Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:18

El olor a agenda de presidenciable enciende la alarma

La UDI se resiste a firmarle a Hinzpeter la autoría de la “nueva derecha”

por 17 noviembre 2010

 La UDI se resiste a firmarle a Hinzpeter la autoría de la “nueva derecha”
Mientras en un importante sector del oficialismo sacan cuentas alegres con el concepto acuñado por el ministro del Interior y lo presentan como el relato que le faltaba a La Moneda, desde la tienda de calle Suecia observan con cautela el proceso que se ha generado. Ello, porque estiman que el jefe del gabinete de Piñera les hizo una mexicana con lo que es el sello que el partido viene construyendo desde sus orígenes.

Durante los últimos diez días la “nueva derecha” ha sido uno de los principales temas de debate en el oficialismo. Mientras en el gobierno se están cuadrando rápidamente tras la aventura, cuya autoría se le atribuye al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter; entre los partidos que lo sustentan no existe el mismo consenso. Particularmente en la UDI asumieron la postura, “innegable” a ojos del gremialismo, de que el concepto del que se apropió el jefe del gabinete de Sebastián Piñera corresponde a un “proceso” que partió hace muchos años con Joaquín Lavín, y para otros incluso antes.

El punto es que la desconfianza con la que desde calle Suecia observan al brazo derecho del mandatario, tiene que ver con una eventual candidatura presidencial que amenaza con dejar a la colectividad encabezada por Juan Antonio Coloma otra vez sin abanderado.

De hecho, un diputado gremialista refleja derechamente esta posición, cuando sostiene que “todo lo que haga Hinzpeter tiene olor presidencial”. Así, mientras para un sector del partido, el supuesto interés del titular de Interior, de convertirse en el sucesor del actual jefe de Estado, sería lo que lo que lo impulsó a intentar tomar las riendas de la derecha acuñando el polémico concepto de “nueva derecha”; para otro, ese es el menor de los problemas para la UDI. Y la molestia va más por el lado de que con esa idea, el ministro echa por tierra el trabajo de la colectividad durante los últimos 20 años. Ello, porque según explica un legislador del partido “es del ADN de la UDI el crear una nueva derecha. Para eso nació este partido y en eso ha estado todos estos años hasta, que Hinzpeter vio la luz”.

Por eso la molestia con la que desde la UDI observan el proceso en que se ha enfrascado el jefe del gabinete. Y de allí también que algunos hayan intentado darle un giro y cambiar la noción en boga por la de “nueva mayoría social”, con la que en el gremialismo se sienten no sólo más cómodos, por percibirla como más propia, sino también mejor representados.

Algunos creen que el documento de Longueira, tomado con ligereza por las autoridades del partido, podría contrarrestar la embestida de Hinzpeter.

Si bien para el gremialismo el concepto acuñado por Hinzpeter, y avalado por el Presidente Piñera, no es nuevo, bien podría ser asumido como la plataforma para una eventual candidatura presidencial del ministro. Pero tampoco es menos cierto que le da al gobierno un relato del que hasta ahora carecía. De allí que la actual administración lo haya acogido de tan buen grado. Incluso a estas alturas, una crítica permanente al gobierno era que se estaba apropiando del relato de la Concertación por no tener uno propio. Ese problema podría quedar superado con el nuevo discurso que el titular de Interior se ha hecho cargo de promover.

En el gobierno se dividen entre los más optimistas que estiman que este es el relato y quienes plantean que es un relato de entre varios que podrían surgir. Ello, porque –según admite una fuente de La Moneda- no todos en el oficialismo coinciden en el significado de la “nueva derecha”. “Para unos tiene que ver con más liberalismo, eficiencia, concreción del trabajo social, entre muchos otros aspectos”, dice. Con lo que alude también a que para la UDI la idea que pretende exponer Hinzpeter no es nueva y que lo realmente novedoso sería la “nueva mayoría social”, por lo que todavía no se ha logrado unificar a todo el sector detrás del mismo concepto. Otro inquilino de Palacio, que coincide con esta postura, plantea que el discurso del ministro “es más profundo que un relato. Es la manera cómo el gobierno se para frente a ciertos temas, que tiene que ver con valores y principios entre los que se va a mover el sector”.

Longueira promueve su documento

Mientras tanto, en el gremialismo ayer mismo se hacía una especie de mea culpa a raíz de que al documento del senador Pablo Longueira –“Liderazgo y Coraje”- no se le ha dado la importancia que amerita. Ello a partir de que el ex timonel acudió a almorzar con la bancada de diputados de la tienda, ante la cual expuso los planteamientos que hace a lo largo de las 25 carillas del texto. Mismo que envió al Consejo Directivo Ampliado del 5 y 6 de noviembre y que no fue analizado en su oportunidad.

No son pocos los que coinciden en que de haberse conocido el contenido de ese documento antes que el de Hinzpeter, hubiera causado tanto o más controversia que el concepto de “nueva derecha”. Ello, porque entre otras cosas, Longueira habla de que es necesario “pasar de ser una fuerza electoral a una fuerza cultural” y también de generar “una cultura que le dé contenido a una derecha moderna y progresista”.

Como su documento no fue debatido en la instancia -incluso un diputado gremialista plantea sus dudas acerca de las razones esgrimidas para ello-, el ex timonel acudió a la bancada para que los legisladores conocieran directamente de su boca el contenido. Y a algunos los interpretó bastante bien. Claramente más que el concepto de “nueva derecha” del ministro del Interior. Al punto que algunos creen que el documento de Longueira, tomado con ligereza por las autoridades del partido, podría contrarrestar la embestida de Hinzpeter.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes