Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:10

Osvaldo Andrade califica de "lodazal" disputa entre Vidal y Velasco

“Al debate de la whisky-izquierda le hace falta una cuota de humildad”

por 15 junio 2010

“Al debate de la whisky-izquierda le hace falta una cuota de humildad”
El candidato a presidir el PS dice que la pelea entre ambos ex ministros de Bachelet es “desafortunada” y convierte el análisis de los errores de la Concertación en una guerra de egos que no conduce a nada. “Cuando uno integra un gabinete se hace cargo de sus aciertos y desaciertos. No puede ser que alguien sea de un equipo cuando le conviene y se salga cuando no le sirve”, dice el ex titular del Trabajo, quien además asegura que “Vidal llevó a Velasco al barro y el ex ministro de Hacienda feliz se incorporó”.

Ni con Francisco Vidal ni Andrés Velasco, porque la polémica entre ambos “es la manifestación de que la política se ha desarrollado en función del ego”. Así se define el ex ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, a raíz de las críticas que Vidal le hizo a Velasco, cuando culpó a la “tecnocracia liberal” de la derrota presidencial de Eduardo Frei.

Otrora símbolo de la lucha entre las llamadas “dos almas” de la Concertación –la político-social versus la tecnócratica-, donde le tocó disputar espacios de influencia desde Trabajo con el ministro de Hacienda Andrés Velasco, Andrade hoy asegura que el duelo a nivel personal de sus ex colegas del gabinete de Bachelet es “completamente desafortunado”.

-¿Por qué?

-Ambos han caído en la equivocación de convertir un debate necesario sobre la Concertación, en algo frívolo y lo han personalizado. Esa es la peor manera de llevar a cabo este debate. Vidal llevó a Velasco al barro y el ex ministro de Hacienda feliz se incorporó. En esa trifulca, el barro parece ser que le llegó a un montón de gente de la Concertación que hoy día anda diciendo yo estoy con este o con este otro. Es la peor manera de enfrentar un debate que, insisto, es necesario pero no así. Un debate sobre las causas de la derrota tiene que tener un sentido político, debe ser un insumo para lo que se debe hacer aquí en adelante.

-Francisco Vidal achacó las culpas de la derrota de Frei a la tecnocracia liberal, apuntando sus dardos a Velasco, con quien usted tuvo varias diferencias públicas.

-Yo fui parte del gabinete de la Presidenta Bachelet y cuando uno integra un gabinete se hace cargo de sus aciertos y desaciertos. De su lado bueno y malo. Me parece una frivolidad intentar construir la idea de que en el gabinete había unos que decían A y que fueron derrotados por los que decían B y que estos últimos son los culpables. No. De la reforma previsional todos nos sentimos súper satisfechos, ahí no hay detractores, ahí parece que todos éramos buenos. Y sin embargo cuando hay otras iniciativas que no se materializaron o no se enviaron al Congreso ¿ahí la responsabilidad es de otros y no mía? No puede ser que alguien sea de un equipo cuando le conviene y se salga cuando no le sirve. Yo no entiendo así la política.

-Las diferencias entre Vidal y Velasco son públicas ahora pero existían de antes ¿cuál es el problema que se expliciten?

-Ese es un debate político, no un debate de personalidades que satisfaga los egos de determinados personajes. El debate sirve en la medida que cumpla el propósito de reconstruir una mayoría para conducir el país. Por eso me parece muy desafortunado todo esto que ha sucedido.

“No me pida que me meta en el lodazal”

-El ex ministro Vidal se autopromocionaba como un bacheletista acérrimo pero sus dichos no fueron bien recibidos por el círculo de la ex Mandataria ¿Vidal fue desleal con Bachelet?

-¡No me pida que me meta en el mismo lodazal! Si estoy tratando de decir que eso es desafortunado. Si caigo en el mismo tema de personalizar y establecer quienes fueron más o menos leales, voy a caer en el mismo lodazal en el que no quiero estar. No me siento convocado a eso. La evaluación que hagamos de los gobiernos de la Concertación debe ser desde la base que desde allí debemos sacar una propuesta para el país. Si la discusión se transforma en un culto a las personalidades, malamente vamos a lograr ese objetivo.

-Eso que usted llama “lodazal” es parte de los problemas de la oposición.

-Le insisto: no me haga meterme en el mismo barro en el que estoy tratando de no entrar.

"Desde la sensatez del mundo popular hay otra mirada, que hay que hacer un esfuerzo para desplazar democráticamente a la derecha del gobierno. Es la gente que en la concreta vive lo que es un gobierno de derecha la que nos está dando una lección".

-¿Cuál debiera ser el marco de debate de la Concertación?

-Es lo que debiéramos proponerle a Chile de aquí al 2013, donde tendremos que mostrar las cosas que hicimos bien, otras cosas que no hicimos o las hicimos mal. En consecuencia tenemos que profundizar en lo positivo, rectificar lo malo y pedir perdón por aquellas cosas que hicimos muy, muy mal. ¿Usted cree que lograremos convocar a una mayoría con el nivel de debate que hoy día tenemos?

-¿No es acaso la disputa de Vidal con Velasco una prueba de la crisis de su coalición?

-No, yo creo que esta es la manifestación de que la política se ha desarrollado mucho en función del ego. Eso es. Por eso es tan desafortunado este incidente. Nadie se empequeñece por reconocer errores. Esto no puede ser la defensa de la obra ni la autoflagelación de que todo estuvo mal. Debemos tener un enfoque de futuro.

Mire, los socialistas que estuvieron en el exilio –yo no, yo me quedé preso– cuentan que buena parte de las divisiones del Partido Socialista tuvieron que ver con el debate, que nunca concluyó, de las causas de la derrota de la Unidad Popular. Fue tan arduo y dramático ese debate que terminó incluso descomponiendo relaciones personales de muchos años y llegamos a tener 32 partidos socialistas. Esa forma de debate lo único que hace es descomponernos, es generar al interior de la coalición una lógica de censura respecto de otros y eso creo que el país lo va a rechazar. Entonces no estoy ni con Vidal ni con Velasco. Estoy con una coalición que debe tener como virtud ofrecerle a Chile una propuesta de futuro. Porque el otro debate, al que nos invitan en este lodazal, ¿a qué nos conduce, qué propuesta tiene? Simplemente refocilarnos en una discusión infértil. La política no es para debates infecundos.

“Hicimos cosas muy mal”

-¿Cuál es la máxima autocrítica?

-Hicimos cosas muy mal. No estuvo bien lo del Transantiago, lo de Ferrocarriles. Por supuesto que hay cosas que hicimos muy mal. Pero también hay cosas muy buenas: la reforma previsional, el plan Auge. Tenemos la densidad suficiente para decir: orgullosos de lo que hicimos y críticos de lo que hicimos mal. Porque queremos volver a conducir Chile. Para eso estamos en política. Yo espero que el gobierno de la derecha sea un paréntesis. Créame que no vamos a lograr que así sea con esta lucha de egos, con disputas adolescentes.

-¿Cree que a la Concertación le falta más calle y menos think tank en este período?

-Nos falta un ejercicio de humildad sin duda. Yo propuse que el cónclave que hicimos fuese distinto, que nos pusiéramos en las sillas y en el escenario hubiese tres o cuatro expositores de la ciudadanía que nos dijeran qué opinan ellos de nosotros. Ese habría sido un ejercicio más interesante. Yo represento un distrito en que estos debates son de otra manera: desde la sensatez del mundo popular hay otra mirada, que hay que hacer un esfuerzo para desplazar democráticamente a la derecha del gobierno. Es la gente que en la concreta vive lo que es un gobierno de derecha la que nos está dando una lección. Al debate de la whisky-izquierda le hace falta humildad, más calle, más mundo popular.

-¿Qué le parece que el ex ministro Vidal se haya quedado como asesor en este gobierno del Comandante en Jefe del Ejército?

-Ningún comentario. No me da ni fú ni fá. Cada uno se hace responsable de las decisiones que toma. Yo me dedico a la política no al análisis pormenorizado de la vida personal de cada persona por muy relevante que esta sea.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes