Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 19:04

En entrevista con Jorge Navarrete

Jorge Schaulsohn reflexiona sobre el gobierno, la derecha y la Concertación

por 12 diciembre 2010

Jorge Schaulsohn reflexiona sobre el gobierno, la derecha y la Concertación
Respecto al nuevo liderazgo que plantea la coalición opositora, el ex diputado precisa que la mayoría de los dirigentes jóvenes son malos y “es cuestión de mirar, o sea, nada personal, pero yo miro el elenco de los líderes de la Concertación y no dan el ancho y no es que lo diga yo, sino que la ciudadanía no los ve como líderes”. Sobre lo positivo que aprecia de la nueva administración es la conformación que hizo Piñera de su gabinete, el cual al no ser político ha permitido que la ciudadanía lo perciba como un gobierno que no es de la derecha y es lo “que tiene vuelto loco a la Concertación”.

Quien fuera miembro de la Concertación y que tras ser expulsado del PPD mostró su simpatía hacia la candidatura de Sebastián Piñera para apoyarlo en su triunfo a la primera magistratura, Jorge Schaulsohn, realiza una minuciosa crítica tanto al conglomerado del que fue parte como al Presidente y al actual gobierno de derecha.

Durante una entrevista que le realizó Jorge “Pirincho” Navarrete en el portal El Post, Schaulsohn señala que el mandatario no aporta en nada al cargo que ostenta y lo ve como un personaje que es más pragmático que reflexivo en temas importantes.

Encuentro que él (Piñera) tiene un grave defecto, no le aporta nada al cargo de Presidente de la República y aún más, por su manera de ser… un poco frívola, no ha logrado que el país lo vea como el Presidente de la República. El país lo ve como alguien inteligente, que puede darle un empujón muy sustantivo al crecimiento económico y a la generación de empleo, pero que en el terreno de las ideas y en las profundidades del pensamiento político tiene poco que aportar”, precisa.

En tal sentido, el dirigente replica respecto a que es una persona con figuración pero sin peso tanto afuera del país como dentro.

Yo creo que los chilenos lo contrataron para generar empleos y haga crecer al país, y saben que Piñera no es un intelectual y si logra terminar su gobierno con un 4 o un 5 por ciento de desempleo y un crecimiento promedio del 6 los chilenos se van a sentir satisfechos con él”, menciona.

Además, señala que Piñera no es una persona que genere lealtades y añade que “cuando un político o un Presidente no genera lealtades, mientras las cosas andan bien no tiene dificultades, pero cuando las cosas andan mal esa falta de lealtad se hace sentir fuertemente. Este es un gobierno muy personalista, tal como lo han sido todos los gobiernos de derecha, donde cada grupo tiene su propia agenda y el gran desafío de Piñera es que tiene que hacerlo bien”.

Sobre la baja que tuvo el jefe de Estado en la última encuesta Adimark, Schaulsohn cree que el tema de la ANFP y su eventual intervención en la elección que llevó a la salida de Harold Mayne-Nicholls y de Marcelo Bielsa le jugaron una mala pasada.

Lo atribuyo a lo que la gente cree que hizo en el fútbol, que creo que no tuvo nada que ver, pero como la gente no le cree mucho se convenció que había tenido que ver y como la gente está con Bielsa y en contra de Segovia le pasó al muerto a Piñera y eso le pasó la cuenta en la encuesta”, expresó.

Asimismo, sostiene que otro punto en la baja adhesión que tuvo en el sondeo fue el excesivo protagonismo con el tema de los mineros en sus giras por el extranjero, ya que “el no es una persona que sepa ser discreto, de correr el ñato como dicen los político antiguos, de saber que está en la gloria y no querer mirar la cámara”.

Respecto al tema de las relaciones exteriores, Schaulsohn afirmó que hasta el momento lo ha hecho bien, porque es una persona pragmática y no reflexiva, explicando que su gobierno ha demostrado no tener problemas con otros países como se estimaba que podía acarrear un  candidato de la derecha.

El ex diputado da un ejemplo de lo bien que ha llevado el tema internacional, refiriéndose a lo que califica de “cuchufleta” lo manifestado durante la gira presidencial a China sobre hacer una comisión en Ginebra para discutir el tema de los derechos humanos.

No se habló el tema de los derechos humanos, inventaron esta cuchufleta como se decía antes, que es ridícula y me sorprende que la prensa se la haya tragado toda, de que China vaya a perder el tema con Chile sobre los derechos humanos en una comisión en Ginebra”, explicó.

La derecha de Piñera o nueva derecha

Sobre la nueva derecha planteada por el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, el ex dirigente político hace la salvedad de que es una derecha en función de Piñera y sobre el jefe de gabinete señala que es “una pera que cae del árbol de Piñera, no es representativo de nada, es capaz, inteligente, pero es un alter ego de Sebastián Piñera”.

Y agrega que Hinzpeter no encarna ni a una nueva ni a una vieja derecha, sino que es un colaborador leal “cuya única agenda es la de Sebastián Piñera y Piñera culturalmente no pertenece a la derecha. A lo mejor pertenece a una parte de su partido, pero para la UDI es un hueso difícil de tragar”.

Asimismo, compara el apoyo que tuvo Piñera de parte de la UDI con lo ocurrido con Michelle Bachelet en la Concertación, desde el punto de vista en que la derecha como es pragmática se dieron cuenta que era un “boleto ganador y por lo tanto no busquemos más, me lo compro”.

Desde este punto de vista, Schaulsohn dijo que en el caso de la Concertación se utilizó al candidato menos competitivo de los candidato sin buscar una figura preponderante.

Falencias del gobierno

Schaulsohn también se refirió a las falencias que ha encontrado en el nuevo gobierno y una de ellas es la carencia de un equipo político, “al punto que una coalición en plena decadencia, que pelea en las conferencia de prensa y que piensa en cambiarse de nombre lo tienen portillado en temas cruciales”.

Sobre lo último, el ex PPD explica que el presupuesto es un tema que actualmente tiene mal al gobierno, debido a que se pensó que era una discusión técnica de fácil salida en el Congreso en lugar de analizarlo como un planteamiento político.

“Hoy lo que pasa es que el gobierno tendrá que dar lo que la ANEF pide, more or less, y va a ser un triunfo de la Concertación tremenda. Haberle puesto discusión inmediata a la reforma educacional, sólo para retirarla es como salir a la calle a disparar tus balas por nada y después meterse la pistola en el bolsillo”, agrega.

Otro punto de discordia es el tema del conflicto de Rapa Nui, debido a que a su juicio el Ejecutivo está comprando un nuevo problema como el vivido con los mapuches.

“El gobierno se está comprando un nuevo conflicto mapuche en Isla de Pascua por falta de manejo político y la gran crítica que le hago a Hinzpeter y a Piñera es que ellos tienen un diseño donde el ministro del Interior anda contando bolsitas de marihuana y está transformado en el primer gendarme de la patria combatiendo la delincuencia, pero no ejerce ningún liderazgo político como ministro del Interior. Alguien que vaya al Congreso, que negocie y que vea que el tema del presupuesto es un tema fundamentalmente crucial”, sostiene.

Asimismo, explica que en el tema de los despidos la Concertación ha dado vuelta el punto y “tiene al gobierno horquillado con una falacia, porque los despidos no son tantos, pero toda la opinión pública está convencida”.

Sin embargo, lo positivo que aprecia Schaulsohn sobre la nueva administración es la conformación que hizo Piñera de su gabinete, el cual al no ser político ha permitido que la ciudadanía lo perciba como un gobierno que no es de la derecha y es lo “que tiene vuelto loco a la Concertación”.

El nuevo liderazgo en la Concertación

Respecto al nuevo liderazgo que plantea la coalición opositora, el ex diputado precisa que la mayoría de los dirigentes jóvenes son malos y “es cuestión de mirar, o sea, nada personal, pero yo miro el elenco de los líderes de la Concertación y no dan el ancho y no es que lo diga yo, sino que la ciudadanía no los ve como líderes”.

“Carolina Toha se ha desperfilado, porque ella estaba sobredimensionada. La vocería de un gobierno es una cosa y la conducción de un partido político en una coalición con problemas donde hay que emitir un mensaje es distinto”, asegura.

Además, la considera “histérica” desde el punto de vista de conducirse políticamente y eso “le hace daño”.

“Todo es una cosa de tensión, de crispación, uno la mira en televisión y se le paran los pelos, porque ella los tiene parados. Está siempre enojada. Pero no la veo como candidata presidencial, es decir, candidata puede ser, pero no la veo ganando una elección”, menciona.

Sobre el timonel del PS, Osvaldo Andrade, Schaulsohn lo ve como a Bresniev o Cosiggi porque “en la década de la decadencia de la Unión Soviética al final se nombraba a alguien del aparatich que pudiera manejar un poco las cosas”.

Respecto al presidente de la DC, Ignacio Walker, el ex PPD lo considera como un Patricio Aylwin sin arrugas y “es el mejor ejemplo de como un joven puede ser un viejo en su manera de expresarse y de actuar y creo que está tirando a la DC a los años 60 ó 70 y tiene un estilo que exuda algo del pasado”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes