Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 00:29

Jaime Mañalich ad portas de declarar en la Fiscalía Centro Norte

La inexplicable demora del ministro de Salud para ordenar la alcoholemia al “negro” Piñera

por 3 mayo 2010

La inexplicable demora del ministro de Salud para ordenar la alcoholemia al “negro” Piñera
En la indagatoria que se inició luego que el cantante colisionara a una ingeniera el 2 de octubre pasado, está acreditado que mientras se dirigía a la Clínica Las Condes, de la que su hermano Presidente era dueño del 9,76%, llamó al urólogo Christian Huidobro para internarse por un dolor lumbar, evitando pasar por la urgencia, donde habría estado obligado al análisis sanguíneo. El doctor dijo que se enteró del accidente por Mañalich, entonces director médico del recinto, a las 8:00 del día siguiente. Desde ese encuentro transcurrieron 3 horas y media para que se tomara la muestra al cantante y 13 desde el choque. El abogado querellante, Alfredo Morgado, dijo que podría existir “una eventual afectación a los objetivos de la investigación”.

La noche de 2 de octubre a las 22:10, José Miguel Piñera -“el negro”- colisionó a María Fernanda Konig, una joven ingeniera industrial en la intersección de las calles Ejército y Blanco Encalada, en momentos en que el cantante y empresario se dirigía al Movistar Arena, donde su amigo Charly García ofrecía un concierto.

“Borracho y con la lengua traposa”, dijo uno de los testigos, huyó del lugar sin esperar a que llegara Carabineros y realizarse la alcoholemia de rigor, tal como ordena el artículo 183 de la Ley del Tránsito.

Al día siguiente, se supo que se había internado en la clínica Las Condes, donde fue llevado por su esposa Belén Hidalgo. En esa fecha, el actual Presidente Sebastián Piñera aún era accionista del centro asistencial privado, del que sólo se desprendió en febrero de 2010.

¿A qué hora supo Mañalich de este hecho y por qué demoró en realizar la alcoholemia? ¿Por qué no ingresó a la urgencia de la clínica?

Hasta ahí, es una historia conocida que sucede en momentos en que se desarrollaba la campaña presidencial. Sin embargo, hay un lapso de tiempo entre la ocurrencia del accidente donde participa “el negro” (22:15), su ingreso a la Clínica Las Condes a las 01:08 am y el momento en que se practica la alcoholemia, a las 11:38 del 3 de octubre. Todo lo anterior, tiene al actual ministro de Salud, Jaime Mañalich Muxi, entonces director médico del recinto, ad portas de ser citado a declarar por el Ministerio Público Centro Norte por la demora en la realización de este examen.

Llamado salvador

En la investigación que por estos hechos tramita el fiscal Alejandro Sánchez, Miguel Piñera declaró que, una vez ocurrida la colisión, la faltó el aire y temió un preinfarto, por lo que decidió ir a un centro asistencial.

Sin embargo, un guardia de seguridad ciudadana de la comuna de Santiago y que llegó al lugar, contradijo el empresario nocturno. Al respecto, testimonió que el cantante le indicó que estaba bien de salud.

Otro testigo, en tanto, indica en la carpeta de investigación que “cuando traté de hablar con él (Piñera), tenía olor a trago y la lengua traposa… y trataba de caminar derecho”.

Sobre la ruta que tomó para llegar la clínica en su jeep Hummer, “el negro” aseguró no recordarla, pese a que transcurrió poco más de una hora y media en trasladarse del Centro de Santiago al sector oriente. También le indicó al fiscal que, una vez ingresado a la Clínica Las Condes, lo sedaron y se durmió.

Independiente del olvido, pasadas las 23:00 Miguel Piñera marcó el teléfono celular privado del doctor Christian Huidobro Alvarado, para decirle que tenía un dolor lumbar que lo aquejaba. El profesional -experto en andrología y urología- conducía desde Viña del Mar a Santiago.

Huidobro entonces llamó personalmente a la Clínica Las Condes para que lo ingresaran. Y así ocurrió. A las 01:08 del 3 de octubre, Miguel Piñera evitó pasar por la urgencia, donde de haber revelado que participó de un choque no habría evitado una alcoholemia inmediata así como la declaración ante la policía uniformada. Esta sí debió realizarla Konig, pese a estar policontusa y con esguince cervical.

Esta diligencia fue ordenada por el fiscal que cumplía el servicio nocturno en el Ministerio Público Centro Norte, y también incluía, por cierto, a Miguel Piñera.

Cuando, cómo, por qué

De acuerdo a la declaración del propio doctor Huidobro ante el fiscal Sánchez, este no sabía de la ocurrencia del accidente automovilístico, sino que se enteró de boca del entonces director médico, Jaime Mañalich cuando llegó a la clínica a las 08:00  y luego, por cierto, de hablar con “el negro”.

Hasta ahora no está claro en la indagatoria a qué hora llegó Mañalich a la clínica, si a las 08:00 o de madrugada. Lo que sí quedó establecido en la carpeta de investigación del fiscal Sánchez es que recién a las 11:00 del 3 de octubre, Mañalich se comunicó con Carabineros de la Segunda Comisaría de Santiago Centro, momento en que ordenó la alcoholemia, la que se realizó a las 11:38, es decir a más de 13 horas de ocurrido el choque. Más aún, a las 15:15 del mismo día, Carabineros recién le tomó declaración al negro. Al respecto, el informe de la policía uniformada asegura que este “se dio a la fuga”. El análisis que recibió el fiscal, en tanto, indicó que Miguel Piñera no tomó una sola gota de alcohol.

Igualdad ante la ley

Con estos antecedentes en la mano, el jueves de la semana pasada el abogado Alfredo Morgado, patrocinante de la afectada, solicitó al perseguidor penal que Mañalich preste declaración y aclare cuál fue su participación y por qué demoró en realizar este trámite legal que permite imputar responsabilidad penal -dependiendo del grado de alcohol en la sangre- a quien protagoniza un accidente. La diligencia, atendida su calidad de ministro de Estado, puede realizarla por oficio.

Al ser consultado por El Mostrador, Morgado confirmó la solicitud al fiscal Sánchez e indicó que la presentación se suma a otras diligencias que prefirió no revelar. El profesional indicó que la actuación de Miguel Piñera, una vez ocurrido el accidente, vulneró el “principio rector de la igualdad ante la ley”.

“Si fruto del accidente tenemos a dos ciudadanos: María Fernanda Konig y Miguel Piñera, ciertamente los caminos de ambas situaciones son el reflejo de un contraste brutal. Mientras una es conducida a la asistencia pública, se le realiza la alcoholemia, es vigilada por funcionarios de seguridad ciudadana y es llevada donde Carabineros y liberada cuatro horas después queda claro que todo lo anterior se traduce en un quebrantamiento absoluto del principio básico y esencial en un estado de derecho democrático como es la igualdad ante la ley”, dijo Morgado.

El patrocinante de la víctima, manifestó además que una vez ocurrido el choque, Piñera “se retiró en forma presta a vista y paciencia de los funcionarios de seguridad ciudadana” y luego “se vio absolutamente privilegiado apareciendo a las 3 horas en la Clínica Las Condes, lugar en que pasadas 13 horas recién se le practicó la alcoholemia que manda la ley”.

Por esta razón, explicó Morgado, podría existir “una eventual afectación a los objetivos de la investigación” que lleva el fiscal Sánchez, “por lo que se hace necesario e indispensable esclarecer la actuación de los funcionarios de la Clínica Las Condes, debiendo prestar declaración el señor Jaime Mañalich, quien a la época detentaba el cargo de director médico y hoy ha sido ungido como ministro de Salud”.

Las dudas que aún faltan por dilucidar son ¿a quién más llamó esa noche Piñera antes de ser ingresado a la clínica y evitar la alcoholemia? ¿A qué hora supo Mañalich de este hecho y por qué demoró en realizar la alcoholemia? ¿Por qué no ingresó a la urgencia de la clínica? ¿Con el paso de las poco más de 13 horas que transcurrieron, pudo Miguel Piñera metabolizar el alcohol, lo que permitiría que la alcoholemia marcara cero? Hallar estas respuestas, está en manos del fiscal.

Con todo, este no es la única polémica en que ha estado involucrado el negro Piñera en las últimas semanas, recientemente, según publicó este diario, enfrenta en los tribunales de familia, una demanda de paternidad.

El Mostrador intentó obtener una versión de parte del ministro de Salud, pero se indicó que no haría comentarios. En tanto, el doctor Huidobro, siguió la misma línea, como también los abogados de Miguel Piñera.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes