Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

Presidente del CNTV y su envidiable red de “amigos”

La doble militancia público-privada de Herman Chadwick

por 2 agosto 2010

  La doble militancia público-privada de Herman Chadwick
“Dos periodistas” y un par de conocidos le comentaron la parodia de Jesús de El Club de la Comedia. Y como con ciertas cosas no se juega, pidió un informe como presidente del estatal CNTV, cargo que desempeña a la par de su trabajo en Copsa, una de las corporaciones privadas más poderosas, que agrupa a las empresas a cargo de las carreteras concesionadas. Le ha ido mejor con Ricardo Lagos que al lado de Piñera, con quien incluso se fue a la quiebra en una fracasado negocio financiero en los 80.

El miércoles pasado por la mañana Herman Chadwick, presidente interino del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), vio este sketch del Club de la Comedia. Todo partió el lunes cuando La Segunda publicó que Chadwick había pedido un informe al Departamento de Supervisión del organismo acerca del segmento en que el programa transmitido por Chilevisión, parodia a Jesús.

El nuevo orden de Herman

Desde el 11 de abril este abogado de la Universidad Católica ocupa el puesto que dejó Jorge Navarrete. Una de sus primeras medidas, el 28 de abril, fue cambiar los muebles en la casa de calle Mar del Plata, por un total de $ 1.421.888 porque los que había, según cuentan al interior de la entidad, “los encontraba muy rasca”.

Además, el 5 de mayo está fechada la emisión de la orden de compra por $1.119.000 con la que se adquirió el televisor Sony de 40 pulgadas que tiene en su oficina.

Respecto de la controversia con el programa de CHV, Chadwick aclara: “Me llamaron dos periodistas, uno de La Segunda y otro de El Mercurio para comentarme sobre este programa, pero hasta ese momento no lo había visto”, explica, y agrega que “dos conocidos míos también me lo comentaron y por eso le encargué al Consejo que hiciera un informe, que es lo que corresponde en estos casos. Pero mi objetivo no es censurar, todo lo contrario, me encanta la gente que hace televisión. Además uno de ellos es sobrino mío”, dice  refiriéndose al dibujante Rodrigo Salinas, casado con María Teresa Viera Gallo, hija de su hermana María Teresa Chadwick y José Antonio Viera Gallo, miembro del Tribunal Constitucional.

Obviamente cualquier asomo de censura en televisión abierta desde el CNTV perjudicaría la imagen del gobierno y si hay algo en lo que Chadwick no falla es detectando lo que puede traer problemas. En esa línea pueden entenderse las omisiones  dentro de  los boletines de prensa destinados a los funcionarios con todas las menciones al CNTV y noticias relacionadas con la televisión y la industria.

“Todo lo que cuestionase a María Luisa Brahm o a Piñera en esos informes, se sacó”, cuenta una persona al interior del organismo. Dos personas cuya imagen hay que cuidar, el Presidente y su asesora más importante en La Moneda, a la vez integrante del CNTV. Ni siquiera The Clinic, de su sobrino Patricio Fernández, se salvó de estar vetado en dichos informes. Tampoco las noticias cuyo origen es Fucatel, la ONG de Manuela Gumucio, madre de Marco Enríquez –Ominami y activista de la industria.

Herman Chadwick Piñera  sabe que cuando levanta el teléfono, del otro lado no sólo habrá una respuesta, sino también acción. Resultados. Por eso ante el telefonazo desde el diario de los Edwards reaccionó.

Por cierto, según la página de su estudio de abogados, Chadwick y Aldunate, pertenece al comité editorial de Copesa, el conglomerado de Álvaro Saieh. Por eso,  cuando él se refiere a sus  “conocidos”, puede ser mucha gente. Aunque no es difícil saber por dónde buscar: entre los escritorios más influyentes de Chile.

Amigos personales

El primero en la lista puede ser  el Presidente de  la República, Sebastián Piñera, primo suyo a través de su madre Paulette Piñera, hoy de 95 años,  hermana de José Piñera Carvallo, padre del mandatario.

Herman Chadwick Valdés su padre, fue nombrado en 1977, durante la dictadura de Pinochet, Conservador de Bienes Raíces de Santiago, cargo que ocupó por veinte años, con una renta mensual aproximada de $50 millones.

Tal vez porque en la antigua parcela familiar, que compró su padre  en calle La Viña  de  San Damián (avaluada en al menos US$8 millones) ha estado “todo Chile”, según ha dicho él mismo.  O quizás porque que Herman  Chadwick, igual que su pariente en La Moneda, siempre al referirse a alguien dirá “es muy amigo mío”, casi como un autómata.

Pero en el caso de Ricardo Lagos Escobar la frase si tiene sentido. En 1984 los dos compartieron panel en “Improvisando”, el programa político que Jaime Celedón armó en la Radio Chilena. Un año antes, Lagos asumía como presidente de la Alianza Democrática, germen de la Concertación, y Chadwick integraba la primera comisión política de la UDI, en la que permanece hasta hoy.

Como en las grandes amistades, la de Chadwick con Lagos venció todos los obstáculos: que Herman haya integrado una de las comisiones legislativas para “perfeccionar” la Constitución del '80 y haya sido designado alcalde de Providencia por el régimen, mientras Lagos era uno de los opositores más visibles, al punto que fue requerido por los servicios de seguridad luego del atentado a Pinochet en 1986.

Ya en el gobierno, Lagos puso a Chadwick en el CNTV donde lleva nueve años, “con mi hoja limpia”, dice. A comienzos de la década pasada el estudio Chadwick y Aldunate atendía a las principales concesionarias de obras viales, como se sabe una de las obsesiones de Ricardo Lagos. Entre ellas la española Cintra, con más de 900 kilómetros en cinco autopistas y una inversión de US$1.470 millones a la que Chadwick está vinculado como miembro del directorio.

El hombre autopista

La amistad tuvo su expresión más gráfica cuando en marzo de 2006 Herman Chadwick asistió a la inauguración de la Fundación Democracia y Desarrollo que Lagos formó para aterrizar luego de dejar La Moneda. Chadwick contribuyó con US$10 mil para su concreción. En mayo de ese año el abogado UDI se convertía en presidente de Copsa, la asociación de concesionarias. Según afirma uno de sus cercanos, su nombramiento se gestó en un almuerzo largo con un grupo de concertacionistas en el restaurante Guernika. “Él es el hombre de Lagos en las concesionarias”, dice un cercano al ministerio de Obras Públicas que trabajó en la época de Eduardo Bitrán, quién se vio enfrentado a todo el poder de Chadwick y el laguismo cuando intentó modificar la Ley de Concesiones, intentando sin éxito reducir el asimétrico poder de las empresas respecto a los usuarios. “Sería mucho decir que él operó para sacarlo, pero nunca tuvieron buena relación”, dice la misma fuente.

En su tono siempre amigable Chadwick le hizo saber a Bitrán que construir embalses para aprovechar el agua del invierno boliviano o mejorar el acceso a los puertos de la industria forestal no eran malas ideas, pero que su gremio estaba “inquieto” porque llegó a pasar un año sin que se abriera alguna concesión nueva. Bitrán fue removido del ministerio en enero de 2008.

Mientras, Herman Chadwick acaba de ser reelegido por otros dos años en Copsa, una de las corporaciones privadas más poderosas y paralelamente seguirá al mando del CNTV una entidad estatal surgida al amparo de la Constitución del '80 como parte de los mecanismos de control antidemocráticos.

El pacificador

Casi siempre  que Chadwick logra intervenir las cosas, más temprano que tarde tuercen a su favor. Fue concejal por Santiago en 1992 cuando era alcalde Jaime Ravinet, de quién por cierto se reconoce “muy amigo”. Al asumir otro de sus amigos, Joaquín Lavín, se quejó de un millonario déficit. Pero Herman logró acallar las críticas juntando a los dos en su casa, conversaron largamente y el “déficit” pasó a ser “un exceso de inversión” de la administración Ravinet, según recuerda un testigo de la comida.

Algo similar  ocurrió cuando quiso  mediar entre los fundadores de la Universidad Finis Terrae (Pablo Baraona, Álvaro Bardón  y Roberto Guerrero, entre otros) y los Legionarios de Cristo, que habían adquirido el 50% de la propiedad y quisieron expandirse hacia La Dehesa en un terreno donado por Eliodoro Matte, intención que no prosperó. El asunto “desató una lucha de poder importante, Herman antes de renunciar hizo mucho por componer las relaciones entre ambos grupos”, confiesa un cercano al episodio.

Claro que su habilidad no está reservada solamente para arreglar problemas de alto nivel. Cuando asumió al mando del CNTV instruyó, según cuentan al interior del organismo, a los jefes de departamento para que les pidieran a su gente “vestirse mejor”, lo que generó molestia entre los funcionarios, que conversaron el asunto con él “y en ese momento lo negó, se echó para atrás”, cuenta un testigo de la reunión.

Ahora, aunque  se apura en decir que la gestión que hizo en torno  al Club de la Comedia se aleja totalmente de la censura, no sería extraño que el informe que debería estar listo en poco más de una semana, termine con una sanción para el canal de su primo. En julio pasado, Chilevisión recibió  la sanción más alta de la historia de la TV: 300 UTM (unos $11 millones de pesos) a Primer Plano por “vulnerar la dignidad de las personas, agrandó la cifra el hecho de que fuera “de manera reincidente durante los últimos doce meses”.

A la quiebra con Sebastián

Si este incidente de El Club de la Comedia termina en sanción, la afrenta sería microscópica en comparación con el “dolor” que Piñera le ha causado a Chadwick, que como buen cristiano reconoció haber superado.

En 2001 Herman Chadwick era el candidato de la UDI más seguro por la III región, incluso compró un departamento en Copiapó. Pero lejos de su alcance, surgió un problema entre Sebastián Piñera y el almirante (R) Jorge Arancibia a quién Piñera debió cederle su cupo en la Quinta Región Costa. Piñera lo hizo a cambio de que la UDI bajara a dos candidatos en favor de RN. Uno de ellos, Herman Chadwick. “Le dolió que siendo tan cercanos Sebastián no protegiera su cabeza, la Manene (María Irene Larraín su mujer) todavía no lo perdona totalmente”, dice un cercano al abogado.

La última vez que ambos se vieron en familia fue el 16 de abril para el cumpleaños  de Herman. Igual Piñera todavía no lo confirma como titular al mando del CNTV, un gesto que espera recibir pronto.

Otro episodio mucho menos conocido es el que ocurrió en 1982 cuando Herman Chadwick y Sebastián Piñera se asociaron en la financiera automotriz Life, que rápidamente se fue a la quiebra. “Ha sido la única vez que Herman ha estado mal de plata”, dice uno de sus amigos.

Claro que “mal” en su diccionario tiene otro significado, porque la familia siempre ha tenido buen pasar. Gracias a que Herman Chadwick Valdés su padre, fue nombrado en 1977, durante la dictadura de Pinochet, Conservador de Bienes Raíces de Santiago, cargo que ocupó por veinte años, con una renta mensual aproximada de $50 millones.

Sus cercanos dicen que “el pancha”, como le decían, ayudó a su hijo a salir de la quiebra y que le habría ayudado con su campaña senatorial por la IV región en 1989, aventura en la que fue derrotado. De todas formas ha reconocido a sus cercanos que “no necesita nada” económicamente. Tiene ahorros, pertenece a varios directorios y ha hecho negocios inmobiliarios entre otros con Juan Claro y Bruno Philippi

Su cable en La Moneda

Igual, es probable que Herman Chadwick no vaya tanto a La Moneda como lo hizo durante el mandato de Lagos, cuando fue recibido en reiteradas ocasiones, pero podrá enterarse de lo que ocurre  a través de su hija María Irene, Directora de Programación de la Presidencia.

Y probablemente tendrá más trabajo en el CNTV si las cosas ocurren como anticipa Pedro Ruminot uno de los actores de El Club de la Comedia. “Se viene el sketch del CNTV, aunque estaba programado desde antes, vamos a seguir con  Jesús y en septiembre les toca a los héroes patrios, así que seguramente se van a molestar”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes