Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:37

En el PS aseguran que pagará alto costo político

La difícil situación de Andrade tras su sorpresivo apoyo al gobierno

por 27 diciembre 2010

La difícil situación de Andrade tras su sorpresivo apoyo al gobierno
Aunque el timonel socialista hizo sus descargos en la reunión de mesa del miércoles pasado, sus palabras no cambiaron en nada la opinión de quienes están molestos por el respaldo tácito entregado a la administración de Sebastián Piñera, durante la larga negociación por el reajuste de los funcionarios públicos. Si bien nadie habla derechamente de llegar al extremo de pedir su renuncia, o que un hecho así se concretara, hay sectores del partido en una posición extremadamente dura a ese respecto.

"La sangre no va a llegar al río", es la respuesta con que un dirigente del Partido Socialista da por cerrada la polémica generada, interna y externamente, a raíz de la actuación con que el timonel de la tienda sorprendió al restarse de la votación, con lo que le dio el triunfo al gobierno, en la dura batalla por el reajuste del sector público. Aunque esto no signifique la salida del diputado de la presidencia de la colectividad, no son pocos los socialistas que coinciden en que debido a esto tendrá que pagar un costo personal de “pérdida de confianza", porque cometió "un grave error" que no se olvidará tan fácilmente.

Lo cierto es que si en el PS sorprendió la extraña postura de Andrade, esta reacción se multiplicó a nivel de la coalición opositora. Con una sonrisa sarcástica, un parlamentario oficialista admite que “hubiera esperado eso de algún DC, pero nunca del presidente del PS”. Ello, por la postura “zigzagueante” que a juicio de algunos representantes de la oposición ha mostrado la colectividad encabezada por el senador Ignacio Walker. Sin embargo, para la derecha el ex ministro del Trabajo se convirtió en un héroe, de un día para otro. Se transformó, como ya mucho se ha dicho, en “el Longueira de la Concertación”.

Quienes apoyan la decisión de Andrade en la votación del reajuste, al interior del PS tienen la convicción que después de este polémico episodio, el timonel de la tienda se convirtió en el interlocutor válido de la coalición opositora para el gobierno de Sebastián Piñera. Explican que los gremios estaban divididos y que la mayoría deseaba cerrar el capítulo. Que “alguien tenía que hacer esa pega” y que el timonel socialista se “inmoló” por un bien mayor, porque de retardar la decisión los funcionarios públicos hubieran “pasado un muy mal fin de año”. Por otro lado, existe la convicción de que alargar el proceso hasta una comisión mixta no hubiera significado un mejor resultado, porque “el gobierno no tenía ninguna intención de ceder y no iba a entregar ni un solo peso más”.

Entre Martínez y De la Puente

Tampoco faltan los que tejen una articulada especulación. En ella es el presidente de la CUT, Arturo Martínez, quien habría presionado para que Andrade no permitiera seguir alargando el conflicto con el gobierno. Entre los defensores del timonel reconocen una amistad partidaria “de 45 años” entre ambos dirigentes. También admiten que el jefe del PS no “tiene cercanía con (Raúl) De la Puente”, el presidente de la ANEF, y ven en lo sucedido algo más complejo que sólo el hecho de que Andrade le haya dado el triunfo al gobierno y dejado conforme al sector liderado por Martínez. Porque, según se comenta, el dirigente sindical “desde un comienzo de la negociación estaba dispuesto a cerrar el acuerdo con el gobierno”, por lo que la lectura que se hace es que “Martínez tiene un negocio propio con el gobierno”.

La mesa directiva del PS se reunió el pasado miércoles y, según trascendió, el timonel debió enfrentar duras recriminaciones de parte de algunos de sus pares. Uno de quienes le enrostró el error cometido fue el vicepresidente Marcelo Díaz. El diputado le hizo ver al presidente de la tienda el “grave error” cometido. Ello, porque a ojos del legislador, Andrade actuó de manera “inconsulta y autónoma” lo que implica consecuencias, le dijo, que tendrá que asumir tarde o temprano.

En defensa de Andrade se dice que su desconexión con De la Puente se debe a que este último representa a un sector de la ANEF que recibe remuneraciones más altas, por lo que “tienen intereses diferentes al resto”.

A ello atribuyen la dura postura de De la Puente en la negociación por el reajuste. “Como a sus representados un reajuste de un 4,2 por ciento no les significa nada, les daba lo mismo quedarse sin ese ingreso, porque ganan de 700 lucas para arriba; pero para quien gana 200 sí era importante y esa gente es a la que defiende Martínez con el apoyo de Andrade”. Una fuente del PS asegura que “si la CUT no se mete en estas negociaciones los trabajadores más chicos no tendrían protección”.

De allí que uno de los argumentos que se da para que Andrade no votara en el reajuste es que “no tenía cara para decirles a esos trabajadores de menores ingresos que se quedaban sin bono”; pero también está el hecho más generalizado de que “el movimiento sindical no aguantaba una semana más así, sin que la ANEF se saliera”, cosa que era necesario evitar.

Algunos de los detractores de la posición asumida por Andrade, pese a coincidir con que el gobierno no había dado señales de ceder, estiman que de todos modos “la forma no fue la más apropiada” y descartan que después de este polémico episodio el dirigente ocupe un rol más preponderante en futuras negociaciones con la administración Piñera.

De hecho, una fuente del partido sostiene que Andrade “quiere convertirse en eso, pero no será así”.

La mesa escuchó los descargos

Lejos de estas especulaciones, la mesa directiva del PS se reunió el pasado miércoles y, según trascendió, el timonel debió enfrentar duras recriminaciones de parte de algunos de sus pares. Uno de quienes le enrostró el error cometido fue el vicepresidente Marcelo Díaz. El diputado le hizo ver al presidente de la tienda el “grave error” cometido. Ello, porque a ojos del legislador, Andrade actuó de manera “inconsulta y autónoma” lo que implica consecuencias, le dijo, que tendrá que asumir tarde o temprano. Porque el dirigente “tiene que hacerse cargo de su decisión y sus explicaciones no me parecen”, sentenció Díaz consultado respecto del tema.

Para otro parlamentario, que aclara que no está de acuerdo con la forma de actuar del presidente de su partido, esto fue “un momento de falta de diálogo” al interior de la tienda y entre los parlamentarios socialistas. Por lo que la forma en que se reaccionó mayoritariamente en contra del timonel “es una pasada de cuentas” por otras situaciones que “prefiere no detallar”. Pero estima que a pesar de la molestia que existe en la tienda, “la sangre no va a llegar al río”. Lo que sí, tiene la convicción de que tras este capítulo, el timonel pagará un costo, tanto dentro del partido como fuera de él, porque “mucha gente tenía confianza en él y ahora la perdió. Ahora está muy debilitado políticamente hablando”.

La mayoría no le da crédito a las explicaciones que ha entregado Andrade. De hecho, una fuente del PS no cree en que haya tenido que inmolarse, como sostienen sus defensores; por el contrario, están los que opinan que al ex ministro “lo mató la ansiedad y actuó sin completa claridad de las consecuencias que podría ocasionar”. Y no faltan los que especulan que la dura reacción del timonel socialista, en el caso de la eventual venta de las sanitarias, tiene directa relación con que “está afectado” por la polémica que se produjo y que lo marcó públicamente como un socio del gobierno de Piñera.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes