Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:28

Iglesia llama a enfrentar desafíos laborales más allá del terremoto

por 1 mayo 2010

Iglesia llama a enfrentar desafíos laborales más allá del terremoto
El vicario de la Pastoral Social dijo que el país requiere un acuerdo político transversal que permita resolver los problemas más acuciantes, para lo que sería necesario configurar un nuevo contrato social que dé forma a consensos contundentes.

La Iglesia Católica, en el marco del Día Internacional del Trabajo, hizo este sábado un llamado a enfrentar desafíos laborales impostergables que van mucho más allá del terremoto y posterior maremoto del pasado 27 de febrero.

Durante una homilía en la Catedral de Santiago, el vicario de la Pastoral Social, Rodrigo Tupper, pidió facilitar el acceso al empleo de jóvenes, mujeres e inmigrantes y llamó a entregar un salario y trato justo.

Afirmó que en un futuro próximo el país requiere un acuerdo político transversal que permita resolver los problemas más acuciantes, para lo que sería necesario configurar un nuevo contrato social que dé forma a consensos contundentes.

Tupper destacó la necesidad de acordar un sueldo ético que garantice una digna condición laboral para los trabajadores chilenos.

Los trabajadores buscan lograr el establecimiento de un sueldo mínimo ético de 250.000 pesos (unos 480 dólares), propuesto por la Iglesia en 2007, así como la regularización del personal a contrata, temporales, y a honorarios, sin derecho a cobertura sanitaria ni previsión social.

Tupper también advirtió que se requiere alcanzar mecanismos eficientes de apoyo durante el desempleo, el cual ha aumentado considerablemente tras el terremoto.

Dijo que este mecanismo sería posible con el seguro de cesantía y la capacitación laboral, con el fin de aminorar la angustia de las personas y las familias que se encuentran expuestas a periodos prolongados de recesión.

El pasado 27 de febrero el terremoto y posterior maremoto que afectó a la zona centro-sur de Chile dejó un saldo de más de 400 muertos, 800 mil damnificados y pérdidas por más de 30 mil millones de dólares.

A la tradicional misa del 1 de mayo, que se efectuó bajo un fuerte contingente de seguridad, asistió el presidente Sebastián Piñera acompañado de alguno de sus ministros, parlamentarios, dirigentes sindicales, empresarios y estudiantes.

Tras el término del acto litúrgico, el mandatario reiteró la voluntad del Gobierno de avanzar en materia laboral y destacó la utilización del diálogo como vía para mejorar la legislación de trabajo y la calidad de vida de los trabajadores.

"Este presidente, la ministra del Trabajo y este Gobierno van a tener las puertas abiertas de par en par, los oídos muy atentos y la voluntad muy comprometida para escuchar las demandas y las inquietudes de los trabajadores chilenos", añadió.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes