Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:40

Familiares de desaparecidos asistirán al juicio en París contra 14 miembros de la junta militar

por 6 diciembre 2010

Familiares de desaparecidos asistirán al juicio en París contra 14 miembros de la junta militar
"Mi país, Francia, condena a perpetuidad. Mi país, Chile, no extradita. Es una situación un poco esquizofrénica que es la esquizofrenia que se vive en Chile desde hace muchos años", resumió la hermana del desaparecido Jean-Yves Claudet.

Familiares de cuatro franceses desaparecidos entre 1973 y 1975 durante el régimen del dictador Augusto Pinochet asistirán en París a un proceso histórico, aunque simbólico, contra 14 miembros de la junta militar y la "arquitectura de represión" en ese país, dijeron hoy sus abogados.

El proceso, que se desarrollará entre los próximos 8 y 17 de diciembre en el Tribunal de lo Criminal de París, tiene "un valor histórico considerable" porque ofrecerá "una fotografía judicial clara y precisa" de la "arquitectura de la represión chilena", explicó William Bourdon, abogado de tres de las familias.

Pero los 14 acusados, que no serán extraditados a Francia, no se presentarán al juicio y presumiblemente no serán encarcelados, se enfrentan a penas de cadena perpetua que tendrán esencialmente sólo un matiz "simbólico", reconoció el letrado.

Se va a juzgar a "casi la totalidad del sistema", añadió Sophie Thonon, abogada de la familia del cuarto desaparecido, quien consideró que el proceso es también el "juicio postmortem a Pinochet", que estuvo en el poder en Chile entre 1973 y 1990 y murió en 2006 sin llegar a comparecer ante los tribunales porque alegó "demencia senil".

"Es casi un parto esperado hace 35 años", declaró Yanine, quien visiblemente emocionada acudió a la conferencia de prensa con un retrato de su hermano Jean-Yves Claudet en la solapa de la chaqueta.

Más de tres décadas después, los familiares de estas cuatro víctimas -sobre los que tienen competencias los tribunales franceses al tratarse de ciudadanos galos- verán cómo trece altos cargos militares y un argentino son llamados a comparecer ante la Justicia, aunque sea de manera simbólica, para rendir cuentas por cargos de "secuestro y desaparición".

Fue la detención del ex dictador en Londres en 1998 a petición del juez español Baltasar Garzón la que abrió la senda para que la Justicia gala iniciase el proceso judicial, consideraron hoy los abogados.

Sin embargo, hubo que esperar otros doce años para que el juicio llegara finalmente a un tribunal francés, una espera "necesaria", según los abogados de las familias de las víctimas, que destacaron la complejidad del proceso y del marco jurídico, aunque también señalaron que hubo "falta de voluntad política".

"Para nosotros es bien importante que esto se dé, a pesar de que hayan pasado tantos años" porque demuestra que "la Justicia, aunque demore, no se puede evitar" y "esperamos que haya condenas y reconocimiento internacional" explicó Natalia Chanfreau, hija de Alphonse Chanfreau.

Siempre existe "esa sensación de poder encontrarse con alguno de ellos por la calle, agregó Natalia, quien aseguró que "la sensación de impunidad que se vive en Chile es muy fuerte" y declaró con rotundidad que para este tipo de crímenes "no hay olvido posible".

"No estoy segura pero tengo la sensación de haber estado viajando en un autobús hace algunos años con un torturador que yo sé que estuvo implicado en el caso de mi padre. No tengo la certeza, pero la fantasía de ir en el bus con ese tipo al lado es una sensación de impunidad que no quiero que pase", comentó.

Pero además de la reparación que la eventual sentencia pueda suponer para las familias de las víctimas, este proceso sin parangón será también un "avance muy importante para la construcción de la Justicia Penal internacional", explicó el letrado Bourdon.

Desde la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Claude Katz destacó que el proceso puede además servir para impulsar a la justicia chilena, que "despertó" en lo relativo a los crímenes de guerra contra la dictadura gracias a los procesos iniciados en España y Francia.

No obstante, a la hora de analizar por qué no se extradita a los acusados a Francia, Katz recordó que también hay que pensar en la "reconciliación" en el país donde presuntamente se cometieron los crímenes y no olvidar que "la mitad de la gente en Chile niega o justifica" las torturas, secuestros y desapariciones que tuvieron lugar durante el mandato de Pinochet.

"Mi país, Francia, condena a perpetuidad. Mi país, Chile, no extradita. Es una situación un poco esquizofrénica que es la esquizofrenia que se vive en Chile desde hace muchos años", resumió la hermana del desaparecido Jean-Yves Claudet.

El Tribunal de lo Criminal de París, que juzgará las desapariciones de Georges Klein, Etienne Pesle, Alphonse Chanfreau e Jean-Yves Claudet, dictará sentencia el próximo día 17 de diciembre.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes