Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:47

Alfonso Dulanto, ex ministro del sector involucrado en el caso relaves

La puerta giratoria de la minería

por 16 noviembre 2010

La puerta giratoria de la minería
El ex secretario de Estado de Lagos, ha sido duramente criticado las últimas semanas. Un informe sobre catastros mineros y estudios ambientales que evidenciaban contaminación e irregularidades atribuibles a su ex empresa Refimet, recién este año salieron a la luz pública, aún cuando la información existía desde que Dulanto fue ministro. Hoy, él se defiende de las imputaciones, pero queda en evidencia la delgada línea entre el mundo privado y público en la minería.

Los profesionales de la minería, históricamente han tenido la habilidad de pasar del mundo privado al público como si fuera el patio de su casa y prácticamente lo es, porque en la minería, la red de contactos lo es todo y determina qué negocios puedes llegar a realizar, como también qué cargos gubernamentales son posibles de obtener. Alfonso Dulanto, ex ministro de Ricardo Lagos (del 2002 al 2006), es uno de ellos.

Hace cuatro años Dulanto dejó el ministerio de minería y volvió a sus negocios mineros y agrícolas, saliendo por completo de la esfera pública y manteniendo un perfil tan bajo, que hoy muchas personas ya no lo recuerdan. Si no fuera por el reportaje realizado por la periodista Carola Fuentes –con el apoyo de Ciper y la UDP– sobre relaves mineros, el statu quo se habría mantenido. Pero el reportaje dejó en evidencia tres cosas: la existencia de un informe de catastros mineros que se hizo entre el 2003 y el 2005 –cuando Dulanto era Ministro– pero que no vio la luz pública; el hallazgo en el 2004 de un depósito clandestino de residuos en Rungue –localidad cercana a la Región Metropolitana– de la empresa Refimet, de propiedad del propio Dulanto y de Alejandro Noemí, ex presidente de Codelco durante el gobierno de Aylwin; y la elaboración del “Informe fundo el llano de Refimet”  por parte de investigadores alemanes junto a Sernageomin en abril del 2005, sobre las condiciones ambientales en las que se encontraba aquel sector y el riesgo que representaba. Alfonso Dulanto, quien rechazó las solicitudes de entrevista de la periodista Fuentes, habló con El Mostrador.

El informe de catastros mineros que no vio la luz

Gracias al financiamiento otorgado por la Agencia de Cooperación Ambiental de Japón –de alrededor de US$2,4 millones – el Sernageomin pudo elaborar un registro de las faenas mineras abandonadas y paralizadas en Chile, junto a una evaluación de los riesgos vinculados a cada una de ellas. La investigación fue realizada entre el 2003 y el 2005 –cuando Dulanto era Ministro de Minería – y sólo en el 2007 el trabajo fue editado y registrado bajo el nombre de Catastro de Faenas Mineras Abandonadas o Paralizadas (FMA/P) y análisis preliminar de riesgo. Frente a esta situación, conversamos con el ex ministro de minería y esto fue lo que nos dijo.

-El informe de catastros  mineros se realizó cuando usted era ministro ¿Por qué no se hizo público?

-Yo no tengo idea. Siempre ha sido público, ahora que no se haya publicado en el diario… Nunca hubo un instructivo para que esto se ocultara, pero tampoco hubo un instructivo para que esto saliera en el diario.

El catastro, que estaba dentro del programa del Sernageomin, me pareció muy interesante de hacerlo y estuve de acuerdo. Cuando se terminó (el informe de catastros mineros), déjeme decirle que yo ni siquiera lo vi o si me llegó… probablemente yo no lo leí. Pero yo supe que estaba, porque me enteré que estaba metido Refimet.

-Pero como ministro era un tema que le concernía.

-Yo creo que hice algo mucho más importante, ordené después que se hicieran estudios específicos de algunos pasivos donde estaba la propia empresa de la cual era socio. Yo creo que eso es mucho más importante que… ¿Qué significa hacer público?

-Por lo menos avisarles a las personas que vivían cerca de estos relaves mineros.

-El catastro minero lo que hace es decir mire, en este punto hay un tranque de relaves, aquí hay una torta de ripio… pero en cuanto a entrar a valorar si eso tiene algún peligro ese no es el sentido del catastro.

(Recordemos que el nombre del informe del catastro incluye la frase “análisis preeliminar de riesgo”.)

Los investigadores Alemanes en Rungue

El 2004, cuando Alfonso Dulanto era Ministro de Minería, el gobierno Alemán a través de la empresa BGR, le otorgó fondos al Sernageomin para capacitación en medidas de solución de pasivos mineros y eligen a Runge como punto de investigación. Para esto “pidieron a la empresa (Refimet) los permisos y se estableció un protocolo de acuerdo para hacer este trabajo. Yo fui la contraparte técnica de Refimet en ese estudio”, afirma Elliot Cohen, ex gerente de Calidad y Medio Ambiente de Refimet S.A y quien sigue asesorando a algunos socios de aquella empresa.

Genaro Arriagada conoció a Dulanto por que sus hijas eran muy amigas y desde mediados de los 80´, ambos mantienen una estrecha amistad. Arriagada es ex ministro de Segpres de Frei entre el 94´ y el 96´ y fue jefe de campaña de Lagos el 99´. A Juan Villarzú lo conoció cuando este fue Vicepresidente de Codelco en el gobierno de Frei (del 94´ al 96´) y mantuvo la relación a través de los años.

Fue durante esta investigación que los alemanes encontraron un depósito clandestino de desechos tóxicos en Runge y tras el hallazgo decidieron volver al lugar a tomar muestras. Pero para entonces el depósito clandestino ya había sido reubicado en las piscinas autorizadas por Sernageomin. Nadie sabe con exactitud quién movió los desechos. Frente a esto, Dulanto afirma que “correspondían a un tranque de otra empresa, Nogaz , que depositó temporalmente ahí otros residuos que no tiene nada que ver con el arsénico, es un sulfato de fierro”. El terreno donde estaban ubicados estos residuos era de Refimet y “Nogaz era dueña de un porcentaje importante de Refimet. Operaban en el mismo lugar y pidieron temporalmente usar ese lugar para depositar esos sulfatos de fierro. Estuvieron ahí un tiempo, se sacaron, se limpió el lugar y no quedó nada de eso”.

Noviembre del 2005, es la fecha en que los resultados de un muestreo realizado el 12 de septiembre del 2005 por Sernageomin y BGR son entregados. Este muestreo tenía como fin estudiar si se había depositado material de la planta de tostación Refimet en el sector oeste de las piscinas, lugar no autorizado por Sernageomin, y lo cual dejó en evidencia la existencia de altos niveles de arsénico en el lugar, que los alemanes nombraron como depósito clandestino.

Por otro lado, el reportaje de Carola Fuentes, afirma que los alemanes entregaron un estudio a Sernageomin en el 2005, cuestión que Dulanto desmiente: “El informe fue entregado por Goulder el 17 de abril del 2006, cuando yo ya no era ministro. Se lo entregan a Patricio Cartagena, director nacional de Sernageomin. Después Sernageomin nos entregó este informe y nosotros hicimos un estudio para ver la veracidad de las afirmaciones de Goulder, los resultados no concordaron y se lo entregamos a Sernageomin. No hubo mayores reparos”. Lo cierto es que existieron dos informes entregados a Sernageomin: uno el 2005 cuando Dulanto sí era Ministro y otro el 2006, cuando ya estaba fuera de la arena política y que es al que el ex ministro hace referencia.

El informe del 2005, elaborado por Sernageomin y BGR, fue presentado en abril. En él, quedan constatados dos hechos: el primero tiene que ver con la familia Ramírez –que vive en el lugar analizado – donde se expresa que “ante las evidencias de contaminación se decidió muestrear por segunda vez. Ante el interés de los propietarios del fundo El Llano de Refimet, se decidió muestrear nuevamente en paralelo, es decir, llevando un par de muestras a Sernageomin y la otra a Refimet”, agregando que las muestras realizadas por Refimet hasta aquella fecha no se conocen. Esto es importante, porque evidencia que Refimet, estaba al tanto de la situación de contaminación que afectaba a la familia Ramírez y por otro lado, que teniendo a disposición esta información, no se hizo pública.

Lo mismo sucede con la segunda afirmación que hace el estudio, donde se afirma que: “Los 2 kms que separan estos residuos mineros del Estero Rungue, pueden ser recorridos por el agua subterránea eventualmente contaminada en un lapso de 30 años. Desde este punto las aguas superficiales y los acuíferos asociados a los esteros Tiltil, Polpaico, Lampa, Laguna Caren, río Mapocho y río Maipo podrían verse fácil y rápidamente afectados”. De este informe, surge el segundo informe al que hace referencia Dulanto, el elaborado por Golders y que fue entregado en abril del 2006, cuando, efectivamente, ya no era ministro.

La historia de Dulanto

El primer trabajo del ingeniero civil de la Universidad Católica, fue en Codelco. Allí llega en 1972 y permanece hasta 1979. Es ahí donde conoce a Alejandro Noemí Callejas y entablan una amistad que los llevó finalmente a formar en 1981 la Refinadora de Metales Limitada, con nombre de fantasía Refimet. De esta manera, forman la primera de muchas otras sociedades en las que participan Alejandro Noemí y varias personas de su familia, vinculándose a uno de los grupos familiares más reconocidos en el mundo minero: los Noemí Callejas.

Es a través de Alejandro Noemí que conoce a Maximiliano Callejas, el líder de los Noemí Callejas, presidente de la Minera Cerro Dominador y quien preside el directorio del holding familiar, además de ser el socio actual de Dulanto. El ex ministro afirma: “Hoy tengo un conjunto de tres minas. Ahí estoy con Maximiliano Callejas, su hermana fallecida Margarita Callejas y los hijos de ella. Ahí soy un socio minoritario”.

La “Sociedad Agrícola Cato Limitada” es la única de las sociedades de Dulanto en aquella época en donde los Noemí Callejas no son socios. Esta sociedad agrícola fue creada en 1999 y a fines de ese año, tenía un capital suscrito de $755.660.000. Los socios son Alfonso Dulanto, con un 90% y su esposa, Carolina Torres Pascal con un 10%. La esposa de Dulanto es prima de Andrés y Denisse Pascal (diputada PS), ambos sobrinos del ex presidente Salvador Allende.

La relación entre Refimet y Codelco

El objetivo de Refimet era desarrollar procesos, diseñar, construir y operar plantas para refinar productos y subproductos provenientes de la minería y el primer cliente de la empresa fue Codelco. Posteriormente, la empresa se expandió a Runge –donde se descubrieron los depósitos clandestinos – y donde maquiló los desechos de la Minera El Indio durante 15 años. A la vez, en aquellos años Refimet le vendía a Enami Ventanas alrededor de 800 toneladas de blister al mes.

La cercanía de los socios de Refimet con Codelco, quedó en evidencia cuando en 1990 la estatal colocó a Alejandro Noemí como presidente ejecutivo y llamó a otros socios a trabajar en la estatal, dentro de los que destaca Roberto Souper, amigo de toda la vida de Dulanto y quien fue vicepresidente de comercialización de Codelco del 2000 hasta este año. Lamentablemente para Noemí, la aventura en Codelco duró sólo hasta 1994 cuando debió renunciar a raíz del Caso Dávila, pero fue reincorporado a la estatal como representante del Ministerio de Minería, en el consejo del Sistema de Empresas Públicas (SEP) el 2004, época en la que el ministro era su ex socio de Refimet, Alfonso Dulanto.

El apoyo político de Dulanto

En febrero del año 2000 el presidente electo, Ricardo Lagos, llamó a Alfonso Dulanto y le pidió que asumiera como intendente de Antofagasta. Hoy Dulanto recuerda el llamado y afirma que Lagos le dijo: “Necesito a una persona como tu, con un perfil empresarial, que conozca la minería y Antofagasta”. Dulanto no es político, no tiene militancia y se considera cercano a la Concertación. Fueron precisamente los vínculos con la Democracia Cristiana los que lo ayudaron a llegar a la intendencia entre el año 2000 y el 2002. Dulanto afirma que asumió “probablemente recomendado por algunos amigos míos, creo que Genaro Arriagada puede haber influido más… Juan Villarzú también”.

Genaro Arriagada conoció a Dulanto por que sus hijas eran muy amigas y desde mediados de los 80´, ambos mantienen una estrecha amistad. Arriagada es ex ministro de Segpres de Frei entre el 94´ y el 96´ y fue jefe de campaña de Lagos el 99´. A Juan Villarzú lo conoció cuando este fue Vicepresidente de Codelco en el gobierno de Frei (del 94´ al 96´) y mantuvo la relación a través de los años, incluso cuando Villarzú volvió a la vice presidencia de Codelco en el año 2000, donde permaneció hasta el 2006.

La intendencia de la II Región fue el trampolín hacia el ministerio para Dulanto, quien afirma que “en las varias visitas que el presidente (Lagos) hizo a Antofagasta, siempre hubo mucha ocasión de conversar y hablábamos siempre de minería. Él claramente pensó que yo le podía servir en minería”. Por otro lado, un político del sector afirma que “es difícil encontrar opinión adversa a su persona en Antofagasta”. De su gestión se recuerda la creación del cluster minero y la intención de Dulanto de hacer una especie de royalty que le planteó a las empresas mineras de la zona. “Los llamé a todos y les dije: esta región tiene carencias tremendas, porqué no nos ponemos de acuerdo y dan ocho dólares por tonelada de cobre que exportan a un fondo regional y con eso solucionamos un montón de temas que hay aquí… me mandaron a buena parte”, afirma Dulanto.

Cuatro meses después de este episodio, Dulanto estaba sentado en el Ministerio de Minería y comenzó a impulsar el royalty. Cuando finalmente fue aprobado el 2005, el ex ministro afirma: “Yo les recordé a las mineras, que les había planteado una fórmula de salida (sobre el tema de impuestos) que habría evitado toda una discusión y les habría salido más barato…”.

Durante el periodo de ministro de Dulanto se realiza el catastro de faenas mineras abandonas y los posteriores estudios que involucran a Refimet. Frente a estos temas Dulanto afirma: “Yo terminé con dos anteproyectos cuando salí del ministerio en marzo del 2006: uno sobre cierre de faenas, que es la base del proyecto que se está discutiendo hoy en el parlamento, y también un anteproyecto de remediación de pasivos ambientales”.

Alfonso Dulanto también era director de la Enami en ese entonces y no abandonó sus negocios al ser ministro. En ese tiempo tenía una empresa agrícola que dejó a cargo de uno de sus hermanos y era socio de dos empresas contractuales: Minera Termas y Minera Don Alberto, de la Sociedad Minera Las Vacas. Aunque afirma que la primera había cesado en sus funciones y la segunda aún no comenzaba a operar en aquella época. Sin embargo, la intención de Dulanto siempre fue volver al mundo minero privado, como queda registrado en un artículo del diario La Segunda en agosto del 2005: "Espero volver a mi actividad empresarial en la agricultura y la pequeña minería. Todo ello, con empresas que yo mismo he formado y a las que espero integrarme de lleno, porque durante bastante tiempo he tenido que dejarlas a cargo de otras personas".

Hoy, la Sociedad Minera Las Vacas, está vigente y trabaja dos minas en Coquimbo, de oro y cobre. La empresa agrícola sigue funcionando, y exporta arándanos y cerezas desde Chillán.

Hoy Dulanto afirma que no volvería a participar en política: “Es un mundo que exige ciertas permanencias en reuniones y actividades… muchas veces perder la capacidad de opinar sobre ciertos temas en los que uno no está de acuerdo”, afirma el ex ministro.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes