Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:20

El mandatario parte a Europa con un triunfo incalculable bajo el brazo

El efecto rescate en la agenda de Piñera

por 15 octubre 2010

El efecto rescate en la agenda de Piñera
No sólo cumplió con el objetivo de demostrar en los hechos la eficiencia de su administración, sino que le da más peso a una gira que podría haber sido una de tantas en su gobierno. Por eso es que con más o menos cautela, en el oficialismo no paran de festejar una conquista que en un comienzo fue una peligrosa apuesta.

Al día siguiente del rescate de los 33 mineros sepultados casi 70 días a más de 700 metros bajo tierra, todos los cálculos que se hacían acerca de los efectos que esta maniobra podría significar para el gobierno parecen haber quedado cortos. Aún cuando la euforia ha generado un poco de exageración, lo cierto es que no sólo los políticos estiman que lo sucedido contribuirá a mejorar la imagen de Chile en el exterior y también la del gobierno y el propio Presidente Sebastián Piñera. Sino que los analistas coinciden en que el hecho de demostrar ser capaces de gestionar una crisis compleja, le da al país un plus del que carecía hasta ahora. Unos y otros concuerdan en que existen “altas probabilidades” de que en las próximas encuestas tanto el jefe de Estado como sus equipos resulten mejor evaluados por la ciudadanía.

Según un entusiasmado parlamentario oficialista, “no es para menos. Porque se hizo todo bien. Siempre podría haber ocurrido algún accidente durante el proceso de rescate, por algo estamos en Chile. Pero no, se notó que no se dejó ni un detalle al azar. Y no sé si otro gobierno habría hecho lo mismo”, dice haciendo gala de lo que la actual administración ha rotulado como “la nueva forma de gobernar”. Y en una línea más analítica, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, el UDI Hernán Larraín, estima que en beneficio del gobierno se juntaron dos elementos que favorecen la postura de nuestro país, con miras a la gira que el Presidente inicia hoy a Europa. A su juicio, a la buena imagen de Chile en el exterior contribuirá no sólo la forma cómo se enfrentó la tragedia de los mineros, sino además la forma como se “desactivó la bomba” que podría haber significado el conflicto mapuche para la actual administración.

En opinión del senador gremialista estos dos hechos generarán “una simpatía y un interés inusitado, mayor que cualquier otro viaje normal”, desde el punto de vista político. E insiste en que la forma como se resolvieron ambos conflictos producirá “un efecto positivo en la gira a Europa” y expresó su deseo de que ello se capitalice por parte del gobierno, generando acuerdos que resulten fructíferos para el país. Porque Larraín tiene  la convicción de que partir de ahora “existe una nueva imagen y una nueva percepción de Chile”. Y que si bien en los últimos años, nuestro país desde el extranjero era observado como el de Pinochet, Allende o incluso Iván Zamorano; a partir de ahora destacan los “rasgos de heroísmo, la capacidad de hacer bien las cosas” y eso habría que potenciarlo.

“La memoria dura poco”

Aunque la euforia y el optimismo respecto de los efectos del proceso de rescate son generalizados y pese a que en la Concertación también lo valoran, en este sector comienzan a observar con más cautela que en el oficialismo lo que está por venir a partir de ahora. De hecho, no son pocas las voces que comenzaron a llamar la atención acerca del hecho de que el accidente no se habría producido si se hubieran respetado las normas laborales. Por lo pronto, el senador PS Pedro Muñoz, advierte que “la satisfacción y orgullo que cunde en el país no deben hacernos olvidar el origen de esta tragedia ni alejarnos del imprescindible objetivo de impedir que hechos tan desgraciados vuelvan a ocurrir”.

Para el analista de la Universidad Central, Marco Moreno, si bien “es una exageración” lo que se dice acerca de que a partir de ahora pasarán a segundo plano los costos internacionales que dejó la dictadura para la imagen de Chile, sí es efectivo que se le reconocerá mundialmente como un país capaz de “gestionar una crisis muy compleja”, lo que constituye un “plus”, aunque mucho más en el concierto de América Latina que en Europa.

El también senador socialista Juan Pablo Letelier, junto con hacer un reconocimiento a que “el gobierno se la jugó, no hay que ser mezquino en eso”, manifiesta su inquietud respecto al exitismo con que el oficialismo enfrenta el tema. Ello, porque, a su juicio, la postura del sector deja en evidencia que hubo quienes siempre vieron en este desastre la forma de sacar dividendos políticos. Asegura estar “orgulloso” del éxito del proceso y de cómo lo sacaron adelante los ingenieros en su mayoría de Codelco y, particularmente, de la Sexta Región, a la que el senador representa en el Congreso.

El integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, acompañará al Presidente en la comitiva que viajará a Europa a partir de hoy. Y cree que, efectivamente, el mundo se alegró con la noticia de que los 33 mineros fueron rescatados con vida, porque en el orbe ocurren pocos hechos como éste. Pero advierte que “no hay que olvidad que la memoria dura poco”. Además, espera que decantados los hechos, el Presidente concrete su anuncio de un “nuevo trato laboral” y que este se analice “en serio”, de manera tal que se busque un nuevo trato para los trabajadores contratistas, los agrícolas y del comercio, para que se puedan asociar y negociar colectivamente. Y adelanta que en noviembre se “pondrá a prueba al gobierno” en esta área, al abordar en el Congreso el nuevo concepto de empresa. También saca a relucir el hecho de que “de vuelta al país real”, la administración Piñera deberá enfrentar dos tareas importantes: el tema laboral y el de la reconstrucción. En esta última, sostiene, se insistirá en que se separen del presupuesto general, los recursos para la reconstrucción.

Confianza en las encuestas

Ajeno al análisis que se hace en la Concertación de los efectos del rescate, un senador de RN embriagado por el ambiente triunfalista generado en estos días, se muestra convencido de las consecuencias positivas que tendrá para el gobierno y el propio mandatario. De hecho, explica que ya antes del rescate, según “las encuestas que nosotros manejamos, ya antes del tema minero la aprobación al gobierno llegaba al 62 por ciento. Eran mejores que la última Adimark”. A su juicio, el manejo del gobierno en el tema minero es, según la percepción ciudadana, “que se hicieron las cosas bien y no se escatimó ningún recurso para salvarlos (a los mineros)”.

Y explica que pese a que en un principio hubo quienes aconsejaron al jefe de Estado que no se involucrara directamente en el proceso, él “se sintió totalmente impactado y tomó la decisión de hacerlo”, lo que finalmente, podría redituarle en términos de política contingente. Ello, porque “hemos logrado transmitir una manera de hacer las cosas bien; y, se generó un espíritu de unidad nacional muy bueno en estas dos últimas semanas. En el gobierno se ha ido amalgamando el equipo y se ha generado mística”. Un efecto importante, dice, “es que se está consolidando un nuevo clima y siento que el gobierno tiene más piso, ahora, para implementar su programa”.

Tema que preocupa en la oposición, porque no todos están tan dispuestos a avanzar en un programa que no es el suyo y facilitarle a la actual administración la pega. Mientras que en La Moneda tratan de no exagerar el buen momento y se lo toman con cautela. Un analista de palacio estima que después del rescate “el gobierno suma más a su ya buen capital político” en dos ejes que estima centrales. Por un lado, en materia de “conducción presidencial” y, por otra parte, en lo relativo a “eficiencia y trabajo bien hecho”. A lo que añade el que con este acontecimiento surge otro elemento importante que es que la actual administración “proyecta más figuras al escenario político”, aludiendo al ministro de Minería, Lawrence Golborne.

El blindaje

Si en el ámbito nacional parece haber sólo buenos augurios, no lo es menos desde el punto de vista internacional. Para el analista de la Universidad Central, Marco Moreno, si bien “es una exageración” lo que se dice acerca de que a partir de ahora pasarán a segundo plano los costos internacionales que dejó la dictadura para la imagen de Chile, sí es efectivo que se le reconocerá mundialmente como un país capaz de “gestionar una crisis muy compleja”, lo que constituye un “plus”, aunque mucho más en el concierto de América Latina que en Europa. Pues en el viejo continente ya era percibido como un país serio para hacer negocios, explica el experto. Lo que ocurrió a raíz del rescate, añade, es que se refuerza el concepto de seriedad, pero no sólo para invertir, sino también en un área difícil como es la de “gestionar desastres eficientemente”.

Para Moreno, este acontecimiento “nos viene muy bien para borrar las ineficiencias con que se abordaron los efectos del terremoto”. Y tiene otro elemento adicional, pero no por ello menos importante, que dice relación con que “nos blinda en materia de conflictos territoriales” con nuestros vecinos. Ello, porque Chile se percibe ahora “con ciertas ventajas para enfrentar desafíos complejos”. Según el analista, el mandatario está consciente de los efectos comunicacionales del rescate, pues con sus comentarios “dejó en evidencia que el gobierno estaba monitoreando permanentemente el impacto comunicacional del proceso en el extranjero” y, así las cosas, “va a la gira, evidentemente, con toda una proeza a sus espaldas lo que debería redituarle en muchos beneficios”.

Este es el escenario con que el Presidente Sebastián Piñera parte a Europa y es por eso que, según algunos expertos, estuvo tan dispuesto, si hubiera sido necesario, a postergar el viaje al viejo continente.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes