Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 07:44

Asegura que la coalición se convirtió en representante del status quo

Oscar Guillermo Garretón y su crítica a la Concertación

por 24 julio 2010

Oscar Guillermo Garretón y su crítica a la Concertación
El ex Mapu y economista explica que afirma que la derrota electoral de la coalición que actualmente está en la oposición no se debe a que el sector ABC1 se pasó al lado de Sebastián Piñera, sino porque el C3, que salió de la pobreza, “pero que tenía nuevas expectativas, sintió que lo que le ofrecían no era lo adecuado. Se produjo un divorcio con una parte de la sociedad. Ahora, si no fuera por Camilo Escalona y por Andrés Velasco, la vida de Michelle Bachelet hubiera sido mucho más difícil”.

Quien hasta hace algunos días fuera presidente de la Fundación Chile, Oscar Guillermo Garretón, asegura que la derrota de la Concertación en las últimas elecciones presidenciales se produjo porque, a su juicio, paso de ser una alternativa de cambio a transformarse en representante del status quo.

En una entrevista a La Tercera, Garretón sostuvo que la coalición opositora ofreció seguir viviendo sin la necesidad de hacer un cambio y perdió el poder porque “producía historia en vez de futuro”.

Además, afirma que la Concertación no perdió porque el sector ABC1 se pasó al lado de Sebastián Piñera, sino porque el C3, que salió de la pobreza, “pero que tenía nuevas expectativas, sintió que lo que le ofrecían no era lo adecuado. Se produjo un divorcio con una parte de la sociedad. Ahora, si no fuera por Camilo Escalona y por Andrés Velasco, la vida de Michelle Bachelet hubiera sido mucho más difícil”.

Asimismo, el economista y ex Mapu pide no disociar la derrota concertacionista con la pérdida de dinamismo productivo.

“Hay una necesidad de abrir espacios a otra generación empresarial, más disruptiva, con mayor disposición de riesgo. Necesitamos cambios en el Estado, que es un desastre, también en la política, y dar una educación distinta a lo largo de toda la vida de las personas: desde las salas cuna hasta el trabajo”, precisa.

Respecto a qué es lo que se ha fallado en el último tiempo, Garretón explica que “el éxito económico de Chile durante estos 25 años tuvo tres motores: consensos en una economía de mercado abierta al mundo –que viene desde tiempos de Pinochet-, democracia y políticas de protección social. Se creó un clima social y político fuerte. Pero las señales de agotamiento son fuertes. Eso explica, en parte, el cambio de coalición. Hoy necesitamos cambios internos. Si no entienden esto, ni Piñera hará un buen gobierno ni la Concertación volverá al poder”.

El ex Mapu menciona que la Concertación pasó de ser una alternativa de cambio a convertirse en representante del status quo. Ofreció seguir viviendo como estábamos y no vio la necesidad de cambiar. Perdió porque producía historia en vez de futuro. Hoy ha pasado bastante mejor el tránsito a la oposición de lo que pensaba. Esperaba una crisis muy fuerte, pero se ha mantenido razonablemente unida”.

El Gobierno de Piñera

Sobre las virtudes que ha visto del gobierno de Piñera, Garretón explica que el avance en educación es positivo y es crítico que tenga éxito. “La oposición debe ayudar a resolver ese tema. Es trágico para el país pensar que le podría ir bien a la Concertación si le va mal al gobierno. También me gusta lo que he visto en salud y seguridad ciudadana”.

En la otra vereda, en cuanto a lo que no le gustado, el economista señala que el nuevo gobierno ha tenido dificultad para constituirse, ya que el periodo de instalación ha sido muy largo.

“En eso han pesado varias cosas: la composición vocacional de la derecha tiene mucho menos contenido público que el de la Concertación. Una cosa es participar en los grupos Tantauco o de Libertad y Desarrollo e ir por la tarde a su trabajo en el sector privado, y otra es pasar al sector público en puestos con fechas de vencimiento”, agrega.

Respecto a si cree que no era la gente que el país necesitaba, Garretón da un ejemplo con Steve Jobs, presidente de Apple, en el sentido que si es puesto para arreglar el problema de las tribus en Burundi, lo más probable es que no sea muy exitoso.

“A veces, los buenos ejecutivos no sirven de mucho y sólo se angustian al ver que los sueños que traían no pueden ser cumplidos. Eso, suponiendo que los problemas eran porque el país había sido gobernado por ineptos, mediocres y corruptos y que ellos venían a salvar la patria. Si ese es el pensamiento, sospecho que están durmiendo mal”, acota.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes