Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 04:35

Canciller recibió llamada del subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de EE.UU.

La Casa Blanca "lamenta" filtraciones de Wikileaks sobre Chile

por 1 diciembre 2010

La Casa Blanca
Alfredo Moreno dijo que conversó con Williams Burns, el número tres de ese Departamento, aunque sin que se abordara el documento de la conversación en la que la ex presidenta Michelle Bachelet habría tratado de "inestable" a la mandataria argentina Cristina Fernández. "Este es uno de los 1.400 mensajes que se refieren a Chile. Vamos a esperar a conocer esa información para tener una apreciación", sostuvo el ministro.

Un alto funcionario de Estados Unidos telefoneó este martes al ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, para transmitirle que ese país lamenta la filtración a través de Wikileaks de unos 1.400 documentos elaborados en Santiago, informó este miércoles  el canciller.

Moreno conversó con William Burns, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos y considerado el número tres de ese Departamento, quien le llamó para hablar sobre la filtración de los documentos enviados a Washington por la embajada de ese país en Santiago.

"Ellos tampoco conocen la totalidad de lo que va a ser publicado", aseguró el jefe de la diplomacia nacional  a los periodistas tras participar en un seminario para analizar la Carta Democrática Interamericana.

Moreno declinó referirse al primer cable revelado por Wikileaks que afecta directamente a Chile y que fue difundido el martes último por el diario español El País.

El documento da cuenta de una conversación sostenida en enero de este año entre la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet (2006-2010), y el secretario de Estado adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, acerca de la situación en Argentina.

Según ese texto, la ex mandataria "expresa francamente los retos que enfrenta (Argentina), desde sus débiles instituciones y su falta de una democracia robusta a su inestable presidente", en alusión a Cristina Fernández.

El informe resume una conversación, y no entrecomilla ni atribuye ninguna frase concreta a Bachelet.

"Este es uno de los 1.400 mensajes que se refieren a Chile. Vamos a esperar a conocer esa información para tener una apreciación", dijo el ministro, que ha evitado pronunciarse sobre esas filtraciones hasta que no se difundan más detalles sobre su contenido.

Moreno coincidió hoy en la inauguración de ese seminario con el embajador de Argentina en Chile, Gino Cortés, que rehusó hacer declaraciones a la prensa.

En tanto, el canciller también conversó "de distintos temas" con Graig Kelly, que se desempeñó como embajador de EE.UU. en Chile entre 2004 y 2007 y es uno de los ponentes en este seminario académico, organizado por el gobierno.

"Entiendo que hay cables que son de la época de él, y de otras épocas", dijo el canciller. En todo caso, Moreno aseguró que el ex embajador no le había dado explicaciones al respecto.

En tanto, Kelly, que se retiró del Departamento de Estado y trabaja ahora en el mundo privado, dijo que la masiva filtración de documentos "es deplorable y afecta no sólo a Estados Unidos, sino también a la comunidad internacional".

"No vamos a entrar en detalles sobre los mensajes, porque para el gobierno los mensajes están considerados como clasificados. El hecho de que hubo una filtración no cambia la naturaleza sensible de los mensajes", recalcó.

Kelly señaló que "todos los embajadores (de EE.UU.) tienen comunicaciones clasificadas con Washington" y subrayó que "la comunicación protegida es una parte importante de la diplomacia para todos los países".

Sobre esta polémica se pronunció también el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien también se encuentra en Santiago para participar en ese seminario, que finalizará mañana.

Insulza no quiso referirse "en particular" a ninguno de los documentos conocidos hasta ahora y puso en duda la exactitud de esos informes, ya que a su juicio "las notas diplomáticas representan la forma en que alguien escuchó una conversación, no necesariamente la forma textual en que se planteó".

También aventuró que el contenido de estas filtraciones no va a tener consecuencias dramáticas y consideró que, salvo "un par de excepciones, no son cosas extremadamente graves".

"No creo que estén en peligro las relaciones internacionales. Van a pasar algunos ratos desagradables, más de alguien va a tener que dar una explicación, pero no va a pasar de ahí", opinó el ex canciller.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes