Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:05

Ex juez Guzmán: "A los gobiernos de la Concertación les faltó voluntad política para avanzar en materia de DD.HH."

por 4 junio 2010

Ex juez Guzmán:
El abogado advierte que el actual gobierno podría verse tentado a afectar la independencia del Poder Judicial, pero confía en que el presidente Piñera no se deje influir y evite que se presione a los magistrados que investigan causas en la materia.

Una fuerte crítica a los gobiernos de la Concertación, en especial al que encabezó el presidente Ricardo Lagos, hizo el ex juez Juan Guzmán Tapia.

El magistrado, quien alcanzó notoriedad mundial por haber sido el primero en procesar y dictar la detención del general Augusto Pinochet, afirmó que a la luz de los antecedentes que fueron revelando las causas sobre detenidos desaparecidos que a él le correspondió dirigir e investigar, llegó al convencimiento de que las autoridades de los gobiernos democráticos de nuestro país pudieron haber hecho mucho más por avanzar en los casos de violación de los derechos humanos perpetrados durante el gobierno militar.

“Es duro decirlo, pero a los gobiernos de la Concertación les faltó voluntad política para avanzar en esta materia, así como creo que a muchos de los jueces que investigaron esas causas les faltó rigor en su actuar”, dijo.

El ex juez se refirió al tema durante un encuentro que sostuvo con estudiantes y profesores de la carrera de Derecho de la Universidad Viña del Mar, como parte del Programa Internacional sobre Derechos Humanos 2010, que esa cada de estudios organiza en conjunto con la Universidad de los Andes y la Universidad Católica de Argentina, y al que asistió una delegación de alumnos y profesores de la Valparaiso University de Indiana, Estados Unidos.

En la oportunidad, Guzmán compartió tribuna con el cineasta Patricio Lanfranco, con quien comentó detalles de la realización del documental “El Juez y el General”, cinta que fue exhibida durante el encuentro.

Aunque, reconoce que el país ha evolucionado favorablemente en materia de derechos humanos, tanto a nivel político y judicial como cultural, sobre todo en comparación con otros países que atravesaron por situaciones similares a las vividas por Chile entre 1973 y 1990, Guzmán sostuvo que queda mucho por hacer en términos de reparación y compensación a las víctimas. Además, se mostró en pleno desacuerdo con la aplicación de la ley de amnistía aplicada por su sucesor, el ministro Víctor Montiglio.

-¿Usted cree que en Chile todavía se hace justicia en la medida de lo posible?

“Sí. Lamentablemente el presidente Aylwin cometió un gran error al decir eso. Él era un mandatario de la república y no juez. Debió abstenerse y decir ‘en Chile se hace justicia’. Eso hubiese sido suficiente como mensaje, aunque cada cual es libre de hacer lo que le dicte su conciencia. Esa frase validó a muchos jueces que opinaban que las violaciones sistemáticas a los derechos humanos en Chile no existieron, y que las personas muertas o desaparecidas fueron bien muertas o desaparecidas”.

-¿Se debe aumentar las penas para quienes cometieron actos de lesa humanidad en dictadura?

“En primer lugar, en términos de legislación chilena, las penas existen y estos crímenes merecen el presidio perpetuo. Ahora, lo que me llama la atención es que en determinados casos los jueces hayan resuelto aplicar penas de 5 años y 1 día, de  6 o 7 años. Es el caso del ministro Bañados, por ejemplo, que sentenció a Manuel Contreras con siete años por el asesinato del canciller Letelier; considero que fue blando, en circunstancias de que los crímenes son los peores que se pueden cometer contra la humanidad. A eso me refería, en cuanto a que la Corte Suprema ha ido bajando las penas más bien por una medida política que jurídica. La gente, las víctimas saben lo que han sufrido sus familias, el dolor que experimentaron las personas torturadas y los desaparecidos, entonces es un insulto desde el Poder Judicial aplicar las penas más bajas respecto de los delitos más espantosos”.

- ¿Cómo evalúa la actuación del ministro Víctor Montiglio, quien lo sucedió en la Corte de Apelaciones?

“Él hizo un buen trabajo, si bien nunca supimos cuál era su real posición. Por un lado procesaba incluso al portero de una cárcel clandestina, que no tenía ningún poder, para finalmente  amnistiar conforme a la Ley de Amnistía de 1978. Eso no lo comparto. Creo que debió procesar a las personas que participaron en los hechos de una manera efectiva. Me parece que él quiso quedar bien con Dios y con el diablo. Ahora, me da mucha pena que él esté enfermo, sufriendo un cáncer, pienso que quizás esto se debió al mismo proceso”.

- ¿Cree que el gobierno del presidente Piñera, por ser de derecha, podría disminuir los avances y esfuerzos en derechos humanos, o derechamente quitar los beneficios obtenidos por los familiares de detenidos desaparecidos?

“Dada la modificación a la Constitución que se hizo durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, que hizo que el Senado interviniera en los nombramientos de los ministros para la Corte Suprema, yo creo que sí. Pienso que un gobierno de la línea política del actual podría afectar la independencia del Poder Judicial. Yo espero que no, que no se meta. Asimismo, espero que los jueces tengan la entereza de fallar independientemente, pero tristemente creo que podría incidir un poco quién está en el gobierno. Hay que recordar que a mí me presionó el gobierno de Ricardo Lagos, para que no siguiera con la causa de Pinochet, así que realmente no sé. A lo mejor un gobierno de derecha puede ser más consecuente que uno de izquierda en estas materias. Eso espero del nuevo presidente, hablaría muy bien de él”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes