Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Mineros rescatados visitarán campamento donde familiares esperaron rescate

por 14 octubre 2010

Mineros rescatados visitarán campamento donde familiares esperaron rescate
Así lo confirmaron los empleados de la Municipalidad de Copiapó encargados del mantenimiento del campamento.

Los 33 mineros rescatados después de 70 días atrapados a 700 metros de profundidad visitarán el próximo sábado el campamento "Esperanza", en las afueras de la mina San José, donde sus familiares los esperaron desde el pasado 5 de agosto.

Así lo confirmaron los empleados de la Municipalidad de Copiapó encargados del mantenimiento del campamento, que por momentos se convirtió en una torre de Babel, con más de 3.500 habitantes llegados desde los cuatro puntos cardinales entremezclados con los familiares.

Periodistas de decenas de países hablando en distintos idiomas, miembros de una variopinta gama de organizaciones que llegaban a solidarizarse con los mineros con cargamentos de comida, predicadores de diversas congregaciones religiosas, además de rescatistas, se mezclaban con unos 300 familiares que aguardaban el rescate de los trabajadores.

Hasta una pequeña "escuela" se instaló en el lugar, a fin de que los hijos de los mineros y de sus familiares no perdieran clases durante la espera.

"A pedido de los mineros, los familiares quieren que esto se quede hasta el fin de semana, hasta el sábado, porque ellos quieren venir a ver cómo era el campamento", dijo Pedro Araya López, uno de los encargados del "casino" del lugar.

Agregó que desde la noche del miércoles, "lo que más queda (en el campamento) son Carabineros y periodistas. Familiares se ven muy pocos".

Muchos familiares se desplazaron en las últimas horas a Copiapó, para estar cerca de los mineros, que permanecen hospitalizados, pero algunos de los que se quedaron ratificaron la información y dijeron que aún no desmontarán las tiendas de campaña que han sido sus hogares en este tiempo.

"Queremos que conozcan cómo vivíamos durante la espera", dijo Alberto Segovia, hermano Darío Segovia, que también quiere regresar "de vez en cuando" en el futuro a este paraje que ha marcado sus vidas.

"Queremos volver en el futuro, recordar lo que pasamos, recordar lo que pasó mi hermano, ojalá que esto (el campamento" se mantenga como lo vamos a dejar", añadió, en declaraciones a Rdio Cooperativa.

Los familiares encendieron por última vez la pasada madrugada velas en el lugar donde 33 banderas, una de ellas boliviana, flamearon durante 70 días como señal de esperanza y corearon los nombres de cada uno, seguidos de la palabra "Presente", en señal de que ya están de regreso.

El rescate de los mineros fue celebrado en todo Chile, donde la gente salió a las calles en alegres caravanas que recorrieron calles y avenidas hasta la madrugada, en improvisados carnavales.

En Santiago, apenas unos minutos después de que el topógrafo Luis Urzúa, el último minero atrapado, saliera de cápsula de rescate, centenares de personas llegaron hasta la céntrica Plaza Italia, tradicional sitio de festejos.

Bajo una lluvia de papel picado y con bocinazos de fondo, la gente saltaba y gritaba, agitaban banderas y entonaban el clásico "ceacheí" para celebrar.

"Mineros supersónicos", "Fuerza mineros" o "Estamos bien, en la superficie los 33", podía leerse en las pancartas desplegadas por los manifestantes.

Panoramas similares se observaron en diferentes ciudades del país, entre ellas Linares, Punta Arenas, Talca, La Serena y Osorno, pero principalmente en Copiapó, la más cercana a la mina San José, donde se desarrolló el drama.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes