorno familiar tampoco ayudaron.

José Luis Rosales es uno de esos empresarios que nutrieron los discursos de campaña de los dos candidatos. Su pyme se llama Panoramicca y el negocio es la venta de publicidad estática. Entre sus clientes políticos han estado el ex alcalde Jaime Ravinet, Michelle Bachelet cuando era candidata y el diputado UDI, Rodrigo Álvarez en su última campaña. “Con ninguno tuve problemas. Habitualmente se pagaban los contratos después de 30 días”, dice.

El letrero y la imprenta

Para el comando de Eduardo Frei, Rosales implementó una gigantografía en el edificio de Alameda 929, entre Estado y Ahumada. “Insistieron mucho que me apurara, porque querían sacarle fotos”, cuenta. Pero los pagos no han llegado con la misma rapidez. Firmó tres facturas. La primera con fecha 13 de noviembre, la segunda para el 31 de diciembre y la última para el 31 de enero. En total suman $12 millones 600 mil más IVA. Por la primera ya tuvo que pagar $800 mil en impuestos. Lo que para el tamaño de su negocio es un golpe duro. Pero según cuenta lo peor es no recibir ninguna información.  Rosales ha sido una de las personas que en grupos de ocho a diez, llegan diariamente hasta la casona azul de Bilbao 1159 buscando respuestas. La persona encargada de dar soluciones es Diego Méndez Amor, administrador electoral del comando, tesorero de la DC precisamente cuando el partido atravesaba una crisis económica y rector del Centro de Formación Técnica Simón Bolívar.

Méndez es el resultado de un recambio que tal como en el plano político, tampoco resultó. En abril del año pasado, dentro del grupo en el que llegó Sebastián Bowen, asumió Francisca Contreras como directora de Administración y Finanzas. Cercana a Magdalena Frei, quién la llevó al comando, puso su firma en algunos de los contratos, como el que le dio curso a la gigantografía. Pero en vista de todos los problemas que hay con los pagos, el hombre fuerte es Méndez, amigo de Juan Carlos Latorre, José Miguel Insulza y el mismo Eduardo Frei.

“Hubo muchas excentricidades, por ejemplo  Magdalena Frei mandó a hacer bolsas reutilizables con el eslogan ‘Vamos a Vivir Mejor’. Mandó a confeccionar miles porque le gustaron, entonces ya estábamos en la segunda vuelta con eslogan nuevo y seguían llegando bolsas”.

Pero sin duda la parte más escandalosa dentro de todas las dificultades es que Eduardo Frei Ruiz Tagle aparezca moroso en Dicom, la misma empresa que prometió suprimir durante su campaña, porque “liquida a las pequeñas empresas”, según dijo en el debate Anatel. Eduardo Alfredo Juan Bernardo Frei Ruiz Tagle registra 17 documentos impagos, que suman $111.123.000. Fechados desde el 30 de octubre del año pasado hasta el  12 de enero de 2010. Todos corresponden a compromisos firmados con Morgan Impresores, la imprenta propiedad de El Mercurio que confeccionó el material gráfico de la campaña. Ante las consultas de este medio, en el comando aseguran que se llegó a acuerdo con Morgan y su departamento legal para pagar los compromisos pactados y salir de Dicom

Los amigos perdidos y las excentricidades

Para esta debacle “de flujos y no financiera” como precisan en el comando, hay más de una razón. La más grave  es que algunos  importantes empresarios que habían estado históricamente como financistas en las campañas de la Concertación, tales como Andrés Navarro de Sonda y Juan Eduardo Errázuriz, ex socio de Frei en Sigdo Koppers, esta vez se restaron. Ambos optaron por ayudar  a Piñera.  Por otra parte, debido a la baja cantidad de votos, menos de los presupuestados, el retorno que haga el Servel será mucho más bajo que el esperado. Por último los créditos que debían llegar tampoco fueron aprobados.

Aparte de los  inconvenientes ya descritos, ha habido algunos desaciertos importantes, según resume una fuente al interior del comando. “Hubo muchas excentricidades, por ejemplo  Magdalena Frei mandó a hacer bolsas reutilizables con el eslogan ‘Vamos a Vivir Mejor’. Mandó a confeccionar miles porque le gustaron, entonces ya estábamos en la segunda vuelta con eslogan nuevo y seguían llegando bolsas. Pablo Halpern mandó a hacer un jingle en 16 millones, que no estaba contabilizado en el presupuesto. Y así, hubo muchos gastos no presupuestados que descuadraron la caja. También cosas estúpidas. Se compraron unos plasmas que serían para el comando y su uso en labores de campaña y terminaron en las oficinas de las áreas ejecutivas”, afirma la fuente.

Según cálculos extraoficiales las deudas ascenderían a $1.900 millones sólo  en primera vuelta. Pero en el comando aseguran que esta cifra es inexacta, aunque no entregan montos aproximados, si advierten que pagarán en el plazo que estima la Ley Electoral, es decir hasta el 26 de enero para los compromisos de primera vuelta.

Dentro de este grupo hay varias radios regionales, con las que el comando mantiene deudas por concepto de frases publicitarias.

El 11 de enero pasado Luis Pardo, presidente de la Asociación de Radiodifusores de Chile (ARCHI) envió una carta a Carolina Tohá, hasta entonces generalísima de la campaña.  Pardo aclara que sus asociados "no sólo no han recibido los primeros dos pagos de tres previamente convenidos, sino que, además, son víctimas de una presión para rebajar los valores acordados a menos de la mitad de lo comprometido y sin fecha de pago cierta”.

Tampoco tiene fecha de pago cierta Felipe Zúñiga, otro pequeño empresario que arrendó el camión en el que se armaron los escenarios de Frei para varias de sus concentraciones en Santiago. Aunque en relación al resto tiene suerte, le han pagado una factura de tres y en total le deben $ 1.260.000 cifra para la que no ha tenido una solución. “Muchos de los que estamos en mi lugar creemos que el asunto ya bordea la estafa, he visto la lista de acreedores y son cientos”, dice Zúñiga, quien logró avanzar en la lista de espera y ayer tenía una reunión con Diego Méndez.

Al cierre de esta nota Diego Méndez contestó las preguntas de El Mostrador a través de la siguiente carta:

“Al día de hoy el comando se encuentra en pleno proceso de pago a sus proveedores de acuerdo al cronograma establecido por esta administración. Todos los compromisos de la campaña electoral se han cumplido y seguirán siendo cumplidos sin excepciones según los acuerdos alcanzados con cada uno de los proveedores, tanto de primera como de segunda vuelta, tal como lo exige la ley electoral.

Francisca Contreras mantiene su rol como Directora Financiera de la campaña en estrecho contacto y trabajo diario con este administrador electoral. Quedo atento y a su disposición para aclarar cualquier consulta referida a algún caso puntual y me permito solicitar los antecedentes que han motivado su consulta e interés periodístico respecto de la referencia que se hace a Dicom, ya que se encuentra solucionado y debidamente acordado con el proveedor”.

Sin embargo, hasta ayer a las 18:54 hrs la información seguía intacta en el portal de Dicom.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes