Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:52

Movimientos que pueden aumentar gravitación e influencia del jefe de gabinete

Hinzpeter en la mira de la UDI por subsecretaría de seguridad

por 22 octubre 2010

Hinzpeter en la mira de la UDI por subsecretaría de seguridad
Pese a que la directiva de calle Suecia ordenó ponerle paños fríos al tema, el partido asume que la batalla por la salida de Jorge Nazer de la división de seguridad pública tiene más implicancias políticas que las admitidas públicamente. Más allá del protagonismo que tendrá el futuro subsecretario, el lloriqueo gremialista tiene como mar de fondo el avance del proyecto de poder de Hinzpeter y la construcción de una nueva derecha, pragmática y centrista, que significaría el fin de la UDI popular.

Aunque la postura oficial de la UDI es la de bajarle el perfil a la salida de Jorge Nazer de la División de Seguridad Pública, lo cierto es que en un sector de la tienda la decisión del ministro del Interior de no confirmarlo para la Subsecretaría activó todas las alarmas. Ello porque perciben que la determinación de Hinzpeter es parte de un proyecto mucho mayor. Mismo que apuntaría a proyectarlo como el líder de la centroderecha capaz de arrebatarle la hegemonía del sector, que por tantos años ha detentado el gremialismo. Por lo que éste no sería más que uno más entre una serie de movimientos que el jefe de gabinete de Sebastián Piñera ha venido realizando estos últimos meses. Y que no han pasado desapercibidos en la Alianza.

El “sheriff” de la actual administración se está convirtiendo en un escollo para el gremialismo al punto que una fuente de la UDI, que viene observando con atención los pasos del titular de Interior, no duda en reconocer que “para nosotros es peligroso. (Porque) nos está quitando el discurso, el terreno, y si logra posicionarse en el perfil que él quiere, la UDI Popular deja de existir”. Así de categórico. Por lo mismo que en la tienda de calle Suecia estiman que deben manejarse con “cautela” frente a las embestidas del secretario de Estado más cercano al mandatario. Pero también porque en un sector del gremialismo existe la convicción de que el próximo candidato presidencial de la derecha “va a salir del gabinete.

Y, sin duda, Hinzpeter es el que tiene hoy día Renovación Nacional, siempre y cuando sepa posicionarse” y todo indica que para ello, el ministro le está arrebatando una de las principales fortalezas a la UDI: el discurso duro en materia de seguridad pública.

Cabeza de playa

Y dado que, tal como lo planteó el senador  Jovino Novoa, en Interior se concentra el poder del gobierno, en RN admiten que efectivamente el titular de la cartera “está armando un grupo cercano y que sea funcional a él”. Es por eso también, reconocen, que “no sería nada de raro que, como ha salido publicado, pretenda colocar a su actual jefe de gabinete, Juan Carlos Jobet, a cargo de la Subsecretaría de Seguridad Pública” y explican que la salida de Nazer, además del hecho de que “no lo estaba haciendo bien”, tiene que ver con que no ha logrado “coincidir con la UDI en la forma de ver la seguridad pública”. Y, añade una fuente de la Alianza, “el poder que tenía la UDI para poner en la agenda de seguridad pública su visión de cómo hacer las cosas, a través de Nazer, era importante”.

Y dado que, tal como lo planteó el senador  Jovino Novoa, en Interior se concentra el poder del gobierno, en RN admiten que efectivamente el titular de la cartera “está armando un grupo cercano y que sea funcional a él”. Es por eso también, reconocen, que “no sería nada de raro que, como ha salido publicado, pretenda colocar a su actual jefe de gabinete, Juan Carlos Jobet, a cargo de la Subsecretaría de Seguridad Pública”

Pero esta es sólo una parte del gran rompecabezas que Hinzpeter estaría armando paso a paso y en distintos ámbitos. Tal como en los mejores tiempos de RN –cuando Piñera encabezó la desaparecida “patrulla juvenil” con la que no logró mantener el poderío del partido sobre sus socios-, el titular de Interior estaría intentado crear una nueva generación capaz de tomarse el partido. Es sabido que pese a la relación cortés que el gobierno lleva con el timonel de Renovación, no existe afinidad política con él.

Al menos no la necesaria para cumplir con el antiguo anhelo de avanzar hacia el centro político, tanto como el sector liberal de RN habría querido.

Aunque en su momento él fue la única autoridad de rango en el gobierno que dio señales de apoyo a la lista encabezada por el diputado Cristián Monckeberg, pronto habría quedado de manifiesto que si bien este grupo ha logrado posicionarse internamente, no es homogéneo a la hora de abordar las candidaturas presidenciales. Claramente se dividen entre los que apoyan una eventual candidatura de Hinzpeter y los que optan por el senador Andrés Allamand, quien nunca ha negado su interés por ser el continuador de la obra de Piñera.

Una fuente del partido retrata con crudeza lo que, a su juicio, es el proyecto de Hinzpeter. Según explica el interés de integrar a figuras como Hernán Larraín Matte y Juan Carlos Jobet -ambos cercanos al titular de Interior-, a las filas de RN responde a un diseño en que “ellos y otros más son la cabeza de playa para el desembarco de Hinzpeter, con la finalidad de adueñarse del partido. Porque sabe que no tiene el apoyo de toda la disidencia”. Y hay un sector de la UDI que, sin duda, ya captó el objetivo para el que está trabajando el jefe de gabinete de Piñera, y que se contrapone a las aspiraciones gremialistas.

Pragmatismo versus ideología

Quienes desde RN observan el proceso en la tienda de calle Suecia estiman que sus aliados están divididos entre la UDI pragmática, que prefiere irse con cautela y tratar de imponer sutilmente sus opiniones; y la UDI ideológica, que son quienes estos días han salido en defensa pública de Nazer. En La Moneda estiman que las declaraciones de Novoa cuando señaló que “hay personas que trabajan en el área de la seguridad, pero sin ninguna visibilidad pública” y manifestó su preocupación porque quienes puso la UDI en el gobierno “no son bien tratadas”, iban en directa defensa del jefe de Seguridad Pública, pero que “con eso más lo hundió”.Desde Interior, sin embargo, consideran que si bien Nazer pasó alguna vez por la Fundación Jaime Guzmán, fue elegido porque en su momento se lo consideró la mejor persona para hacer una pega en la que la cartera estimaba imperioso tener éxito.

Pero de los dichos de Novoa se colgó el sector derrotado por el actual timonel Juan Antonio Coloma en las internas de la UDI. De hecho, al hacerse pública la renuncia de Nazer, el aspirante derrotado, diputado José Antonio Kast, apuntó en su twitter que es “una lástima la renuncia Jorge Nazer a Seg. Pública. Espero que los motivos personales no sea: presiones, mal ambiente de tbjo o similares” y otros parlamentarios del sector se le unieron en la defensa al funcionario renunciado, dando a entender que había sido forzado a ello y que era un buen funcionario. Distinta postura mostraba un alto dirigente gremialista, que al ser consultado reconoció que Nazer no había hecho bien su pega.

De hecho, el dirigente indicó que la salida del jefe de seguridad tenía que ver sólo con un tema de “capacidades”. Se explayó señalando que “Nazer puede ser muy capaz, pero en este tema no se movió bien. No rindió bien en materia de seguridad pública” y añadió que el dilema acerca del nombramiento de su reemplazante, que se da por hecho debiera ser quien posteriormente asumiera la polémica Subsecretaría, “se va a resolver bien”, aludiendo con ello a que seguramente será un representante de sus filas quien ocupe el cargo, aunque en el gobierno sostienen que aún no está el nombre y no descartan que no sea un UDI. Ello, porque no ven cómo podría ejercer presión el gremialismo, dado que “hoy el Presidente aparece como más intocable que hace tres semanas”. Por otra parte, en la propia UDI admiten que no tienen expertos en el tema, por lo que no imaginan a quién podrían poner allí.

La diferencia en la forma de abordar el conflicto, es visualizada también como una manera de la oposición interna gremialista de dejar en evidencia la “debilidad” con que el timonel del partido enfrenta la relación con el gobierno. Así, que el sector de Kast buscaría también redituar políticamente en esta pasada.

Por lo pronto, Hinzpeter parece tener más candidatos de su confianza, pues no sólo se ha mencionado a Jobet, sino también a Catalina Mertz, asesora de Interior en materia de seguridad ciudadana y ex funcionara de Paz Ciudadana, y quien integró la comitiva de Hinzpeter en el viaje que realizó a mediados de junio a Estados Unidos, donde se reunió con Rudoph Guliani, el padre de la política antidelincuencia “Tolerancia Cero”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes