Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 18:07

Mejoró su percepción pública en medio del desastre minero

La resurrección asistida del doctor Mañalich

por 3 septiembre 2010

La resurrección asistida del doctor Mañalich
En un mes, la misma encuesta que lo mostraba en el último lugar entre sus pares, ahora consigna su espectacular salto de diez puntos. Precisamente cuando el ex director de la Clínica Las Condes aparece en cámara en medio de las faenas de rescate, ajustando incluso sus palabras a la épica de la situación y logrando lo que en La Moneda llevaban semanas tratando de corregir.

El lunes 30 el Seremi de Salud de Atacama, Raúl Martínez anunciaba su renuncia al cargo. De esta manera, el mes en el que todo cambió para el gobierno, terminaba con una baja, que pasó prácticamente inadvertida en medio de la euforia que generó la noticia de que los 33 mineros atrapados en el yacimiento San José estaban vivos. No era necesario ser un analista brillante para darse cuenta de  que la salida de un funcionario menor era un costo ínfimo, frente a los enormes beneficios que trajo al Ejecutivo la manera en que enfrentó la tragedia.

Además Martínez aparecía ante la opinión pública  como la autoridad regional que autorizó la reapertura del yacimiento el 28 de junio, aunque él mismo se encargó de recalcar que su motivación principal era que no compartía la intervención de Sebastián Piñera de cancelar la construcción de la Central Barracones, en Punta de Choros. “La decisión del Presidente no se encuadra con mis expectativas de Gobierno”, dijo. Aunque la termoeléctrica estaba en la Región de Coquimbo, fuera de su jurisdicción.

Diez puntos arriba

Con todo, el ministro de Salud, Jaime Mañalich explicó que el alejamiento de Martínez se debía a “razones personales” especialmente al hecho de que no era de la región. Mañalich, después del ministro de Minería Laurence Golborne, comenzaba a cambiar la percepción que el público tenía de él  en medio del desastre, gracias a que era  uno de los ministros en terreno. Pronto los números lo demostraron así.

El miércoles 1 un día después de que Mañalich anunciara la llegada de expertos de la Nasa para ayudar a enfrentar el encierro de los mineros, aparecía la “Evaluación de la Gestión del Gobierno”, correspondiente a agosto de 2010. La encuesta preparada por Adimark, dejaba a Piñera con su mejor aprobación (56%) desde que asumió la Presidencia y consignaba un porcentaje histórico para Golborne de 91%, después de estar entre los ministros menos conocidos según la misma muestra del mes anterior.

En la zona del desastre las mismas fuentes aseguran que el papel de Mañalich se reduce a “aparecer en el campamento de los familiares y en la faena especialmente a la hora de los despachos para las noticias, igual que los demás chaquetas rojas”

Mañalich también tuvo su premio. En julio, según los datos de Adimark, se ubicaba  “en el extremo inferior de aprobación” con un 45%. Ahora, la encuesta consigna “un alza importante en su aprobación” que subió 11 puntos, llegando al 56% y que ésta “se condice con el incremento mostrado en el área de gestión salud”.

De la frialdad a la épica

Felicidad total en La Moneda. Donde reconocen que Jaime Mañalich,  como ex director de la Clínica Las Condes tiene un estilo gerencial “reacio a hablar mucho en público y pasearse con la bata blanca”, comportamiento  que no lo tenía con una mala evaluación debido a que su cartera es especialmente compleja, pero si con un permanente monitoreo para ver cómo ayudarlo a mejorar su percepción pública. Por cierto que en esta intención no contribuyó el hecho de que él fuese el director de la clínica donde se le tomó la alcoholemia al hermano del Presidente, 13 horas después del accidente  automovilístico que tuvo en octubre de 2009.

Quienes estuvieron a cargo de trazar los escenarios posibles frente a la tragedia minera, aseguran que Mañalich siempre estuvo en el diseño original -“desde antes que los encontraran”- como una de las autoridades que debía estar en terreno.

Y si antes Mañalich no tenía “el don de la palabra” ahora ha logrado dotar a sus palabras de cierto elemento épico. En una de sus últimas declaraciones a la prensa dejó hecho el titular al decir que “los mineros están fuertes como roca, de cuerpo y alma”. En la misma ocasión adelantó que para los Fiestas Patrias, enviarían a los obreros atrapados “trozos de empanadas y un poco de vino tinto”

Testigos de las faenas de rescate en la zona aseguran que justamente las diferencias de estilo entre Mañalich y el Seremi Raúl Martinez fueron el motivo principal del alejamiento de este último. “Martínez como médico daba su opinión pero jamás era tomado en cuenta”, asegura una fuente. En efecto, el ex funcionario reconoció a Diario Chañarcillo que entre otras cosas él no estuvo de acuerdo con entregar todavía comida caliente a los mineros, decisión que se tomó a mediados de esta semana.

Desde la zona del desastre las mismas fuentes aseguran que el papel de Mañalich se reduce a “aparecer en el campamento de los familiares y en la faena especialmente a la hora de los despachos para las noticias, igual que los demás chaquetas rojas” y que el trabajo cotidiano en relación a salud lo encabeza el doctor Jorge Díaz de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS). En La Moneda admiten que la labor de Mañalich “igual que la de Golborne es supervisar la labor de un equipo multidisciplinario, donde participa gente en su mayoría de la región”.

De cualquier forma, ambas versiones arrojan señales sobre una pugna soterrada entre las autoridades del gobierno central y el equipo de los municipios y la Intendencia de Atacama. Una fricción a la que Jaime Mañalich es totalmente inmune.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes