Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:37

Crónica del día que se tomó contacto con los trabajadores atrapados en la Mina San José

Todos los mineros vivos, todo Chile conmovido

por 23 agosto 2010

Todos los mineros vivos, todo Chile conmovido
Las señales auspiciosas comenzaron el domingo temprano, primero al confirmarse que la máquina de sondaje había "roto fondo" a 688 metros de profundidad, y más tarde cuando se detectaron ruidos inusuales provenientes desde el extremo de la estructura, la misma que retornó a la superficie con las pruebas de vida que desataron la algarabía y emoción de familiares, autoridades y del país entero.

Encontrar vivos a los mineros atrapados desde el 5 de agosto en la mina San José, en Copiapó, venía transformándose desde hace varios días en una posibilidad cada vez más remota. Más aún cuando las tareas de rescate habían sufrido una serie de tropiezos, como los derrumbes iniciales al interior del yacimiento, que obligaron a buscar otras alternativas para enfrentar esta emergencia, y los -a primera vista- nulos resultados de un sondaje que el jueves pasado despertó expectativas tras alcanzar los 700 metros.

Todas las esperanzas se habían puesto entonces en las perforaciones de las demás maquinarias que también estaban dirigidas hacia uno de los sectores más profundos de la mina de propiedad de la firma San Esteban y donde se ubica el refugio al cual se suponía se habían dirigido  los trabajadores luego que hace más de dos semanas, un gigantesco desprendimiento de rocas los dejara  sepultados bajo tierra.

Y las señales auspiciosas comenzaron temprano el domingo último, luego de confirmarse que una sonda "rompió fondo" cuando había logrado perforar una distancia de 688 metros. Y como lo muestran imágenes de video captadas en el lugar de la faena, el propio ministro de Minería, Laurence Golborne, constató en terreno junto a los encargados de los trabajos el ruido de golpes a la máquina de sondaje que provenía desde las profundidades.Y si bien, como se dijo luego oficialmente, podía también tratarse de rocas que al desprenderse impactaban la estructura, el rostro de felicidad del propio secretario de Estado y de quienes se encontraban en el lugar daban cuenta que el hallazgo de vida era inminente.

Ya acostumbrado a no pecar de optimista, Golborne anunció posteriormente que había que mantener la calma y que el paso siguiente era primero sacar el sondaje para luego introducir una cámara de video, dotada de iluminación y sonido, la cual permitiría constatar qué estaba ocurriendo allá abajo y si se había logrado llegar al sitio del refugio.

Esta tarea se llevaría a cabo más rápido de lo presupuestado, luego que los ingenieros descartaran la necesidad de "encamisar" el estrecho ducto, debido a la escasa posibilidad que sufriera desprendimientos.

El vuelo de Piñera a Atacama

El día del Presidente Sebastián Piñera comenzó con la mala noticia del fallecimiento de su suegro, Eduardo Morel.

El padre de la primera dama Cecilia Morel, tenía 87 años y dejó de existir rodeado de su familia a causa de un cáncer terminal que lo mantuvo hasta hace un par de días internado en la Clínica Santa María de la capital.

Y frente a esta lamentable circunstancia familiar, no dejó de llamar la atención la decisión del mandatario de viajar a la región de Atacama para conocer de primera fuente el avance de los trabajos.  Los más suspicaces, de hecho, no tardaron en atribuir el repentino viaje a la necesidad de sacar de este episodio el máximo provecho para reforzar que se trata de un logro de su administración.

Todo esto se producía en las primeras horas de la tarde, con prácticamente todos los noticieros transmitendo en directo desde el campamento La Esperanza y en un ambiente de expectación que venía in crescendo, por la ausencia de autoridades que informaran de las últimas novedades. Pero la noticia no aguantó.

"¡Están todos vivos!"

Fue precisamente en ese momento cuando sobrevino un rumor que parecía un invento: los 33 mineros estaban con vida, luego de 17 días sumergidos en las profundidades de un cerro, donde había un refugio de escaso tamaño y provisiones e insumos para una sobrevivencia de a lo más 72 horas.

alegria familiaresY los mismos familiares que pocas horas antes habían endurecido su posición frente a las autoridades, al desecharse la posibilidad que pirquineros ingresaran a la mina para intentar el rescate de sus compañeros abriéndose paso en medio del derrumbre con pequeñas explosiones-y que obligó al Ejecutivo a reforzar el contingente de Carabineros- estaban ahora sumergidos en un mar de júbilo y algarabía.

La noticia la dieron trabajadores que venían desde el lugar del sondaje."Mi jefe me dijo que le avisara a los familiares", dijo uno de ellos, quien no quiso entregar mayores detalles. Primero se supo que la máquina de sondaje había aparecido con marcas de pinturas y rayas;  luego que traía adosado un papel. Y minutos más tarde los medios se atrevieron a confirmar la información, antes incluso que las autoridades, que estaban a la espera que arribara el Presidente Piñera. Sobre todo cuando la Propia Policía de Investigaciones, a través de su Twitter, afirmara que los trabajadores permanecían sanos y salvos.

"Estamos bien en el refugio los 33"

Piñera se enteró cuando volaba a la Tercera Región de las últimas novedades. Y cuando llegó al campamento "La Esperanza" lo primero que hizo fue reunirse con los familiares de los mineros. Minutos más tarde  se dirigió hasta el lugar donde lo esperaba la prensa y, antes de emitir palabra alguna, sacó de su bolsillo una bolsa que contenía una carta y un mensaje en una hoja de cuaderno escrita con grandes letras rojas: "estamos bien en el refugio los 33".

La historia del mensaje que dio la vuelta al mundo tuvo también a Golborne entre sus protagonistas, como lo muestra un registro audiovisual entregado por Codelco y que capta el instante preciso en que el secretario de Estado revisa junto a otras personas el último extremo del sondaje que estaba siendo retirado.

mensaje pineraA todos les llamó la atención una marca de pintura que presentaba la estructura, pero más aún una amarra con unas tiras de goma que traía adosada la máquina. Era una carta escrita a su mujer por parte del minero Mario Gómez, de 63 años, el más experimentado de los trabajadores atrapados.

Gómez le cuenta en la misiva que escuchaban que los sondajes estaban buscándolos y que tenía la certeza que saldría de ahí aunque transcurrieran meses. "Estoy bien, gracias a Dios, espero salir pronto, paciencia y fe. Dios es grande y la ayuda de mi Dios nos va a llevar a salir con vida de esta mina aunque tengamos que esperar meses", expresa en la misiva que el propio Piñera entregó por la tarde a su destinataria.

Pero luego se descubriría el segundo mensaje y más decidor, que confirmó lo que no estaba en los cáluculos ni de los más optimistas: todos vivían.

La responsabilidad de la minera

La emoción ya no estaba sólo fuera de la mina ni en el campamento la Esperanza. Se había trasladado a todo el país y en distintos lugares automovilistas hicieron sonar sus bocinas, otros salieron a la calle a agitar banderas chilenas -un grupo de personas lo hizo en Plaza Italia- e incluso los Bomberos  se coordinaron para encender  sus sirenas cuando faltaban 10 minutos para las 17:00 horas.

Ese era el ambiente que se vivía cuando uno de los dueños de la minera San Esteban, Alejandro Bohn, en un contacto en directo desde la comuna de Las Condes a un canal de televisión, expresó su satisfacción por el hallazgo con vida de los trabajadores de su empresa. Eso sí, descartó asumir la responsabilidad de lo ocurrido. “No es el momento de asumir culpas ni perdones”, dijo.

Y agregó: “esto fue una catástrofe, fue un hecho casi sin precedentes en la minería mediana en Chile y estamos muy contentos de constatar que nuestros trabajadores se juntaron en el refugio, el liderazgo de nuestro jefe de turno, seguramente junto al liderazgo de muchos dentro del equipo de gente que estaba ahí hicieron posible resistir un periodo muy difícil y en definitiva los procedimientos de seguridad que estaban previstos para un momento como este, en definitiva, se pudieron usar”.

Pero Piñera, en declaraciones a la prensa, volvió a quitarle el piso a los propietarios de la mina, asegurando que el gobierno quiso asumir las tareas de rescate debido a que no confiaba en ellos, por cuanto ya habían "cometido demasiados errores" y reiteró que lo que venía ahora era perseguir a través de la justicia la responsabilidad que les cabe en estos hechos.

Una imagen vale más que mil palabras

No faltaron quienes consideraron "de película" cómo habían transcurrido los acontecimientos que llevaron a confirmar que los mineros de la mina San José estaban vivos. Más aún al final de la jornada, cuando a los canales de televisión se les entregó el primer registro audiovisual del descenso de la cámara de video a la mina.

En un comienzo se aprecia cómo el aparato desciende raudo por el extenso túnel construido por la sonda -de no más de ocho centímetros de diámetro- y llega a un lugar oscuro, matizado con el brillo borroso de algunas luces que se supone son las que llevan los mineros en sus cascos.

rostro mineroY de pronto, de manera casi fantasmal, aparece en primer plano el rostro de uno de los trabajadores. Se trataría de Florencio Ávalos Silva, de 31 años, quien observa apaciblemente el monitor, aunque otras versiones indicaban que en realidad era la cara de Jimmy Sánchez, el más joven de los trabajadores accidentados.

Una versión más acabada de lo que se vio en el video -que seguramente este lunes ya estará en manos de los medios- la dio el Presidente Piñera.

"Yo los pude ver con mis propios ojos a través de las cámaras de video. Vi a ocho o nueve de ellos que agitaban sus brazos, que estaban todavía con sus lámparas prendidas y que estaban aparentemente en buen estado físico".

Agregó que tenían "los torsos desnudos, porque debe hacer calor (hasta 36 grados); estaban con ánimo, con fuerza, lo cual me dio mucha alegría y mucha fe de que esta operación va a terminar bien".

El jefe de Estado también aprovechó d eenviarles un mensaje de esperanza,pero al parecer no lo escucharon porque los micrófonos se estropearon por la humedad en esa zona del yacimiento que alcanza el 90 por ciento.

Lo que viene

El hecho que los mineros fueran finalmente localizados puso en marcha de inmediato un completo plan orientado a lograr su rescate, el cual tardará al menos tres meses.

"Ya estamos entubando la perforación para poder aportarles medicamentos, alimentos, hidratación, comunicación e iluminación, porque la tarea restante va a tomar tiempo y tenemos que tener seguridad de que están en buen estado", dijo.

Y la prioridad ahora es asegurar que en adelante y hasta que puedan ser sacados de la mina, los 33 trabajadores estén en buenas condiciones de salud.Un primer diagnóstico señala quedos de ellos padecen una  silicosis no severa y un tercero  diabetes, aunque no de gravedad.

El jefe del equipo de rescate, André Sougarret, explicó que una vez que aseguren el pozo, en las próximas horas se les enviará agua, alimentos y medicinas. Además, las sondas serán utilizadas para que mantengan el contacto con los familiares y los rescatadores e informen de las condiciones en que se encuentran.

Las labores de rescate comenzarán mañana lunes con la maquinaria enviada desde la División Andina de Codelco. El objetivo: horadar en la piedra una chimenea de unos 65 centímetros de diámetro, paralela a la de la sonda, para rescatar a lo mineros empleando cuerdas y camillas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes