Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:46

David Landaur, dirigente sindical de Bellavista Oveja Tomé:

“A mí me engañó la UNIACC”

por 16 abril 2010

“A mí me engañó la UNIACC”
Durante una reunión nacional de ex presos políticos en Tomé, vendedores de la Universidad de las Comunicaciones se encargaron de captar alumnos y ofrecerles cursos de e-learning gratuitos como beneficiarios de las Becas Valech. Omitieron que el Mineduc pagaría millonarios precios. En el caso de este ex Mapu, detenido en 1973 en la Isla Quiriquina, jamás logró acceder a los cursos y nunca más supo del asunto, hasta que su hijo quiso acceder al beneficio y se enteró que ya no podía hacerlo.

Luego de una extensa reunión sobre el futuro de la quebrada textil Bellavista Oveja Tomé, paralizada desde hace dos años, el presidente del sindicato 2 de trabajadores de la compañía, David Andaur, llegó a su casa ubicada en Carlos Manhs, en Tomé.

En el living, junto a su señora, empezó a ver el programa “Esto no tiene nombre”, que mostraba un especial sobre un controvertido negocio impulsado por la universidad  UNIACC a través de las Becas Valech. Se sentó a ver el reportaje justo en el momento en que el rector de la casa de estudios, Daniel Farcas, señalaba que todo el asunto era legal y que nadie había sido engañado.

Andaur se sorprendió muchísimo: en ese momento se enteró de que había otras personas que se sentían estafadas con los cursos que la UNIACC les había ofrecido como beneficiarios de las Becas Valech. No era el único.

A sus 59 años, y luego de haber estado detenido por seis meses en 1973 en la isla Quiriquina, otro tiempo en Talcahuano y haber pasado varios años cesante, el ex militante del MAPU pensaba que ya no le entraban balas. Pero al ver el reportaje de TVN se dio cuenta de que aún había cosas que podían afectarlo: sintió rabia, una rabia mezclada con incredulidad y pena “al ver que se habían aprovechado de gente que había sufrido mucho y lucrado a costa nuestra”.

En una breve visita a Santiago, relacionada con su labor como dirigente en la esperada venta de Bellavista Oveja Tomé, el dirigente conversó con El Mostrador y relató su historia.

-¿Cómo llegó a los cursos que la UNIACC impartía para los beneficiados por las Becas Valech?

-Todos los que estuvimos detenidos en la región nos reuníamos periódicamente e hicimos una agrupación. En 2005 o 2006 hubo un encuentro nacional en Tomé de la Unión de ex Prisioneros Políticos de Chile, donde había representantes de todo el país. Ahí aparecieron unos señores de la UNIACC.

-¿A ellos quién los invitó?

-Al parecer en Santiago se informaron que había un encuentro de la agrupación. Allá me ofrecieron estudiar a distancia (e-learning) y que a través de eso iba a sacar un título. Decían que a la persona no le costaba un peso, pero iba a sacar un título profesional.

-¿Cómo se enteró de que era uno de los beneficiados con las becas de estudio?

-En ese congreso la directiva nos informó. Y como estaban los de la UNIACC ahí mismo averigüé y me inscribí. Como era totalmente gratuito para uno… pero nunca pensé que iban a lucrar otras personas cobrando los beneficios del ministerio.

-Entonces enganchó con la oferta de la universidad…

-Claro, yo me interesé porque siempre me gustó el periodismo, porque dentro de mis actividades soy voluntario del cuerpo de bomberos, dirigente sindical y corresponsal de algunas radios. Mi intención era sacar el título de periodista.

Y en vista de que pasaron tantos años sin poder estudiar, era la oportunidad que teníamos para poder progresar y recuperar el tiempo perdido.

"Lo peor fue cuando mi hijo David Marcelo quiso postular hace dos años al beneficio, que al principio no se extendía a hijos y nietos, y le indicaron que yo en el Mineduc ya había cobrado mis cursos de capacitación".

Pero lamentablemente eso quedó en una firma. Porque después no me llegó el material que quedaron en enviar, nunca llegó nada, ni un lápiz pasta. Me engañó la UNIACC.

-¿Cuánta gente más firmó esto?

-En ese momento, unas 20 o 30 personas.

-¿Y qué pasó con ellos?

-Como éramos de distintas regiones no tuve más contacto. Y de mi región no he sabido quién más se inscribió.

Nunca más se supo

-Usted firmó para hacer el Programa Especial de Titulación de Bachillerato en Formación General con la Uniacc ¿tiene el contrato?

-No, porque quedaron en mandarme una copia y nunca me llegó. Así que después solicité un certificado de si era alumno regular, me lo enviaron a mi domicilio.

-¿A usted le dijeron cuánto costaba el programa?

-No, sólo que era gratis.

-¿Pero sabía que el Mineduc estaba pagando altas cantidades? Bajo el concepto de Becas Valech la UNIACC ha recibido más de 5 mil millones de pesos.

-Hasta el momento en que vi el reportaje no, ahora último vine a saber la cantidad de millones que estaban pagando. No lo podía creer.

-¿Por qué quedó tan disconforme con la experiencia?

-Nunca pude hacerlo. Traté de conectarme pero la página me echaba para afuera. Me llamaron un par de veces al celular y me decían que me metiera a las páginas de Internet de Uniacc para poder seguir los cursos. Lo intenté en varias oportunidades pero nunca obtuve nada: tenía una clave, que obtuve poniendo mi nombre y mi RUT, pero no funcionaba.

-¿Entonces no podía ver los cursos?

-No, y tampoco me entregaban la materia de lo que se iban a tratar los cursos para poder prepararme.

-¿Y qué hizo?

-Mandé correos electrónicos porque por teléfono en la mesa central no sabían a quien ubicar. Nunca tuve respuesta.

-¿Alguna vez rindió un test, una prueba?

-Nada.

-¿Cuánto tiempo duraba el programa?

-Dos años más o menos.

Mi hijo no pudo usar la beca

-¿Lo llamaron desde Uniacc para preguntarle por qué no se metía en los cursos?

-No, hasta el día de hoy. Lo peor fue cuando mi hijo David Marcelo quiso postular hace dos años al beneficio, que al principio no se extendía a hijos y nietos, y le indicaron que yo en el Mineduc ya había cobrado mis cursos de capacitación.

En ese minuto dije bueno, qué le vamos a hacer. Igual mandé unos correos al Mineduc solicitando información pero justamente estaba el tiempo de la quiebra de Bellavista Oveja Tomé, así que me dediqué exclusivamente a trabajar en eso. Nunca recibí respuesta y el tema lo dejé.

Este año mi hijo terminó sus estudios de informática y me acordé, así que mandé un par de e-mails en febrero y marzo. Tampoco me contestaron.

-¿Qué pensó cuando vio el programa?

-Con todo lo que se supo no lo podía creer. No puede ser que esto haya ocurrido, tampoco me puedo quedar callado porque esto está afectando a miles de trabajadores y personas que sufrieron y otra gente lucró con ese sufrimiento.

Desde Uniacc, señalaron que “este es uno de los casos que se está evaluando su devolución sin uso del beneficio con fecha del 30 de mayo, fecha en la que se verá si efectivamente corresponde su devolución o no. La dirección académica está evaluando estos y otros casos que puedan ser parecidos”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes